viernes, 23 de septiembre de 2011

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA 21 DE SEPTIEMBRE DEL 2011

Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado: Les mantengo unidos dentro de Mi Corazón Inmaculado. Así como reuní a los discípulos de Mi Hijo, así les reúno y les mantendré reunidos en el Amor de Mi Hijo y en Mi Vientre Maternal. NO TEMAN, HIJOS MÍOS, NO TEMAN. MANTENGAN LA UNIDAD PARA QUE EL MAL NO PUEDA VENCERLES. Oren, oren constantemente el Santo Rosario. Es un arma importantísima ante la cual el maligno se doblega. Acudan al Sacramento de la Reconciliación, reciban a Mi Hijo presente en la Eucaristía; fortalézcanse con Él, aliméntense de Él, nutran el alma. Amadísimos Míos: Ustedes, que sí creen, ustedes que sí escuchan, ustedes que atienden la Palabra del Cielo, den testimonio de una verdadera conversión. Ustedes que prestan atención a estos llamados, den testimonio de Mi Hijo presente en ustedes. ES NECESARIO QUE SE ALEJEN DE LO MUNDANO, QUE NO CAIGAN EN EL PECADO, QUE NO CONTAMINEN EL ALMA CON LO MUNDANO, CON LO PASAJERO. PREPÁRENSE PARA LA VIDA ETERNA, NO PIERDAN NI POR UN INSTANTE ESA UNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO. SEAN FUERTES. Las fuerzas del mal presentan ante mis hijos toda clase de distracciones para entorpecer el camino recto. Únanse, Yo les mantendré unidos en todo instante. Así como a Mi Hijo Jesucristo le mantuve en Mi Regazo, así mantendré al Pueblo Fiel. Oren, oren con intensidad por Japón. Este amado Pueblo Mío, sufrirá. Oren por Chile, este amado Pueblo Mío llorará. Oren, oren por todos aquellos que mantienen el deseo de cambio. Oren por todos los que desean compartir el Amor por Mi Hijo con sus hermanos, pero que aún permanecen contaminados en algún aspecto por lo mundano y pasajero, siendo esto un detente. Hijos, este es el instante del cambio, de dar testimonio. No sólo se predica con la palabra, sino con el obrar y actuar. Les llamo a ser verdaderos. Oren hijos, oren por Estados Unidos, no le dejen en sus oraciones. RETORNEN A MI HIJO CON PRONTITUD. EL TIEMPO NO ES TIEMPO. La tierra nuevamente se estremecerá. Les llamo y convoco a orar continuamente. El firmamento se estremece, las estrellas cambiarán de color, el agua no será cristalina. VISITEN A MI HIJO PRESENTE EN EL SAGRARIO Y NO OLVIDEN QUE CADA UNO DE USTEDES ES TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO. Amadísimos Míos, no son instantes de temor, son instantes en que el Pueblo de Mi Hijo debe levantarse con fortaleza. Debe mantener la fe y amar, y amar y adorar a la Santísima Trinidad. YO LES MANTENGO EN MI SENO VIRGINAL TOTALMENTE PROTEGIDOS Y CUSTODIADOS. NO LES ENTREGARÉ EN MANOS DEL MAL. Atiendan con prontitud Mis Pedidos. USTEDES SEAN OBEDIENTES. USTEDES SEAN INMOVIBLES. USTEDES SEAN HOMBRES Y MUJERES DE FE. No olviden la humildad; el humilde es el que guarda silencio porque en lo profundo de su ser adora en espíritu y verdad. Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado: El Cielo mira una tierra agónica. El Cielo llorará, Mis hijos padecerán, lamentarán. Sean ustedes esas lámparas que alumbran en medio de la oscuridad. Sean ustedes esos mensajeros del amor de Mi Hijo. ESTA MADRE NO LES DESAMPARARÁ EN NINGÚN INSTANTE PORQUE USTEDES SON MIS HIJOS. Queden en la paz del Amor Divino y oren, oren en todo instante. Les bendigo. Mamá María. AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA. AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA. AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA. COMENTARIO DEL INSTRUMENTO AL MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA 21 DE SEPTIEMBRE DEL 2011 Hermanos (as): La Santísima Virgen me presentó una visión mientras estaba dando el mensaje. Miré a la Madre sentada en un Trono, rodeada por todos los Arcángeles y por millares de Ángeles cantando. Me presentó un pueblo de hombres y mujeres con túnicas blancas. Algunos tenían unas manchas de sangre en sus ropas, pero se mostraban satisfechos y se sentía en el ambiente la victoria, la alegría y el amor a Dios. Vi otro pueblo que venía caminando. También venían cantando y adorando a Dios, pero algunos caían, porque a su lado pude ver muchas tentaciones y sucumbían ante ellas. La Madre enviaba a los ángeles y los que quisieron ser rescatados y se dejaron ayudar, fueron rescatados y fueron llevados hacia ese pueblo que caminaba con vestiduras blancas. Había otro pueblo que hablaba de Dios, pero sus vestiduras no eran blancas. Estaban hechas de todos los pecados que existen. Ellos hablaban de Dios pero no eran de Dios y ese pueblo estaba regido por el demonio. ¿Qué nos estará diciendo Mamá María? Que pidamos discernimiento al Espíritu Santo en este tiempo, porque muchos hablarán de Dios pero no llevan a Dios en su corazón ni en su alma, y no viven como Dios lo pide. Hermanos (as): NO OLVIDEMOS QUE MAMÁ NOS DIJO: “NO LOS QUIERO TITUBEANTES, LOS QUIERO FUERTES, CON LA FE DE QUE YO LOS PROTEJO”. Con fe inmovible caminemos de la Mano de Mamá María. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada