.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

viernes, 20 de enero de 2017

MENSAJES A LA PROFETA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

El Enemigo está siempre muy pendiente de vosotros porque, consiguiendo tumbaros, consigue hacer mucho daño. Por eso: velad y orad. Orad y sacrificaos. Ayunad y haced penitencia.



 07-05-2002

 Jesús: “Bien vista tengo la aflicción de mi Pueblo”.478 ¿Ves a mi Pueblo? ¿Lo ves? Ahí está, ahí anda preocupado por las cosas y asuntos materiales, afanado en mil quehaceres y despreocupado y olvidado de Mí, su Dios. Mírales, mira cómo van de acá para allá, preocupados en ganar dinero, sirviéndolo a él, al vil dinero, en lugar de servir a su Dios y Señor.479 Pero este Pueblo afligido no se ha acordado de invocar a su Dios y Señor, de pedirle su ayuda, porque en su angustia, buscan sólo servir a otros dioses, servirlo a él –al dinero– para aborrecer a su Dios y Señor, su Vida y su Todo. ¡No pueden tener Vida! Yo lo que quiero es que tengan Vida, y la tengan en abundancia.480 Y ellos vagan buscando otra vida, la de la tierra, y en su búsqueda afanada, la pierden. Sí, también ésta: pierden las dos: la de la tierra y la del Cielo. ¿No os acordáis de mi Evangelio?: “El que quiera salvar su vida la perderá, y el que pierda su Vida por mí y por el Evangelio, la encontrará”481, y “Yo le daré en esta tierra también el ciento por uno”.482 Olvidado, olvidado y oscuro, obsoleto, arrinconado en un rincón del Templo está mi Evangelio, está mi Palabra, que da Vida. ¿Cómo quieres tener Vida? La razón: ofuscada por el tener.

Los sentidos: aciagos por el placer. El alma: ¡perdida para la eternidad! Y dime, hija, ¿es que Yo, viendo esto, crees que puedo quedarme impávido y mudo, viendo cómo corréis hacia el abismo a despeñaros? ¿Crees que puedo?, dime: ¿crees que puedo?

478 Cfr. Ex 3,7. 
479 Cfr. Mt 6,24ss.  
480 Cfr. Jn 10,10. 
481 Cfr. Mt 10,34ss. 
482 Cfr. Mc 10,28ss.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
23-02-2010  
 
Jesús: ¡Oh, hija! Vengo a recoger tu oblación. Ésta que me das de un corazón quebrantado y humillado, oh: ¡Yo no lo desprecio!246 (Era el Salmo del día 24 que aún yo no conocía. Me gustó mucho verlo en la Misa al día siguiente) Vengo a recoger tu oblación, ésta que me pide que no haya para ella nada personal. Y mira cómo da su fruto. Mira cómo se convulsiona España. Ya ni os importa. Dime: ¿a quién le importa?, ¿a quiénes les importa España? ¿Os importa veros reducidos a cenizas y a polvo? Veros reducido todo lo que en tiempo erais. Decidme: ¿por qué habéis caído tan bajo? ¡Oh!, ¿realmente os importa nadar en pecado?, ¿os importa? ¿Os importan todos los asesinatos a inocentes? ¿Os importa que se deconstruyan los valores de la sociedad? ¿Os importa la muerte eterna de vosotros y de vuestros hermanos? ¡Oh, hija, dime…!, ¿os importa? ¿Es que vais a dejar entrar en el Templo y que os roben vuestro Tesoro? Cuando os pidan realizar el Sacrilegio: ¡lo haréis! No os va a resultar raro. Lo preparasteis con todas vuestras apostasías previas. ¡Luchad! ¡Luchad! ¡Estoy con vosotros! ¡Estoy con vosotros! ¿No me veis? Salid de vuestro micromundo personal. Existe algo más que no sólo vosotros mismos. Hija: están muriendo inocentes y se están cometiendo los Sacrilegios y las abominaciones. Para que el Demonio tenga más poder en vosotros. ¿No lo notáis más fuerte? Es los Últimos Tiempos. Es el último “coletazo” antes del Día. Furioso, da su última “pataleta” en el abismo. Pero sabe que es la última. ¡Oh, hija…! Yo no voy a dejar que os haga nada, que os haga nada, hija, que os haga nada. Si estáis Conmigo. Si permanecéis junto a Mí. No le temáis. No le temáis. 
 
Virgen: Hija mía: Consagraos a mi Inmaculado Corazón. Pero mirad que esta Consagración no supone sólo una fórmula que se pretende usar como mero talismán.

Esta Consagración, para que tenga los efectos que cabe esperar en España, ha de venir acompañada por un cambio de vida. Un cambio de vida, hija, un cambio de vida. ¿Para qué me recitáis esas fórmulas, esas bonitas fórmulas? Ésas, sin cambio de vida, es papel vacío, papel en blanco. El mundo alcanzará la Salvación por medio de la Consagración al Inmaculado Corazón de María. Amén. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
04-02-2015 
 
Jesús: Preocupaos solamente de estar en Gracia, de borrar rápidamente todo pecado. Es así para que vuestra alma pueda estar a disposición de lo que Yo quiera pedirla. El pecado a menudo borra el horizonte, aunque sea poco. Nada es poco para la Gracia de Dios. Nada es poco si Le ofende.  A menudo es por vuestro pecado que no veis el horizonte que se os marca, y os afanáis en miles y miles de cosas. Ten siempre ante ti la visión de mi Gloria, y no te importe por dónde Yo quiera llevarte. No quiero que seáis como esos niños preocupones y miedosos, que ven fantasmas donde no los hay. La realidad no es para tenerla miedo, pues la Realidad, Soy Yo, y Yo Soy vuestro Padre que os ama. Tened miedo sólo a estar en pecado,358 porque es eso lo que os puede conducir al Abismo y a la muerte Eterna. ¡Cuán a menudo os despreocupáis de esto, y sin embargo, cuán importante es, que es lo principal! Buscad siempre estar en Gracia, ¡y despreocupaos de lo demás! Corred, corriendo siempre que cometáis algún pecado, aun ínfimo. No hay nada ínfimo ante la ofensa a Dios. Vuestro pecado es una llamada al Enemigo para que pueda entrar a posicionarse en vosotros. Buscad, ante todo y sobre todo, estar en Gracia, vuestra santidad y Su Justicia.359  O se tiene el Don, o no se tiene. Puesto que tú lo tienes: fructifícalo. Largos años llamándote para esta Hora: fructifícalo, sin importarte respuesta o no respuesta de la gente, reacción o no reacción a lo que das y haces de mi parte. Simplemente fructifica aquello que te ha sido encomendado, sin que sepas bien exactamente cómo. Tú sólo paso por paso, tal y como te decía entonces360 y tal y como te digo ahora. Sólo sabes paso por paso. Y te tienes que fiar como Moisés, como Aarón,

como Abraham, como Isaac, como Ruth, como Rebeca, como Judith, como Sara. Como mi Madre María, al fin y al cabo, paradigma de la Fe y la Confianza en Dios. No lo supieron todo. Sólo sintieron una Llamada de Dios. Y Dios, en la medida de su fidelidad y en la medida que fueron avanzando en obediencia, se lo fue comunicando todo. Así tú. Ésta es la forma de todas las Llamadas de Dios. Es una fuerte inclinación a seguir sus pasos, sin saber demasiado en concreto cómo. Ten en cuenta que si lo supierais todo no los seguiríais. ¿Hubieras seguido tú, si te hubiéramos comunicado desde el primer momento cómo iba a ser tu sufrimiento y qué cariz iba a tomar?  No… No me hubiera visto con fuerzas, y lo habría estropeado. Si sois fieles os es muchísimo más fácil resistir a la tentación. El Camino se os hace muchísimo menos penoso, dentro de la Cruz.  Sé fiel, sé fiel, hija. Tú sólo tienes que preocuparte en seguir exactamente lo que Yo te indico, llegado el paso concreto. Y mientras, para oírme bien, estar segura y tener fuerzas, simplemente ser muy fiel a la oración y a los Compromisos. Siguiendo esto, no tengas miedo a equivocarte y a no poder. Podrás siempre. Estate cierta. Sólo seme fiel. No necesitas nada más para tu misión. Y te alabamos, oh Cristo… 
 
359 Cfr. Mt 6,33.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario