.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

martes, 21 de febrero de 2017

Cristianos erigen gran cruz como signo de la victoria sobre la oscuridad de ISIS

Cristianos erigen gran cruz como signo de la victoria sobre la oscuridad de ISIS
EN IRAK


La gran cruz que fue colocada en una colina como un signo de victoria de la fe cristiana contra la oscuridad de los yihadistas fue bendecida por monseñor Louis Sako.
(ACI/InfoCatólica) El 18 de febrero el Patriarca católico caldeo de Bagdad (Irak), Mons. Louis Sako, fue a la aldea de Telekuf/Tesqopa, liberada del Estado Islámico (ISIS), donde participó en la celebración de la primera Misa después de dos años y medio en la iglesia de San Jorge, y bendijo la gran cruz que fue colocada en una colina como un signo de victoria de la fe cristiana contra la oscuridad de los yihadistas.
Según informó el sitio web del Patriarcado de Babilonia, en la celebración en la localidad ubicada a 28 kilómetros de Mosul, estuvieron presentes las autoridades y funcionarios de la región.
En la homilía, Mons. Sako indicó que este acontecimiento es «la primera chispa de la luz que brilla en todas las ciudades de la llanura del Nínive después de la oscuridad del ISIS, que duró casi dos años y medio».
«Esta es nuestra tierra y este nuestro hogar», dijo a los fieles. También señaló que ahora es el momento de recuperar la esperanza y de que la gente regrese a sus pueblos para comenzar una nueva etapa.
El Patriarca indicó que así los cristianos demostrarán al mundo que las fuerzas de la oscuridad, que causaron estragos y asolaron su tierra, son efímeras y que la Iglesia de Cristo, aunque sufre, está construida sobre roca.
Al terminar la Misa todos se dirigieron a una colina ubicada en las afueras de la ciudad. Allí Mons. Sako bendijo la gran cruz que fue alzada en medio de fuegos artificiales y entre el grito de «¡Victoria, victoria! ¡Victoria por los que eligieron la fe y los que regresan!».
El Patriarca católico manifestó que esta cruz anunciará «al mundo entero que esta es nuestra tierra, nacimos y moriremos en ella. Nuestros antepasados fueron enterrados en esta tierra pura y nos vamos a quedar para preservarlos con todas nuestras fuerzas y por nuestras  generaciones futuras».
«Es un llamado sincero y grande para el retorno y la reconstrucción. Nos adherimos a nuestra tierra, a nuestro futuro en la tierra de nuestros antepasados. Aquí podemos estar orgullosos de nuestra historia y aquí podemos obtener la concesión de todos nuestros derechos», expresó Mons. Sako.
Antes de la celebración de la Misa llegó a una comitiva  a Telekuf/Tesqopa para evaluar el estado de los daños y así pedir apoyo a los organismos internacionales para su reconstrucción. La iglesia de San Jorge fue limpiada por los voluntarios de la organización de ayuda francesa SOS Chrétiens d’Orient.
La colocación de las cruces se ha vuelto un gesto recurrente desde que el ejército iraquí comenzó la ofensiva para recuperar la ciudad de Mosul, el bastión del ISIS en Irak.
En cada aldea liberada de la llanura del Nínive, los cristianos han fabricado cruces de madera y las ha colocado en los techos de las iglesias y las casas.

Participación de musulmanes

En estos acontecimientos también han participado los musulmanes. La semana pasada un grupo de jóvenes musulmanes se sumó a la limpieza de una iglesia dedicada a la Virgen María ubicada en el este de Mosul, liberada por el ejército iraquí.
Esta acción es parte de una campaña que busca recordar la convivencia religiosa que existía en la ciudad antes de que los yihadistas la ocuparan en el 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario