.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 8 de febrero de 2017

La joven desaparecida en Elche fue captada por una secta gnóstica

, el 8.02.17 a las 8:57 AM

Con el título “La secta que sedujo a Patricia”, el semanario español Interviú ha publicado un extenso reportaje firmado por Vanesa Lozano y Luis Rendueles en torno a la relación de su desaparición con la pertenencia de la joven a un grupo gnóstico. Por su interés, lo reproducimos a continuación.
Patricia Aguilar salió hace un mes de su casa de Elche (Alicante). Acababa de cumplir 18 años. Su familia ha descubierto que viajó a Lima (Perú). En su habitación encontraron dibujos, doctrina y rituales de un grupo “religioso y filosófico” llamado Gnosis que defiende entre otros postulados la “magia sexual” (el hombre no debe eyacular ni la mujer llegar al orgasmo). En su denuncia ante la policía, la familia de Patricia teme que “haya podido ser captada” por ese “grupo sectario” que incluso podría estar preparando su boda en Perú.

Relato de una desaparición

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha pedido ayuda para encontrar a Patricia Aguilar, la joven de 18 años desaparecida desde el pasado 7 de enero en Elche (Alicante). Las pruebas que su familia ha ido encontrando la sitúan en Lima (Perú), dentro de un grupo “sectario” conocido como Gnosis, según denunció el padre de la chica, Alberto Aguilar, ante la policía el pasado 30 de enero.
Patricia salió de casa hace un mes para ir al “cumpleaños de un amigo en una casa de campo”Se llevó su ordenador y una mochila con ropa. Dejó la medicación que toma cada día para una enfermedad cardiaca que padece. Avisó a su madre, Rosa Poveda, de que volvería al día siguiente, pero no lo hizo. La mujer advirtió por la mañana que faltaban 6.000 euros de la recaudación del negocio familiar. El teléfono de la chica se apagó poco después. Pasada la medianoche, entró un escueto mensaje en el móvil de su padre: “Estaré bien, os hablo en horas”.
Alberto y Rosa supieron luego que su hija no había estado en ninguna fiesta. Una amiga les contó que Patricia había gastado “bastante dinero” en una tienda de productos esotéricos de Alicante días antes. Los padres recordaron que Patricia había mostrado mucha insistencia para que toda su familia asistiera a su decimoctavo cumpleaños, celebrado semanas atrás.

Pertenecía a un grupo gnóstico

Buscaron respuestas en la habitación de su hija. Las encontraron escritas en sus cuadernos, dentro de un cajón de su escritorio: “Sus apuntes del instituto, su agenda, sus dibujos… todo estaba plagado de anotaciones con rituales, salmos y símbolos que luego supimos que pertenecían a una secta latinoamericana muy peligrosa y extendida en España que se hace llamar Gnosis”, explica el padre.
La Gnosis es un movimiento nacido en Colombia en los años cincuenta. Su fundador, Víctor Manuel Gómez, conocido como Samael Aun Weor, fue curandero y escritor de libros esotéricos hasta su muerte, en 1977. Su obra El matrimonio perfecto resume los mandamientos del buen gnóstico.
En nuestro país, Gnosis figura en el registro de asociaciones del Ministerio del Interior, entre otras muchas denominaciones, como Instituto Gnóstico de Antropología Samael y Litelantes, con domicilio social en Sant Salvador de Guardiola (Barcelona). Según su página web, practica “la religión-sabiduría de los primeros tiempos de la humanidad, el sistema metafísico y oculto de las religiones, solo visible a los iniciados”. Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), asegura: “Los gnósticos organizan charlas y talleres todas las semanas en unos 150 centros de España”.

Viaje a Perú

En España se producen 25.000 denuncias de desapariciones cada año. Según datos de SOS Desaparecidos, en el 11 por ciento de los casos se trata de jóvenes de entre 18 y 26 años. “Detrás de muchas de estas ausencias hay sectas que aglutinan en nuestro país a unos 400.000 adeptos”, explica Joaquín Amills, presidente de la asociación. Al 14 por ciento de esos jóvenes “se los traga la tierra”. No es el caso de Patricia. Entre las notas que sus padres encontraron en su cuarto, la chica guardó un presupuesto para comprar un billete de avión a Lima (Perú), donde la Gnosis tiene muchos seguidores. 
Otro hallazgo de os padres es más inquietante: un folio titulado “Trámites casarse en Perú”. En él, la joven escribió los requisitos que debía cumplir para su boda: “partida de nacimiento. Pasaporte. Certificado de soltería…”. Varias facturas indican que Patricia compró ropa y dos teléfonos móviles antes de marcharse. La documentación ya está en poder de la policía.
Patricia llamó a dos agencias de viaje los días previos a su desaparición. En una de ellas compró un billete de avión a Perú desde Alicante, con escala en Madrid, para el 8 de enero. Pagó en efectivo. En el registro telefónico también figuran varias llamadas suyas a la embajada peruana en Madrid y a los servicios de taxis de Elche y de Murcia –en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia consta una iglesia gnóstica en Cartagena–.
“El día que se fue llevaba dos maletas y cogió un tren a Murcia. Allí pasó la noche en un hotel, creemos que pudo reunirse con alguien. Al día siguiente volvió a Alicante y tomó el primer avión –explica Noelia Bru, prima de Patricia–. Todo nos parecía surrealista, pero empezamos a pensar en el comportamiento que había tenido Patricia los meses anteriores y nos temimos lo peor.

Tras un momento de crisis personal

En abril de 2015, un tío de Patricia, al que ella quería como a un hermano mayor, falleció con 29 años de una pancreatitis aguda. Desde entonces, la joven no volvió a ser la misma. “Estaba ausente, empezó a pasar mucho tiempo con el ordenador –cuenta Noelia–. Cuando conseguía que se desahogara conmigo, me hablaba de las energías del universo, decía que veía el aura de su tío y cosas así. Siempre ha sido una persona muy espiritual, pensé que era su forma de superar el duelo”.
Tres meses después de fallecer su tío, Patricia pidió a su prima que le comprara libros. La joven le entregó una lista con títulos que no llamaron la atención de Noelia, pero que ahora cobran sentido: todos tratan sobre la Gnosis. El movimiento gnóstico está presente en el rastro que dejó Patricia en las redes sociales. Su padre contó a la policía que “seguía varios perfiles en Twitter, entre los que se encuentra Príncipe Gurdjieff, donde se publican vídeos de la seudorreligión que predican la verdad absoluta”.
El hombre acudió a varios expertos sobre el tema y mostró a los agentes su preocupación: “tras entrevistarme con el presidente de la Red de Prevención Sectaria, me ha manifestado que mi hija ha podido ser captada por un grupo sectario llamado ‘gnósticos’ que seguramente la han captado a través de internet, incluso con alguna ayuda física que le haya asesorado sobre los pasos a seguir para abandonar el país con destino a Lima, donde seguramente mediante algún tipo de manipulación psicológica, la tengan sometida”, consta en su denuncia.

“No vino nunca aquí”

Interviú se ha puesto en contacto con el presidente del Instituto Gnóstico de Antropología (IGA), Emilio Moreno, que ha rechazado hacer declaraciones. En la sede que la asociación tiene en Elche aseguran que no tienen nada que ver con la desaparición de la joven“Conozco el caso porque tenemos el cartel con la desaparición de la chica en la puerta del local donde nos reunimos, pero nadie de este grupo ni del grupo de Alicante la conoce. Aquí no vino nunca, no aceptamos a menores de edad en nuestros cursos si no vienen acompañados por sus padres”, afirma su responsable, que se identifica como José Manuel Luis.
Preguntado en qué consisten las prácticas gnósticas, su portavoz añade que “es un grupo social como otro cualquiera, sin ánimo de lucro, que se reúne para hablar de temas que le interesan”. Niega que se trate de un grupo sectario: “no somos una secta en el sentido peyorativo. Si vamos a la raíz, encontramos que el término ‘secta’ hace referencia a un grupo cerrado, con normas estrictas. Desde ese punto de vista, sí lo somos, pero el Colegio de Abogados, el de Periodistas y cualquier otro colectivo con esta estructura también lo es”.
La familia de Patricia se ha topado con un problema añadido: la joven es ya mayor de edad“En España hay un vacío legal en casos de inducción o manipulación de un mayor de edad capaz –apunta el presidente de SOS Desaparecidos–. Hace años que se pide una regulación a la Administración en este sentido. Pero tan importante es el derecho a desaparecer como el derecho de la familia a saber, al menos, que esa persona está viva y se encuentra en buenas condiciones físicas y mentales”.
El código penal francés cuenta, desde hace años, con un artículo relacionado con delitos de “abuso de debilidad”, en el que se enmarcan las acciones de los grupos coercitivos. Ocurre igual en Bélgica y Luxemburgo. “En nuestro país no hay nada parecido, a pesar de ser puerta de entrada de muchas sectas de Latinoamérica”, explica Luis Santamaría.

Contactos con su familia

El 12 de enero, cinco días después de la desaparición de Patricia, su padre recibió un e-mail desde una dirección desconocida: “Soy Patri, te escribo para que sepan que estoy bien y que no os preocupéis, antes de que salga Rajoy del gobierno vuelvo a casa a presentarte a tu nieto, te mando saludos de tu yerno, sin querer has colaborado en una buena causa y como la parábola cristiana del buen talento, el señor paga el 101 por ciento menos el 21 por ciento de IVA (…). Os quiero mucho”. El mensaje acaba con una frase escrita en valenciano, un idioma que Patricia nunca utilizaba y suspendía en el instituto.
Y de nuevo el silencio. Dos largas semanas para la familia, que intensificó su búsqueda, con carteles y anuncios en prensa. El día 28 de enero, Patricia escribió un mensaje a cada miembro de su familia pidiendo que dejaran de buscarla. Desde entonces ha enviado varios wasaps y notas de voz: “dice que está bien, pero nada sobre su paradero. Cuando insistimos, desvaría diciendo que está dando la vuelta a Europa en una caravana con gitanos. También nos envió una foto para intentar demostrar que estaba en Pitesti (Rumanía) con su novio, donde sólo se le ve a ella en manga corta, con palmeras de fondo, cuando en aquella ciudad estaban bajo cero”, afirma su padre.

Los rituales de Patricia

Las comunicaciones de Patricia hacen sospechar a la familia. “En las grabaciones reconozco su voz, pero no el comportamiento natural de ella, explicó el padre a la policía. Alberto y su mujer temen que, si consiguen recuperarla, esté “demasiado metida en la secta”. Encontraron una especie de diario donde Patricia enumera y marca varios rituales que debía cumplir a medida que iba avanzando en su camino gnóstico (“misa gnóstica, ritual de bautismo, ritual de lavatorio de pies, ritual de matrimonio y ritual de funeral”). La chica los había hecho todos.
También dejó escritos varios pergaminos con conceptos gnósticos que, según ha podido saber la familia, “obedecen a una práctica formativa del grupo que consiste en plasmar lo que van aprendiendo en hojas de 25 centímetros cuadrados, a las que luego se les tienen que quemar los bordes”.
El cambio en Patricia “asusta”, explica su familia. Ha pasado de ser una niña dócil, introvertida y responsable a amenazarnos. Nos ha pedido que le enviemos dinero y que retiremos la denuncia si queremos seguir teniendo noticias de ella”, cuenta su prima Noelia.
Los padres avisan “a quienes tienen” a su hija que no van a parar “de ponerlos en evidencia” hasta que la devuelvan. No tienen dudas de dónde y con quién está. En su diario, la joven escribió: “Sabiendo el lugar de donde soy y teniendo por seguro donde voy para encontrar mi identidad, doy el paso para despedirme de toda la gente que tengo en España y esperando que sea una despedida, poder quedarme para siempre en Lima, ahí está mi familia, mi gente, mi anhelo, yo soy parte de allí, no de aquí, ahora que tengo control total sobre mí, decidí marchar a donde correspondo sin más demora que un mes para preparar las cosas y vivir tranquila”.

“Teorías demoniacas”

En España hay al menos siete grupos gnósticos distintos, según la información proporcionada por Luis Santamaría, de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). Su éxito ha aumentado con la crisis económica, asegura Santamaría. “Tienen apariencia legal, a través de asociaciones culturales, lo que los convierte en un peligro potencial para cualquier persona vulnerable, explica Juantxo Domínguez, presidente de la Red de Prevención Sectaria y del Abuso de Debilidad (RedUNE).
Según Domínguez, lo que diferencia a Gnosis de otros “grupos coercitivos” es su dispersión y su capacidad para renovarse a la hora de “captar” nuevos miembros: “están en cursos de yoga, en libros de autoayuda, en redes sociales… Toman conceptos de todas las religiones y corrientes filosóficas con los que cualquiera se siente identificado, pero también predican teorías demoniacas, creen en el Apocalipsis, obligan a la víctima a romper con su vida anterior y a mantener en secreto sus prácticas, que suponen un riesgo para la salud.

Un reciente asesinato gnóstico

Marisol Fabiola Serrano asfixió a su bebé de seis meses en un hotel de Santiago de Compostela el 31 de agosto de 2015. La mujer, de origen chileno y afincada en Alemania, había viajado a Galicia con su marido para asistir a un congreso organizado por el Instituto Gnóstico de Antropología Samael y Litelantes. Las peculiares creencias de este movimiento hicieron que se investigase una posible conexión entre el suceso y la Gnosis.
“El núcleo de su ideología radica en lo que ellos llaman ‘magia sexual’ –explica Luis Santamaría–; defienden que el hombre nunca debe eyacular y que la mujer no puede tener orgasmos cuando mantienen relaciones porque el hombre debe crear dentro de sí mismo al superhombre. El embarazo es para ellos un pecado que convierte al hombre en un mago negro”.
El abogado argentino Héctor Walter Navarro, especializado en el análisis de grupos coercitivos, remitió dos escritos al juez que llevó el caso de Galicia para informarle de las “prácticas destructivas” de la Gnosis en su país y advertirle de que el crimen podía atender a un “rito sectario”.
La Audiencia de A Coruña condenó a Serrano a 25 años de internamiento psiquiátrico el pasado junio. Durante el juicio, la mujer reconoció el crimen, pero trató de justificarse: “tuve que matar a mi hija para salvar el universo, porque ella era el mal”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario