.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 11 de febrero de 2017

«Quisiera dirigirme a los padres que en este momento están desesperados, quiero gritar la alegría de haber encontrado a la Comunidad Cenacolo»




Papá Fausto
Fausto y PaolaCuando descubrimos que nuestra hija se drogaba fue terriblemente dramático para nosotros, pero luego nos fuimos dando cuenta de que el problema era previo, lo que sucedía en nuestra familia pesaba sobre el comportamiento de nuestra hija, así comenzó su malestar.
Cuando mi mujer se dio cuenta de que nuestra hija se drogaba cayó sobre nosotros una cruz muy pesada. En ese momento, como padre, tuve horribles sensaciones: primeramente, la rabia de ver la desesperación de mi hija; después la rabia contra mí por haber fallado como padre… Tuve un gran sentimiento de culpa y repensaba con angustia toda mi vida como padre y marido.
De hecho, cuando mi hija entró en la Comunidad fui consciente de que sucedía un doble milagro, por un lado para mi hija y por el otro, para nosotros como familia. Tomando con fe lo que Madre Elvira y la Comunidad nos proponen, viendo las chicas que recibían a nuestra hija, renació la esperanza para toda la familia.
Un día le pregunté a una de las chicas cómo estaba cuando entró en la Comunidad y me dijo que  había entrado mucho peor que mi hija, se me ensanchó el corazón y empecé a confiar, aún cuando era difícil creer en lo que se me proponía, algo que estaba más allá de lo racional, increíble…Pero frente a la experiencia vivida por  estas personas, sólo podía abrazar el camino que se me proponía.
El milagro más grande lo viví cuando acompañé a mi hija a la Fraternidad de Lourdes, donde ella entró. Delante de esa Virgen a la que nunca había visto ni hubiera pensado en visitar porque mi trabajo, mi éxito, mi vanidad no me permitían “rebajarme”, pues bien, delante de esa Virgen me solté y recé el Rosario llorando, mientras toda mi vida desfilaba ante mis ojos, vacía de valores y de esfuerzos serios más allá del trabajo y la apariencia.
Agradezco a la Comunidad Cenacolo por lo que hizo y lo que sigue haciendo, porque me transformó en un nuevo hombre. A pesar de las dificultades de cada día, en la fe encuentro la fuerza para enfrentar lo cotidiano.
Mamá Paola
Quisiera dirigirme a los padres que en este momento están desesperados, quiero gritar la alegría de haber encontrado a la Comunidad Cenacolo,  deseo dirigirme a los padres que no se dan cuenta de que su hijo está mal: sí, a veces no nos damos cuenta porque fingen, dicen mentiras y nosotros estúpidamente les creemos. Tienes confianza en tu hija, piensas que jamás podría hacer ciertas cosas ¡abre los ojos!
Voy a ser sincera, luego de muchas tentativas con psicólogos y otros tratamientos en que mi hija aceptaba su problema con las drogas y la sociedad la aceptaba a ella… ¡yo no aceptaba el fracaso de tantos intentos!  Hasta que apareció una luz: el encuentro con la Comunidad Cenacolo, otras madres que me decían “arrodíllate y reza y verás que la oración te sostiene, te ayuda…” Pero yo pensaba que era absurdo. Hasta que empecé a hacer como ellas: la oración, pero con el corazón. Le grité mi desesperación a la Virgen, le pedí ayuda y poco a poco vi que me sostenía y me daba confianza.
La gran fuerza que la Comunidad nos dio como pareja está en el tener confianza, no tener miedo, encomendarnos a Jesús. ¡Y además esta fuerte presencia de la Virgen! Fuimos a Lourdes, luego a Medjugorje y en ambos lugares sentimos con fuerza la presencia de María y el regalo que Ella nos hizo con la Comunidad: conocer a los otros padres, rezar juntos; rezar frente al ícono de Nuestra Señora de la Ternura que cada semana va a la casa de una familia… es una fuente de paz y esperanza.
Hoy nuestra familia tiene una fuerza nueva al creer que a pesar de los fracasos, las tentaciones, la rabia que vivimos por no poder salvar a nuestra hija, más allá de todo esto, estuvo, está y estará el Amor de Dios que nos salvó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario