.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 8 de marzo de 2017

5 veces en que la ciencia aseguró que la vida comienza en la fecundación

Por David Ramos


Imagen referencial. Foto: Flickr Zappys Technology Solutions (CC BY 2.0).

REDACCIÓN CENTRAL, 07 Mar. 17 / 06:02 pm (ACI).- ¿En qué momento comienza la vida humana? Desde hace décadas la ciencia ha tenido una clara respuesta: la fecundación.

A continuación recordamos 5 ocasiones en las que la ciencia señaló que la vida humana comienza en la fecundación.

1. En 1975, en la tercera edición del famoso libro Medical Embriology (Embriología Médica), de Jan Langman, se explicó que “el desarrollo de un ser humano comienza con la fecundación, un proceso por el cual dos células altamente especializadas, el espermatozoide del macho y el ovocito de la hembra, se unen para dar lugar a un nuevo organismo, el cigoto”.

La edición más reciente de ese libro, en 2015, insiste en que “el desarrollo comienza con la fecundación”.

2. El libro Essentials of Human Embryology (Fundamentos de la Embriología Humana, de Keith Moore –publicado en 1988–, coincide en que “el desarrollo humano comienza tras la unión de los gametos masculino y femenino o células germinales durante un proceso conocido como fecundación (concepción)”.

El óvulo fertilizado, “conocido como cigoto”, indica el libro, “es una célula diploide grande que es el principio, o primordio, del ser humano”.

3. “El ciclo de vida de los mamíferos comienza cuando un espermatozoide entra en un óvulo”, aseguró un estudio publicado en 2010 en la revista Nature por Yukinori Okada y otros científicos, con el título “A role for the elongator complex in zygotic paternal genome demethylation”.

4. Una investigación realizada por Janetti Signorelli y otros científicos en 2012 concluyó que “la fertilización es el proceso por el cual los gametos haploides macho y hembra (espermatozoide y óvulo) se unen para producir un individuo genéticamente distinto”.

5. En 2015, en la última edición de su libro The Developing Human: Clinically Oriented Embryology (El Ser Humano en Desarrollo: Embriología Clínicamente Orientada), los científicos Keith Moore, TVN Persaud y Mark Torchia aseguraron que “el desarrollo humano es un proceso continuo que comienza cuando un ovocito de una hembra es fertilizado por un esperma de un macho”.

“El desarrollo humano comienza en la fertilización cuando un espermatozoide se funde con un ovocito para formar una sola célula, el cigoto”, escribieron.

Los científicos señalaron además que “todas las principales estructuras externas e internas son establecidas entre la cuarta y la octava semana” y “los brotes de las extremidades superiores son reconocibles a los días 26 o 27 como pequeñas hinchazones en las paredes del cuerpo ventrolateral”.

Para el final de la octava semana, indicaron, “el embrión tiene características humanas inequívocas; sin embargo, la cabeza aún es desproporcionadamente grande, constituyendo casi la mitad del embrión”.
También te puede interesar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario