.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Su madre quiso abortar y su padre se suicidó: Ella encontró el sentido de su vida en Dios



Kerry Ann Beckley y su esposo, el día de su boda. Foto: Salvar el 1.

REDACCIÓN CENTRAL, 08 Mar. 17 / 09:15 am (ACI).- “Mi comienzo en este mundo fue increíblemente sombrío”, asegura Kerry Ann Beckley, tras recordar que su madre la quiso abortar y su padre se suicidó cuando ella tenía apenas 18 meses de nacida.

Kerry pasó incluso por el mundo de las drogas, pero hoy conoce el sentido de su vida, de la mano de Dios.

En un artículo publicado por el sitio web provida Salvar el 1, Kerry, nacida en Newbury (Reino Unidos) en 1974, señala que “cuando mi madre quedó embarazada de mí ya tenía otros cuatro hijos que cuidar, y estaba casada con mi padre quien tenía esquizofrenia”.

“Él era extremadamente abusivo con ella, tanto física como mentalmente, golpeándola a menudo, una vez incluso con una cadena”.

Sus padres “tenían problemas económicos y mi mamá no quería traerme al mundo, así que intentó provocarse un aborto con un baño caliente y alcohol pero, obviamente, no funcionó”.

“Estoy segura de que si el aborto hubiera sido tan accesible como ahora, no estaría aquí para compartir esta historia”, lamenta.

“Mi madre es la que me confesó que había intentado abortarme. No sé por qué me lo dijo. Nunca pensé en preguntarle nada porque sabía que ella me amaba y ella hizo todo lo que pudo por nosotros. Por supuesto, ella cometió errores, algunos enormes, pero al crecer, vi la fortaleza de mi madre y las dificultades que había atravesado en su difícil vida”.

Kerry relata que “mi papá se suicidó cuando yo tenía 18 meses”.

“Entonces mi madre tuvo otro compañero. Él era violento y horrible con nosotros, pero ella lo amaba. Se divorciaron cuando yo tenía 8 años y yo me alegré mucho. Estaba muy feliz. A partir de ese momento mi madre y yo tuvimos una muy buena relación”, asegura.

Sin embargo, Kerry tuvo que afrontar sus “problemas de autoestima, motivados por la pérdida de mi padre más que otra cosa y con el sentimiento de que mi padre me había abandonado”.

“Encontré mi fe cuando mi madre murió. Yo era madre soltera, con un bebé de ocho meses de edad. Mi madre era mi pilar, mi ayuda, mi fundamento, mi aliento. Estaba destrozada por su muerte”.

En esa época, recuerda, “había caído en las drogas asistiendo a fiestas”.

“Después de perder a mi madre, consumí todo tipo de drogas. Mi vida parecía divertida, pero emocionalmente yo era muy inestable. Mi amigo me invitó a la iglesia un día y me gustó. No me sentí juzgada por nadie allí”.

“Me encanta cantar, así que siempre disfruté de la adoración con la música y ¡todavía lo hago! Me apunté a un curso de Alpha para aprender los fundamentos de Cristo y encontré mi fe”, asegura.

Kerry asegura que “al principio, quería asegurar mi boleto al cielo para volver a ver a mi madre, pero luego descubrí lo que Jesús había hecho por mí y que Él arreglaría mi quebrantamiento y dolor”.

“Mi relación con Cristo me ha enseñado que tengo valor y un propósito en la vida, porque Él dio su vida por mí para que yo pudiera ser todo lo que Él quiere que yo sea. Me equivocaba todos los días, pero sé que Su gracia es suficiente y Su misericordia se renuevan cada mañana”, indica.

Actualmente, Kerry está casada y es tanto “madre, madre adoptiva, una voluntaria de la caridad para personas sin hogar, una amiga, una hermana y una voz para el nonato”.

“Estoy viviendo el propósito de Dios para mi vida. Parecía una situación tan sombría, pero yo tenía una razón para existir, ¡como tiene todo niño que es concebido!”, asegura.
También te puede interesar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario