.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 12 de agosto de 2017

EL FIN DE LOS TIEMPOS NO ES EL FIN DEL MUNDO. Y ESTAMOS EN EL FIN DE LOS TIEMPOS.

Armagedón y fin del mundo: Exorcista ofrece acertada reflexión


Foto referencial Pixabay (dominio público)

DENVER, 12 Ago. 17 / 10:32 am (ACI).- En medio de las diversas crisis y tensiones actuales como la que existe entre Estados Unidos y Corea del Norte; y ante la amenaza de una posible guerra nuclear, un exorcista propone una interesante reflexión para los católicos ante el temor que esta y otras situaciones pueden generar.

En una entrevista concedida a Patti Amstrong del National Catholic Register, el exorcista de la arquidiócesis de Indianápolis en Estados Unidos, P. Vincent Lampert, comenta que ante el “Armagedón”, que hace referencia al fin del mundo, “yo iría a las escrituras”.

En concreto, explica, el sacerdote se refiere al pasaje que está en el Evangelio de San Mateo 24, 36: “Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre”.

Armagedón es un término que aparece en el libro del Apocalipsis 16,16-18: “Y los reunieron en el lugar que en hebreo se llama Armagedón. Y el séptimo ángel derramó su copa en el aire; y una gran voz salió del templo, del trono, que decía: Hecho está. Entonces hubo relámpagos, voces y truenos; y hubo un gran terremoto tal como no lo había habido desde que el hombre está sobre la tierra; fue tan grande y poderoso terremoto”.

El P. Lampert, exorcista desde hace 13 años y colaborador de otro famoso exorcista, el italiano Carmine De Filippis, comenta que “Dios nos advierte para no involucrarnos en el fin de los tiempos. En vez de eso es importante que todos los días vivamos nuestras vidas como Él nos lo pide”.

“Si vivimos nuestra vida del modo en el que Dios nos lo pide, entonces en cualquier momento en que nos llame, nos hallará dignos. Hablar del Armagedón con frecuencia genera miedo, pero una relación auténtica con Dios se basa en el amor y la misericordia”.

Para el exorcista, “la fe no es auténtica si es que vivimos en el miedo”. Sin embargo, precisó, “el temor de Dios es el comienzo de la sabiduría, se trata de ser reverentes con Dios. Preocuparse por el fin de los tiempos tiene que ver con la pérdida de la esperanza que genera miedo, ansiedad y destrucción. Todas esas cosas son contrarias a la fe”.

Al ser preguntado sobre cómo encuentra la paz un sacerdote que se dedica al ministerio del exorcismo en estos tiempos, el P. Lampert resaltó que “siempre encuentro sentido y consuelo en el hecho de que Dios está a cargo. Eso pone todo en perspectiva y así el miedo y la preocupación se disipan”.

El presbítero destacó también que “la relación con Dios es lo que nos da la verdadera libertad. Pero la libertad no significa que hagamos lo que queramos. Significa ser libres para ser obedientes a Dios. De otro modo nos convertimos en esclavos de nuestras propias pasiones”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario