martes, 19 de agosto de 2014

Lecturas del Miércoles de la 20ª semana del Tiempo Ordinario


Enviar por email En PDF Imprimir
Miércoles, 20 de agosto de 2014

Primera lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel (34,1-11):

Me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, profetiza contra los pastores de Israel, profetiza, diciéndoles: "¡Pastores!, esto dice el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No son las ovejas lo que tienen que apacentar los pastores? Os coméis su enjundia, os vestís con su lana; matáis las más gordas, y las ovejas no las apacentáis. No fortalecéis a las débiles, ni curáis a las enfermas, ni vendáis a las heridas; no recogéis a las descarriadas, ni buscáis las perdidas, y maltratáis brutalmente a las fuertes. Al no tener pastor, se desperdigaron y fueron pasto de las fieras del campo. Mis ovejas se desperdigaron y vagaron sin rumbo por montes y altos cerros; mis ovejas se dispersaron por toda la tierra, sin que nadie las buscase, siguiendo su rastro. Por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor: '¡Lo juro por mi vida! –oráculo del Señor–. Mis ovejas fueron presa, mis ovejas fueron pasto de las fieras del campo, por falta de pastor; pues los pastores no las cuidaban, los pastores se apacentaban a sí mismos; por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor. Así dice el Señor: Me voy a enfrentar con los pastores; les reclamaré mis ovejas, los quitaré de pastores de mis ovejas, para que dejen de apacentarse a si mismos los pastores; libraré a mis ovejas de sus fauces, para que no sean su manjar. Así dice el Señor Dios: "Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas, siguiendo su rastro."»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 22,1-3a.3b-4.5.6

R/.
 El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R/.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia
me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (20,1-16):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: "Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido." Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: "¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?" Le respondieron: "Nadie nos ha contratado." Él les dijo: "Id también vosotros a mi viña." Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: "Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros." Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: "Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno. Él replicó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?" Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.»

Palabra del Señor

Comentario al Evangelio del miércoles, 20 de agosto de 2014

Enviar por email En PDF Imprimir
Fernando Torres Pérez, cmf

      No sabe uno a qué carta quedarse. Si utilizar estas líneas para comentar la primera, y sabrosa, lectura, o centrarse en el Evangelio. Vamos a ver si se puede decir algo de las dos. 
      La primera, del profeta Ezequiel, como todos estos días, habla de los pastores. Mejor, de los malos pastores. Dice que se apacientan a sí mismos, que se comen su enjundia, se visten con su lana, que no las cuidan ni las protegen. En una palabra: que no hacen lo que tienen que hacer. Y por eso, las ovejas andan descarriadas y sin rumbo. Com ovejas sin pastor. Lo malo es que las ovejas es una forma de hablar del pueblo de Israel. Y los pastores se refiere a sus gobernantes. A Dios no le gusta lo que hacen esos pastores. Así que les va a quitar el rebaño. Va a liberar a sus ovejas de la opresión. 
      Ojo los que tienen responsabilidades de gobierno. De cualquier tipo y/o nivel de gobierno. El profeta les recuerda (me recuerda) que el poder no es un fin en sí mismo, que no se tiene para sentirse uno más seguro sino que es fundamentalmente un servicio que se hace a los demás. El papa Francisco ha dicho lo mismo pero de una forma un poco más positiva que el profeta Ezequiel al referirse a los obispos de nuestra Iglesia. Ha dicho que quiere “pastores que huelan a oveja”. No hace falta decir más. El que tenga oídos que oiga. 
      El Evangelio es otra historia. La viña del Señor es grande y necesita muchos trabajadores, muchos brazos que construyan el Reino, la fraternidad, la justicia. Que hagan una casa donde todos tengan cabida y nadie se sienta excluido. Todos estamos llamados para trabajar en el Reino, para hacer de este mundo la casa de los hijos e hijas de Dios. No puede haber competencia entre los trabajadores. No hay timbres de honor ni méritos. No hay derechos adquiridos por antigüedad. El gozo, el premio, está en el reino mismo. Dios es bueno y quiere a todos por igual. ¿Vamos a tener envidia del otro simplemente porque Dios es bueno y le trata igual que a nosotros? ¿Es que aspiramos a una parcela mejor que los otros? Si es así, significa que todavía no hemos entendido ni la primera lección de lo que es el Reino que vino Jesús a anunciar y por el que se dejó la vida en la cruz. 

Primera Carta a los Corintios



01 Sigan mi ejemplo, así como yo sigo el ejemplo de Cristo.
02 Los felicito porque siempre se acuerdan de mí y guardan las tradiciones tal como yo se las he transmitido.
03 Sin embargo, quiero que sepan esto: Cristo es la cabeza del hombre; la cabeza de la mujer es el hombre y la cabeza de Cristo es Dios.
06 Si una mujer no se cubre con el velo, que se corte el cabello. Pero si es deshonroso para una mujer cortarse el cabello o raparse, que se ponga el velo.
04 En consecuencia, el hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta deshonra a su cabeza;
05 y la mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza, exactamente como si estuviera rapada.
07 El hombre, no debe cubrir su cabeza, porque él es la imagen y el reflejo de Dios, mientras que la mujer es el reflejo del hombre.
08 En efecto, no es el hombre el que procede de la mujer, sino la mujer del hombre;
09 ni fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre.
12 Porque si la mujer procede del hombre, a su vez, el hombre nace de la mujer y todo procede de Dios.
10 Por esta razón, la mujer debe tener sobre su cabeza un signo de sujeción, por respeto a los ángeles.
11 Por supuesto que para el Señor, la mujer no existe sin el hombre ni el hombre sin la mujer.
13 Juzguen por ustedes mismos: ¿Les parece conveniente que la mujer ore con la cabeza descubierta?
14 ¿Acaso la misma naturaleza no nos enseña que es una vergüenza para el hombre dejarse el cabello largo,
15 mientras que para la mujer es una gloria llevarlo así? Porque la cabellera le ha sido dada a manera de velo.
16 Por lo demás, si alguien es amigo de discusiones, le advertimos que entre nosotros se acostumbra usar el velo y también en las Iglesias de Dios.
17 Y ya que les hago esta advertencia, no puedo felicitarlos por sus reuniones, que en lugar de beneficiarlos, los perjudican.
18 Ante todo, porque he oído decir que cuando celebran sus asambleas, hay divisiones entre ustedes, y en parte lo creo.
19 Sin embargo, es preciso que se formen partidos entre ustedes, para se pongan de manifiesto los que tienen verdadera virtud.
20 Cuando se reúnen, lo que menos hacen es comer la Cena del Señor,
21 porque apenas se sientan a la mesa, cada uno se apresura a comer su propia comida, y mientras uno pasa hambre, el otro se pone ebrio.
22 Acaso no tienen sus casas para comer y beber? ¿O tan poco aprecio tienen a la Iglesia de Dios, que quieren hacer pasar vergüenza a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Los voy a alabar? En esto, no puedo alabarlos.
23 Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan,
24 dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía».
25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memora mía».
26 Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que él vuelva.
27 Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor.
28 Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa;
29 porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación.
30 Por eso, entre ustedes hay muchos enfermos y débiles, y son muchos los que han muerto.
31 Si nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos condenados.
32 Pero el Señor nos juzga y nos corrige para que no seamos condenados con el mundo.
33 Así, hermanos, cuando se reúnan para participar de la Cena, espérense unos a otros.
34 Y si alguien tiene hambre, que coma en su casa, para que sus asambleas no sean motivo de condenación. Lo demás lo arreglaré cuando vaya.

Primer Libro de las Crónicas



01 Todos los israelitas estaban registrados en las genealogías e inscritos en el Libro de los Reyes de Israel. En cuanto a los de Judá, fueron deportados a Babilonia por sus infidelidades de la Ley.
02 Los primeros que volvieron a habitar en sus propiedades y ciudades fueron israelitas, sacerdotes, levitas y donados.
03 En Jerusalén habitaron hijos de Judá, hijos de Benjamín, hijos de Efraím y de Manasés.
04 De los hijos de Judá, Utay, hijo de Amihúd, hijo de Omrí, hijo de Imrí, hijo de Baní, de los hijos de Peres, hijo de Judá.
05 De los selanitas: Asaías, el primogénito, y de sus hijos.
06 De los hijos de Zéraj: Seuel y sus hermanos: seiscientos noventa.
07 De los hijos de Benjamín: Salu, hijo de Mesulam, hijo de Hodavías, hijo de Hasenúa;
08 Jibneías, hijo de Jerojam; Elá, hijo de Uzí, hijo de Mikrí, y Mesulam, hijo de Sefatía, hijo de Reuel, hijo de Jibnías,
09 y sus hermanos, según sus genealogías: novecientos cincuenta y seis. Todos éstos eran jefes de familias en sus respectivas casas paternas.
10 De los sacerdotes: Jedaías, Jehoyarib, Juaquim,
11 Azarías, hijo de Hilquías, hijo de Mesulam, hijo de Sadoc, hijo de Merayot, hijo de Ajitub, príncipe de la Casa de Dios.
12 Adaías, hijo de Jerojam, hijo de Pasjur, hijo de Malkías; Hasay, hijo de Adiel, hijo de Yajzerá, hijo de Mesulam, hijo de Mesilemit, hijo de Immer;
13 y sus hermanos, jefes de sus casas paternas: mil setecientos sesenta hombres aptos para los ejercicios del culto de la Casa de Dios.
14 De los levitas: Semaías, hijo de Jasub, hijo de Azricam, hijo de Jazabías, de los hijos de Merarí,
15 Baqbacar, Heras, Galal y Matanías, hijo de Micá, hijo de Zikrí, hijo de Asaf;
16 Abdías, hijo de Se maías, hijo de Galal, hijo de Jedutún; y Berekías, hijo de Asá, hijo de Elcaná, que habitaban en los poblados de los netofa tíes.
17 Los porteros: Salum, Acub, Talmón, Ajimán y sus hermanos.
18 Salum era el jefe; y están hasta el presente junto a la puerta del rey, al oriente; éstos son los porteros del campamento de los hijos de Leví.
19 Salum, hijo de Coré, hijo de Ebiasaf, hijo de Coré, y sus hermanos los coreítas, de la misma casa paterna, tenían el servicio de culto como guardianes de los umbrales de la Tienda, pues sus padres habían tenido a su cargo la guardia de acceso al campamento de Yavé.
20 Antiguamente su jefe había sido Finjas, hijo de Eleazar, con el que estaba Yavé.
21 Zacarías, hijo de Meselemías, era portero de la entrada de la Tienda de Reunión.
22 El total de esos hombres escogidos para porteros era de doscientos doce, y estaban inscritos en sus poblados. David y Samuel el vidente los habían establecido en sus cargos permanentes.
23 Tanto ellos como sus hijos tenían a su cargo las puertas de la Casa de Yavé, la Casa de la Tienda.
24 Había porteros a los cuatro vientos; al oriente, al occidente, al norte y al mediodía.
25 Sus hermanos, que habitaban en poblados, tenían que venir periódicamente a estar con ellos durante siete días,
26 porque los cuatro jefes de los porteros eran permanentes; algunos levitas estaban al cuidado de las cámaras y de los tesoros de la Casa de Dios.
27 Pasaban la noche alrededor de la Casa de Dios, pues les incumbía su vigilancia y tenían las llaves para abrirlas todas las mañanas.
28 Unos tenían el cuidado de los utensilios del culto, y los contaban al meterlos y al sacarlos.
29 Otros estaban encargados de los utensilios y de todos los instrumentos del Santuario, de la flor de harina, el vino, el aceite, el incienso y los aromas.
30 Pero los que hacían la mezcla para los aromas eran sacerdotes.
31 Matatías, uno de los levitas, primogénito de Salum el coreíta, estaba al cuidado constante de las cosas que se freían en sartén.
32 Y entre sus hermanos estaban los hijos de Quehatitas, que estaban encargados de poner en fila los panes de cada sábado.
33 Ellos eran también cantores, cabezas de familia de los levitas y moraban aparte en las habitaciones de la Casa, pues se ocupaban de día y de noche en su ministerio.
34 Estos son, según sus genealogías, los cabezas de familia de los levitas, jefes de sus linajes que habitaban en Jerusalén.
35 En Gabaón vivían el padre de Ga baón, Jeuel, cuya esposa se llamaba Maa cá,
36 y su hijo primogénito Abdán. Después, Sur, Quis, Baal, Ner, Nadab,
37 Guedor, Ajyó, Zacarías y Miclot. Miclot engendró a Simam.
38 También éstos habitaron en Jerusalén junto a sus hermanos a instigación de éstos.
39 Ner fue padre de Quis, éste de Saúl, éste de Jonatán, Malquisua, Abinadab e Isbaal.
40 Jonatán fue padre de Meribaal y éste de Mica.
41 Mica fue padre de Piton, Melec, Tacrea y Ajaz.
42 Este fue padre de Yara, éste de Alemet, Azmavet y Zimrí; éste fue padre de Mosa
43 y éste de Bina, éste de Refaías, éste de Elasa, éste de Asel.
44 Asel tuvo seis hijos, cuyos nombres son: Azricam, su primogénito, Is mael, Searías, Obdías y Janán. Estos fueron los hijos de Asel.

OREMOS


CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO


(Rezar diariamente meditando)

Consciente de mi nada y de tu sublimidad, misericordioso Salvador, me postro a tus pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata creatura. Te agradezco especialmente por liberarme, mediante tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo patrono y de toda la corte celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, oh queridísimo Jesús, a tu preciosa Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno. Te prometo, con la ayuda de tu gracia y con mi mayor empeño, promover y propagar la devoción a tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, a fin de que tu Sangre adorable sea honrada y glorificada por todos.
De esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del precioso precio de su salvación.¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra ti, oh santa y preciosa sangre, pudieran ser borrados!. He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el amor, el honor y la adoración que tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad y que perdones a todos los que te ofenden.¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, oh amor crucificado de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el precio de nuestra salvación!. Amén.


Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡oh Virgen siempre gloriosa y bendita.

El Papa declara que es lícito repeler militarmente las matanzas islamistas de cristianos y yazidíes




El Papa Francisco no ha hecho otra cosa que recordar los principios de la guerra justa
Lo ha dicho el Papa Francisco: “Es lícito parar al injusto agresor”. Conclusión mediática: el Papa está bendiciendo los bombardeos estadounidenses sobre los salvajes del Califato Islámico. Segunda afirmación: “No hablo de bombardear sino de pararlo (al agresor), los medios han de ser valorados”. Y de inmediato, las críticas correspondientes: ¡Qué gracioso: no concreta! ¿Cómo parar a los salvajes del Estado Islámico (EI)?
Pues no. Francisco ha dicho lo que tenía que decir. La guerra también tiene sus reglas. Las implantaron teólogos españoles. Para concretar: la Ética, como ciencia que estudia el comportamiento de los hombres desde un punto de vista moral (o sea lo que es bueno y malo), también ha razonado sobre la guerra y las condiciones para que sea justa. Y lo que ha dicho el Papa de regreso a Roma desde Corea del Sur es lo mismo, como lo que han predicado con antelación los últimos papas (Juan Pablo II que sufrió los conflictos de Bosnia e Irak; y Benedicto XVI, que no sólo habló, como cuentan los malpensados, de la belleza de la liturgia).
Esencialmente las condiciones para que una guerra sea justa son cinco:
1) Imposibilidad de solución pacífica, que con los yihadistas parece poco probable. 
2) Que la causa sea justa. Haya razones de peso para ello, como la legítima defensa (y si se lo preguntamos a los cristianos iraquíes, no hay duda), mientras no haya una autoridad supranacional competente y eficaz (debería ser el Gobierno de Irak, aunque los kurdos se han adelantado). 
3) Que la decisión la tome por la autoridad legítima a quien corresponde velar por el bien común de la nación. 
d) Que la intención sea recta. La guerra - a la que siempre se suman esos inevitables daños colaterales- debe buscar, en otras palabras, la justicia, no la venganza. e) Y muy importante: que sea proporcional. Es decir, que los bienes que se pretenden conseguir sean superiores a los males que se van a provocar.
Por eso la guerra de Gaza es injusta. No es proporcional. La defensa israelí ha resultado desmesurada, ergo injusta, detener a los fanáticos islámicos es justo para proteger a los cristianos masacrados y a los kurdos. Otra cosa es que los bombardeos desde el aire provoquen víctimas inocentes.
Juan Pablo II también dejó claro los principios de la guerra justa: pidió la intervención militar en Bosnia para detener el genocidio bosnio, pero al mismo tiempo se opuso a la invasión de Irak.
Occidente debe intervenir para parar a los fanáticos islámicos del EI. La petición del Papa se une a la de su enviado especial a Irak, el cardenal Fernando Filoni, y al patriarca de Babilonia de los caldeos, Louis Sako. Ambos, en un comunicado conjunto han pedido lo mismo una intervención para detener a los salvajes del ‘Califato’ y proteger a la población.
Sí, la norma moral es muy clara. Francisco no ha hecho más que recordarla. Y con rectitud de intención, cualquiera sabe aplicar la norma general a las circunstancias particulares. ¿Hay que intervenir en Irak y Siria contra el Califato? Por supuesto que sí.
Eulogio López, Hispanidad.com

En Cristo Rey
Asociación Cruz de San Andrés

Mensaje extraordinario dado por la Virgen a Iván el día 17 de agosto de 2014 en Vicenza, Italia.


«Esta noche la Virgen ha venido contenta y feliz. Nos ha saludado a todos con su saludo materno: “¡Sea alabado Jesús, queridos hijos!” Después oró por un tiempo sobre todos nosotros con los brazos extendidos, de modo particular oró por todos los enfermos aquí presente. Después oró particularmente por los sacerdotes presente. Luego la Virgen dijo:
“Queridos hijos, hoy de modo particular los invito a orar por la paz, ábranse al Espíritu Santo, queridos hijos, que el Espíritu Santo los guíe, particularmente, queridos hijos, en este tiempo oren por mi amadísimo Santo Padre, oren por su misión de paz. La Madre ora con ustedes e intercede junto a Su Hijo por cada uno de ustedes. Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamado”.
Después, la Virgen, oró por la paz en el mundo. Luego nos bendijo con su bendición materna y bendijo todos los artículos religiosos que han traído para la bendición. Los encomendé a todos ustedes, todas sus necesidades, sus intenciones, esta parroquia y esta diócesis en la que estamos. A continuación siguió una conversación privada con la Virgen. Luego la Virgen continuó orando un tiempo sobre todos nosotros y en esta oración se marchó, se marchó en el signo luminoso de la luz y de la cruz con su saludo: “Vayan en paz, queridos hijos míos.”»

Confianza en la Providencia




Para mí, cuando veo a un cristiano abandonarse al dolor en las penas que Dios le envía, digo en primer lugar: “He aquí un hombre que se aflige de su dicha; ruega a Dios que le libre de la indigencia en que se encuentra y debería darle gracias de haberle reducido a ella.
Estoy seguro que nada mejor podría acaecerle que lo que hace el motivo de su desolación; para creerlo tengo mil razones sin réplica. Pero si viera todo lo que Dios ve, si pudiera leer en el porvenir las consecuencias felices con las que coronará estas tristes aventuras, ¿cuánto más no me aseguraría en mi pensamiento?
En efecto, si pudiéramos descubrir cuales son los designios de la Providencia, es seguro que desearíamos con ardor los males que sufrimos con tanta repugnancia.
¡Dios mío!, si tuviéramos un poco más de fe, si supiéramos cuánto nos amáis, cómo tenéis en cuenta nuestros intereses, ¿cómo miraríamos las adversidades? Iríamos en busca de ellas ansiosamente, bendeciríamos mil veces la mano que nos hiere.
“¿Qué bien puede proporcionarme esta enfermedad que me obliga a interrumpir todos mis ejercicios de piedad?”, dirá tal vez alguien. “¿Qué ventaja puedo obtener de la pérdida de todos mis bienes que me sitúa en el desespero, de esta confusión que abate mi valor y que lleva la turbación a mi espíritu?”. Es cierto que estos golpes imprevistos, en el momento en que hieren acaban algunas veces con aquellos sobre quienes caen y les sitúan fuera del estado de aprovecharse inmediatamente de su desgracia: Pero esperad un momento y veréis que es por allí por donde Dios os prepara para recibir sus favores más insignes. Sin este accidente, es posible que no hubierais llegado a ser peor, pero no hubierais sido tan santo. ¿No es cierto que desde que os habéis dado a Dios, no os habíais resuelto a despreciar cierta gloria fundada en alguna gracia del cuerpo o en algún talento del espíritu, que os atraía la estima de los hombres? ¿No es cierto que teníais aún cierto amor al juego, a la vanidad, al lujo? ¿No es cierto que no os había abandonado el deseo de adquirir riquezas, de educar a vuestros hijos con los honores del mundo? Quizá incluso cierto afecto, alguna amistad poco espiritual disputaba aún vuestro corazón a Dios. Sólo os faltaba este paso para entrar en una libertad perfecta; era poco, pero, en fin, no hubierais podido hacer aún este último sacrificio; sin embargo, ¿de cuántas gracias no os privaba este obstáculo? Era poco, pero no hay nada que cueste tanto al alma cristiana como el romper este último lazo que le liga al mundo o a ella misma; sólo en esta situación siente una parte de su enfermedad; pero le espanta el pensamiento de su remedio, porque el mal está tan cerca del corazón que sin el socorro de una operación violenta y dolorosa, no se le puede curar; por esto ha sido necesario sorprenderos, que cuando menos pensabais en ello, una mano hábil haya llevado el hierro adelante en la carne viva, para horadar esta úlcera oculta en el fondo de vuestras entrañas; sin este golpe, duraría aún vuestra languidez. Esta enfermedad que se detiene, esta bancarrota que os arruina, esta afrenta que os cubre de vergüenza, la muerte de esta persona que lloráis, todas estas desgracias harán en un instante lo que no hubieran hecho todas vuestras meditaciones, lo que todos vuestros directores hubieran intentado inútilmente. 
(San Claudio de la Colombiere)

Es urgente que la Iglesia salga del Estado Vaticano

13.08.14 | 18:42. Archivado en Acerca del autor periodistadigital.com
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido
El Estado del Vaticano esta enteramente pendiente de Washington y de la OTAN en cuanto a sus compromisos políticos y ideológicos. Ya se nota claramente esta dependencia en América latinadonde los nuncios apostólicos y las cúpulas episcopales sirven los intereses del Imperio y de las oligarquías que se nutren de él. No faltan los ejemplos que ilustran esto.
En los últimos tiempos, muchos conflictos aparecieron en Medio Oriente, en África del Norte, en Europa del Este. En cada uno de esos conflictos, el Vaticano sirvió los intereses de Washington sea por su silencio sobre ciertos hechos, sea a juntarse con las políticas de Washington como fue el caso en las negociaciones de Ginebra sobre Siria.
En el conflicto entre Israel y Palestina, el Vaticano guardo el silencio sobre el sionismo, esta ideología, nacionalista y racista, rechazada por la gran mayoría de la comunidad internacional. En su visita en Israel el papa Francisco fue para rezar sobre a la tumba del fundador del movimiento sionista sin aclarar su pensamiento sobre lo que había sucedido con el sionismo después de su muerte. Yo tengo mucho respeto por el papa Francisco y conozco la amistad que tiene con muchos judíos. De eso no tengo nada que decirle. Lo que me preocupa es su silencio sobre el sionismo y su visita a la tumba de su leader. Él sabe muy bien en que consiste el sionismo como sabe muy bien en que consiste el nazismo y el fascismo. Tenia una oportunidad única para demarcar el pensamiento de la Iglesia sobre esta ideología excluyente y racista.
En Ucrania donde asistimos a un genocidios de todo un segmento de la población de lengua y cultura rusa el Vaticano nos entretiene con los cristianos de Irak. Es cierto que se trata allí también de una tragedia humana inaceptable. El Vaticano da su acuerdo para que Estados Unidos bombardean en Irak, pero no dice nada de los que bombardean en Ucrania y que alimentan en armas y municiones a un gobierno que obedece a sus ordenes matando a los de cultura e idioma rusas.
El Estado del Vaticano esta enteramente bajo control de Washington y este ultimo puede contar sobre él para cumplir ciertas misiones en regiones donde no puede mandar de sus agentes. Podemos pensar que es lo que esta sucediendo en Bolivia, en Venezuela, en Cuba y en muchos otros lugares del mundo. El Vaticano lleva una religión que sirve las ambiciones del sistema imperial. Conforta con sus ritos y su doctrina a los fieles, manteniéndoles en la conformidad con los intereses de los potentes.
La Iglesia, por su parte, lleva un Evangelio y una fe que responden ante todo a Jesús de Nazaret y a las aspiraciones de los pobres y de todas las personas de buena voluntad poco importa su raza, el color, su religión, sus condiciones sociales, sus ideologías. A Ella le importa el ser humano a quien le lleva la buena noticia del Evangelio de liberación en Jesús, el Resucitado.
La Iglesia no podrá recuperar su libertad y verdadera identidad sin deshacerse de completo del poder del Estado del Vaticano que la mantiene presa y cómplice de Mammon y de sus seguidores. Esta dependencia del Vaticano nos recuerda lo que nos dice el Apocalipsis de la prostituta.
“Los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los habitantes del mundo se han embriagado con el vino de su prostitución".
Según lo que veo y entiendo de los tiempos que vivimos, ha llegado el tiempo de la granliberación de la Iglesia de las cadenas que la detienen presa del gran imperio de dominación del mundoEl Estado del Vaticano son estas cadenas. Le toca al papa Francisco sacar la Iglesia, Cuerpo de Jesús, de la dependencia del Vaticano, en mano del Imperio.
“Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero. » Mt. 6,24
Unos artículos relacionados con el tema

DESPERTAD CRISTIANOS II


¿Qué significa realmente la letra ﻦ- N para el Islam y los musulmanes?

11.08.14 | 00:26. Archivado en Acerca del autor periodistadigital.com
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido
ﻦ- N es la letra con el que los seguidores del califato del Estado Islámico en Irak están marcando las fachadas de las casas y lugares de culto de los cristianos, además de una advertencia en negro dice “Propiedad del Estado Islámico”. Es la vigésima quinta letra del alfabeto árabe, quiere decir Nasrani- Nazareno, el término despreciativo con la que se designa a los cristianos en el Corán desde el comienzo del Islam en el siglo VII. Es el símbolo del nuevo genocidio cristiano en Irak del siglo XXI.
En mi país natal Irak, desde siempre, los cristianos hemos vivido, la persecución y la desigualdad religiosa entre musulmanes y cristianos, a favor de los musulmanes, no solo en estos últimos años. Desde muy joven, tanto en el colegio como en la calle, tanto mis profesores como mis colegas y vecinos, nos reprochaban o nos llamaban, cristianos, nazareos, sucios e infieles- Kafir- كافر ﻮﺳﺦ ﻧﺼﺮاﻧﻲ. Nos decían vuestro fin será el infierno si no os convertís al Islam. Todavía recuerdo, yo era un niño, cuando mi padre, en paz descansa, construía nuestra casa, nuestros vecinos musulmanes le decían, hacerla bien, porque tarde o temprano, termina ser nuestra cuando os echamos del país.
En el plano formal y popular, tanto el Islam como los musulmanes tradicionales siguen utilizado a menudo la categoría de “creyentes” o “fiel” para los musulmanes y utilizan la palabra kafir o “infiel” para los no musulmanes, los seguidores de otras religiones, especialmente cristianos y judíos, donde se llaman kufar, infieles. Siempre han existido quienes han hablado de la necesidad de la unidad de los musulmanes, y en cierto sentido esa unidad ha existido siempre, a pesar de la diversidad que se da en muchos niveles. Dentro del Islam los chiíes y los suníes, están enfrentados entre si y no están de acuerdo en muchas cosas, pero los dos tienen en común el odio, la persecución a los cristianos.
En el Islam, la palabra “Kafir-كافر, es un término árabe utilizado por el Islam en sentido doctrinal y traducido como infiel o no creyente. El Corán utiliza el término kafir con varios significados de cualidades negativas de una persona, todas las cuales ayudan a precisar su definición, se refiere a una persona que niega a Allah y al Profeta islámico Muhammad, ya que, para el musulmán, el Islam es una forma de vida y quien vive en contra de la ley coránica, es considerado Kafir o infiel. La raíz KFR tiene 482 derivados en el Corán, lo que muestra la importancia del concepto del significado, se utiliza directamente 134 veces en el Corán, y sus conjugaciones y derivados verbales se utilizan alrededor de 250 veces. En la estructura del pensamiento islámico y coránico más fundamental, kufr significa “ingratitud”.
El Islam, ordena implícitamente que en condiciones de ser débiles, por la superioridad de los infieles se adopte una táctica, de parecer amistad, de simularla, para fines de sobrevivencia, en la Shari’a (la Ley religiosa musulmana) leemos en el tratado de Abu Darda’, uno de los compañeros y el primer biógrafo del Profeta del Islam Muhammad: “Muhammad dijo: Sonreímos nuestras caras a algunos no-musulmanes, aunque nuestros corazones los maldicen, es la orden de Allah mandada a través del Profeta”. Se refiere que, los musulmanes se les permite mostrar simpatía amistosa externamente (a los no creyentes; judíos y cristianos), pero nunca internamente. El erudito musulmán Ibn Kathir afirma que “A los creyentes se les permite mostrar el resultado de la amistad hacia el exterior, pero por dentro no”.
Según el Islam y los musulmanes, la salvación para los Infieles es la conversión. Para facilitar el proceso de conversión, la Shari’a tiene la solución al respecto a fin de hacer presentable el Islam a los inferiores diminutos infieles, judíos, cristianos y demás. Sobre estos infieles el Corán prohíbe que los fieles del Islam sean amigos, aunque pueden simular que son amigos, como muestra el Corán en (Sura 3:28) “¡Que no tomen los creyentes como amigos a los infieles en lugar de tomar a los creyentes -quien obre así no tendrá ninguna participación en Alá-, a menos que tengáis algo que temer de ellos. Alá os advierte que tengáis cuidado con Él. Alá es el fin de todo!”.
Kafir no cambia su significado a lo largo del Corán, sino que se acumula su significado a través del tiempo, debido a que el término representa una amplia gama de comportamientos utilizados para describir a los opositores de Muhammad. En los últimos aleyas del Corán, el término kafir comienza a utilizarse para referirse a las personas que tienen que ser atacadas por los Mu’minin, creyentes musulmanes.
El Corán y otros textos islámicos son muy claros al enseñar que no hay igualdad entre los musulmanes y los no musulmanes (judíos y cristianos- kafir), y por lo tanto no hay base para una relación de iguales. Allah a través de su profeta Muhammad describe a los incrédulos como “transgresores pervertidos”, la “peor de las criaturas”, “no amado por Allah”, y destinados a la tortura eterna en el infierno. Por lo tanto, en la interpretación más literal del Corán no tiene sentido en hacerse amigo de “criaturas” de tal inferioridad. Para hacer frente a los no musulmanes, la regla general se menciona en el Corán en (Sura 3:110) “Sois la mejor comunidad humana que jamás se haya suscitado: ordenáis lo que está bien, prohibís lo que está mal y creéis en Dios. Si la gente de la Escritura creyera, les iría mejor. Hay entre ellos Creyentes, pero la mayoría son perversos”. (Sura 4:144) “¡Creyentes! No toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a Dios un argumento manifiesto en contra vuestra?”. (Sura 5:51) “¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Dios no guía al pueblo impío”.
El Corán llega al extremo de llamar a la guerra a muerte a los infieles (judíos y cristianos) por el simple hecho de nuestras creencias en (Sura 9:29) “Hacedle la guerra a matar (qatilu) a los que no creen en Alá ni en el día del juicio, a los que no consideran prohibido lo que Alá y su profeta han prohibido y a aquellos hombres de las Escrituras (judíos y cristianos) que no profesan la creencia de la verdad (Islam). Hacedles la guerra hasta que paguen el impuesto religioso (Yizia), a todos sin excepción, hasta que estén humillados”.
En Sahih Al Bujari, Bab Al- Iman, Hadiz N. 25, habla del Yihad: “Muhammad dijo: Allah me ordenó a luchar contra todos aquellos, que no manifiestan la declaración de la Fe musulmana “No hay más dioses que Allah, y Muhammad su mensajero”, deben de rezar, dan la limosna y ayunan el mes de Ramadán. Si hacen todo eso están salvos, si no lo hacen tienen la muerte segura, nuestras espadas están afiladas para cortar sus cuellos”. Este Hadiz o dicho de Muhammad, tiene mucha importancia en el Islam y para los musulmanes, a pesar de su contenido violento. Por eso, esta repetido siete veces en Sahih Al Bujari, seis veces en Sahih Muslim, cuatro veces en en Sunan Abu Dawd, cinco veces en Sunan Al Talmeḍy y veinte dos veces en Sunan Al Nisa`y.
Este Hadiz o dicho de Muhammad confirme lo que dice el Corán en (Sura 9:5) “Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores dondequiera que les encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces ¡dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso”.
La Yihad es una orden que emana de Allah, y que la transmitió Muhammad a sus seguidores para siempre. Es un imperativo universal y para todos los tiempos según el Islam. (Sura 9:123) “¡Creyentes! ¡Combatid contra los infieles que tengáis cerca! Que os encuentren duros! ¡Sabed que Alá está con los que Le temen!”.
El combate, la Yihad, tiene que durar hasta que la humanidad se someta al Islam. En Sahih Al Bujari leemos “Muhammad dijo, Allah me ha ordenado combatir a la gente hasta que digan: Nadie tiene el derecho a ser adorado sino Allah”.
¿Qué tipo de Dios este que ordena a luchar y matar?
Según el Islam y los musulmanes, en la guerra contra los infieles “kufar” es legítimo matar sacerdotes, monjes, mercenarios que los infieles hayan tomado a su servicio, las esposas de los infieles y los niños deben ser sometidos a la esclavitud y las posesiones de los infieles deben ser confiscadas. Está permitido sitiar los infieles en su propio lugar, pueblo y en sus fortalezas y emplear fuego en contra de ellos y atacarlos desarmados. Eso lo que están haciendo los musulmanes en Siria, Egipto, Irak y otros países “árabes musulmanes”
Son instrucciones de Muhammad a sus hombres antes de una incursión militar. Esta diferencia ente el kafir (cristiano) y el musulmán, y el derecho de este último de asediarles, matarles y esclavizarles se ha saldado con millones de víctimas. Esto proporciona la justificación de los atentados terroristas islámicos, a lo largo de la historia del Islam desde su comienzo en el siglo VII hasta hoy día, han sido enormes.
La historia registra la masacre de los judíos en la Península árabe (Al Medina), entre los años 624 y 627. Cuando Muhammad todavía en vida, ordenó y participó en la decapitación de más de 2500 hombres de las tribus judías Banu Quraida, Mustaliq y Jaybar, además de las mujeres judías que fueron capturadas como esclavas sexuales.
En el año 1011, cerca de 2000 judíos fueron asesinados en Córdoba, España a manos de los yihadistas musulmanes en aquel tiempo.
En el año 1033, más de 6000 judíos fueron matados en Fez, Marruecos a manos de los musulmanes.
En diciembre del año 1066, 4000 judíos fueron masacrados en un día, en Córdoba, España a manos de los musulmanes.
En Abril del año 1182; 60000 cristianos fueron liquidados en Constantinopla y sus mujeres vendidas como esclavas, a manos de los musulmanes.
En septiembre del año 1597, la masacre de Chipre; entre 30000 y 50000 cristianos habitantes de Nicosia fueron asesinados y sus mujeres esclavizadas, a manos de los musulmanes.
Entre los años 1784 y 1799, más de 80000 personas cristianas fueron asesinadas por órdenes del sultán musulmán Tippu en Bangalore, en India.
En marzo de 1822, 120000 personas fueron asesinadas por musulmanes en la isla de Quíos en Grecia.
En 1876, 3000 cristianos fueron masacrados en Batak, Bulgaria, a manos de los otomanos musulmanes.
En 1847; 30000 cristianos fueron matados y sus mujeres e hijos esclavizados en la ciudad de Badr Khan a manos de los otomanos musulmanes.
Entre los años 1894 y 1896, 300000 cristianos fueron exterminados en el imperio Otomano musulmán.
En 1909 30000 cristianos armenios y 1500 asirios fueron ejecutados en Adana, Turquía a manos de los musulmanes otomanos.
Entre los años 1915 y 1923, alrededor de 2 millones de cristianos armenios fueron liquidados en Turquía, en el conocido genocidio armenio a manos de los musulmanes turcos.
Entre los años 1914 y 1920, 500000 cristianos asirios caldeos fueron exterminados en Turquía y en el norte de Irak y Siria a manos de los jóvenes musulmanes.
Entre los años 1914 y 1924, casi un millón de cristianos ortodoxos griegos fueron asesinados en Turquía.
En el año 1933, 3000 cristianos asirios caldeos fueron matados en el Norte de Irak, a manos de los musulmanes turcos. Si sigo contando, no termino… Si comparamos estas cifras con la inquisición española, los islamistas asesinan en un año la misma cantidad de personas que la inquisición en 350 años, en un día equiparan los asesinatos que el Ku Klux Klan cometió en 50 años, y en dos horas, las personas asesinadas en el conflicto de Irlanda del Norte.
Lo que esta pasando en mi país natal Irak y en mi ciudad de origen Mosul, contra mi comunidad cristiana, en estos últimos años es un genocidio de todo regla, es un cremen y una pagina negra más en la historia del Islam y los musulmanes. Miles de hombres asesinados, familias desbaratadas, mujeres violadas, niños esclavizados, casas asaltadas, negocios prendidas, iglesias de los primeros siglos atacadas e incendiadas.
La verdad, que los cristianos en Irak, están pasando muy mal, no quedan muchos cristianos en Irak, los pocos que quedan están pidiendo auxilio porque no saben que futuro les espera. Egoístamente no quiero que mis hermanos cristianos de Irak, salgan del país, porque no quiero perder mis raíces, nuestra historia que tiene más de 2000 años. Tampoco puedo decirlos eso directamente, porque yo vivo aquí en España más o menos seguro, pero quien está sufriendo realmente son ellos.
Señor mío, la situación en mi país es grave y el sufrimiento de mi pueblo cristiano, es intenso. Por ello, Señor mío, concédenos paciencia y valor en nuestras vidas para continuar con nuestros valores cristianos. Señor mío, danos la paz y la estabilidad, para vivir sin miedo, ni ansiedad, con dignidad y alegría.
Raad Salam Naaman
Cristiano católico caldeo de origen iraquí

lunes, 18 de agosto de 2014

FIRMA



"Siento los sollozos interminables de los niños (...) Horribles matanzas: degollamientos públicos, fusilamientos masivos, crucifixión de infieles, enterramiento de mujeres y niños vivos..."

Testimonio de un médico español en Iraq. Brutal. Genocidio cristiano
Pide a Europa que dé asilo a los cristianos perseguidos y condicione la ayuda al Desarrollo al respeto a la libertad religiosa

Firma esta petición haciendo clic aquí
Hola AMARAJESUS:
Desgraciadamente la pesadilla no ha terminado para los cristianos de Iraq. Arrancan sus cabezas y las pinchan sobre las vallas. Hasta los niños encuentran la muerte. Un genocidio brutal.
Estados Unidos ha enviado armas y lanza desde el aire ayuda humanitaria. Francia y Gran Bretaña han empezado a dar apoyo militar. Pero, la Unión Europea, ¿qué hace?
De momento no han sido capaces de alcanzar un acuerdo. En la reunión del 15 de agosto acordaron que cada país "individualmente” puede enviar ayuda militar. Pero nosotrospedimos que haya asilo europeo a los cristianos perseguidos y que la ayuda al desarrollo esté condicionada por el respeto a la libertad religiosa.
El próximo 28 hay un nuevo encuentro informal. Tenemos una nueva oportunidad y según me cuentan, AMARAJESUS, tenemos bastantes posibilidades de lograrlo:
Acabo de leer el testimonio de un médico español en el kurdistán, al norte de Iraq. Es tremendo. Quiero compartirlo contigo. Estoy seguro que te va a conmover. Se llama Juan Luis Ney Sotomayor y esto es lo que cuenta en el diario El Mundo:
"No puedo cerrar los ojos ante la barbarie. Forma parte de mi trabajo. Aparece delante de mí todos los días. Y no pienso darle la espalda. Si lo hiciera traicionaría mis principios y mi forma de entender la vida. Veo miles de cuerpos quebrados por el dolor. Escucho cientos de relatos, a cada cual más cruel, del sufrimiento vivido. Siento los sollozos interminables de los niños. Sus lágrimas es lo que más me afecta. Son miradas que reflejan todo el horror padecido”

"Es un genocidio medieval. El terror por el terror. Lo más duro ha sido recoger críos heridos después de un ataque yihadista contra una columna de refugiados, y no poder trasladarlos a todos. Es una sensación de impotencia brutal. Me gustaría salvarlos a todos. Apartarles de este horror. No puedo. Los hay de todas las edades: recién nacidos, lactantes, niños pequeños y adolescentes. Lo que más me duele es no poder atenderlos como necesitan. (…)
En todas ellas han tenido lugar las más horribles matanzas: degollamientos públicos, fusilamientos masivos, crucifixión de infieles, enterramiento de mujeres y niños vivos. Lo más espantoso que uno pueda imaginar ha sido superado por la realidad. Testigos directos me han relatado como la ciudad de Mosul está repleta de cabezas cortadas colgadas del tendido eléctrico"
"Y a los crímenes de guerra les ha seguido la catástrofe humanitaria. Centenares de miles de personas perdidas en el desierto sin víveres, sin agua, andando descalzos, soportando temperaturas de 55º C. No se sabe la cantidad de personas que han muerto así. Seguramente las más débiles: ancianos, mujeres, enfermos, niños y los que tenían menos alimentos. Muchas de estas columnas de refugiados han sido atacadas con fuego de artillería por las milicias del IS. Yo denuncio abiertamente la comisión de un genocidio contra la población civil en Irak. (…)
Mi intención es permanecer en Erbil hasta el último momento. Pero sé que cuando me vaya, detrás de mí siempre quedarán los niños"
Es impresionante, AMARAJESUS. Brutal. Un genocidio practicado ante el silencio de la comunidad internacional y de los grandes medios de comunicación.
Podemos hacer algo. ¡Debemos hacer algo!
Gracias, AMARAJESUS, por defender a nuestros hermanos cristianos perseguidos, asesinados, masacrados hasta el genocidio.
Estoy seguro de que vamos a lograr mover la voluntad de la Unión Europea.
Cualquier novedad, te voy contando
Un fuerte abrazo,

Luis Losada Pescador y todo el equipo de CitizenGO
PD. Si ya firmaste esta campaña, por favor, compártela con tus familiares y amigos. ¡Tenemos que frenar este genocidio!
PD2. Puedes leer el testimonio íntegro de Juan Luis Ney Sotomayor, aquí