.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Novena a los Ángeles Custodios

Consagración al Inmaculado Corazón de María


La Virgen recomendó las siguientes oraciones de consagración para que nos consagráramos a su Corazón Inmaculado y al Sagrado Corazón de Jesús
Oración de consagración al Inmaculado Corazón de María
Oh Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor por nosotros. Haz que la llama de tu Corazón, oh María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime el amor verdadero en nuestros corazones. Haz que nuestros corazones tengan un deseo continuo de Ti. Oh María, dulce y humilde de corazón. Acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado. Tú sabes que todos los hombres pecan. Por medio de tu Corazón Inmaculado y materno, haz que seamos sanados de toda enfermedad espiritual. Haznos capaces de contemplar la bondad de tu Corazón maternal, a fin de que podamos convertirnos por la llama de tu Corazón. Amén.
Oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús
Oh Jesús, sabemos que Tú eres misericordioso y que haz ofrecido tu corazón por nosotros. Está coronado de las espinas de nuestros pecados. Sabemos que Tú oras, también hoy, para que no nos perdamos. Jesús, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado. Por medio de tu corazón santísimo haz que todos los hombres se amen. Que desaparezca el odio entre los hombres, muéstranos tu amor. Todos nosotros te amamos y deseamos que Tú nos protejas, con Tú corazón de pastor, de todo pecado. ¡Entra en cada corazón Jesús! Llama, llama a la puerta de nuestro corazón, se paciente y perseverante. Nosotros todavía nos mantenemos cerrados porque no hemos comprendido tu voluntad, llama continuamente. Haz, oh buen Jesús, que te abramos nuestro corazón, al menos, en el momento en que recordemos tu Pasión sufrida por nosotros. Amén.

OREMOS HOY: A NUESTRA MADRE DEL CIELO




DÉJATE LO QUE ESTÉS HACIENDO Y ORA POR LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO.


NUESTRA MADRE DEL CIELO NOS PIDE:

“Queridos hijos, hoy deseo llamarlos a rezar diariamente por las almas del Purgatorio. Por cada alma. La oración y la gracia son necesarias para llegar a Dios y a su amor. Haciendo esto, queridos hijos, obtendrán nuevas intercesiones que los ayudarán en su vida a darse cuenta de que las cosas terrenales no son importantes para ustedes, que solo el cielo es aquello por lo que es necesario esforzarse. Por lo tanto, queridos hijos, oren sin cesar, sean capaces de ayudarse ustedes mismos y a los demás, cuyas oraciones traerán alegría. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!” (6 de noviembre de 1986).

“Hay muchas almas en el purgatorio. También personas consagradas a Dios, algunos sacerdotes y religiosos. Recen por ellos. Al menos siete  Padrenuestros, Avemarías y Glorias y el Credo. Hay un gran número de almas que han estado en el purgatorio por un largo tiempo porque nadie ha rezado por ellas.” (21 de julio de 1982)

Unos días más tarde Nuestra Madre hizo hincapié en la importancia de los sacramentos para no pasar por el Purgatorio. Respondiendo a una pregunta sobre una persona que había llevado mala vida, preguntando ahora si estaba perdonada, Ella respondió: “Quien haya hecho mucho mal durante su vida, puede ir directamente al cielo si se confiesa y se arrepiente de lo que ha hecho y recibe la comunión al final de su vida.” (24 de julio, 1982)

Y HAGÁMOSLO ASÍ:

Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio.

Padrenuestro, AveMaría y Gloria.

Repetir siete veces lo anterior.

Para finalizar oremos El Credo.


LITURGIA DEL LUNES 25 SEPTIEMBRE

Lecturas Lunes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Comienzo del libro de Esdras (1,1-6):

El año primero de Ciro, rey de Persia, el Señor, para cumplir lo que había anunciado por boca de Jeremías, movió a Ciro, rey de Persia, a promulgar de palabra y por escrito en todo su reino: «Ciro, rey de Persia, decreta: "El Señor, Dios del cielo, me ha entregado todos los reinos de la tierra y me ha encargado construirle un templo en Jerusalén de Judá. Los que entre vosotros pertenezcan a ese pueblo, que su Dios los acompañe, y suban a Jerusalén de Judá para reconstruir el templo del Señor, Dios de Israel, el Dios que habita en Jerusalén. Y a todos los supervivientes, dondequiera que residan, la gente del lugar proporcionará plata, oro, hacienda y ganado, además de las ofrendas voluntarias para el templo del Dios de Jerusalén."»
Entonces, todos los que se sintieron movidos por Dios, cabezas de familia de Judá y Benjamín, sacerdotes y levitas, se pusieron en marcha y subieron a reedificar el templo de Jerusalén. Sus vecinos les proporcionaron de todo: plata, oro, hacienda, ganado y otros muchos regalos de las ofrendas voluntarias.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 125,1-2ab.2cd-3.4-5.6 

R/.
 El Señor ha estado grande con nosotros

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, 
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas, 
la lengua de cantares. R/.

Hasta los gentiles decían: 
«El Señor ha estado grande con ellos.» 
El Señor ha estado grande con nosotros, 
y estamos alegres. R/.

Que el Señor cambie nuestra suerte, 
como los torrentes del Negueb. 
Los que sembraban con lágrimas 
cosechan entre cantares. R/.

Al ir, iba llorando, 
llevando la semilla; 
al volver, vuelve cantando, 
trayendo sus gavillas. R/.

Evangelio de mañana

Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,16-18):

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.»

Palabra del Señor

NUEVO TESTAMENTO


1ra. a los Tesalonicenses
Capítulo 05
5:1 Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba.
5:2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;
5:3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.
5:4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.
5:5 Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.
5:6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.
5:7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.
5:8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.
5:9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,
5:10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.
5:11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.
5:12 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan;
5:13 y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.
5:14 También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos.
5:15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.
5:16 Estad siempre gozosos.
5:17 Orad sin cesar.
5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
5:19 No apaguéis al Espíritu.
5:20 No menospreciéis las profecías.
5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.
5:22 Absteneos de toda especie de mal.
5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
5:24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.
5:25 Hermanos, orad por nosotros.
5:26 Saludad a todos los hermanos con ósculo santo.
5:27 Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos.
5:28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén.

Ángelus del Papa: Jesús quiere abrir nuestro corazón al plan de Dios que quiere llamar y salvar a todos

2017-09-24 Radio Vaticana

La Virgen María nos ayude a acoger la lógica del amor, que nos libera de la presunción de merecer la recompensa de Dios y del juicio negativo sobre los demás
 
(RV).- El Papa Francisco introdujo el rezo a la Madre de Dios del XXV domingo del Tiempo Ordinario, con las palabras de Jesús, en la parábola de los obreros de la viña, que leemos en el Evangelio según San Mateo (20,1-16).
El Señor nos «quiere comunicar dos aspectos del Reino de Dios: el primero, que Dios quiere llamar a todos a trabajar para su Reino; el segundo, que al final quiere dar a todos la misma recompensa, es decir la salvación, la vida eterna».
Poniendo en guardia contra la envidia de algunos ante la generosidad de Dios, el Obispo de Roma hizo hincapié en que, por suerte, la recompensa proviene de la justicia divina y no de la humana.
«Es decir, la salvación que Jesucristo nos ha comprado con su muerte y resurrección. Una salvación que no es merecida, sino donada, por lo que ‘los últimos serán los primeros y los primeros, los últimos’ (Mt 20,16).
Tras reiterar que «con esta parábola, Jesús quiere abrir nuestros corazones a la lógica del amor del Padre, que es gratuito y generoso» y que «se trata de dejarse asombrar y fascinar por los ‘planes’ y ‘caminos’ de Dios, que como recuerda el profeta Isaías, no son nuestros planes y no son nuestros caminos (cfr Is 55,8)», el Papa recordó que los planes humanos están marcados a menudo por egoísmos y conveniencias personales y que nuestros estrechos y tortuosos senderos no son comparables a los amplios y rectos caminos del Señor. Él usa misericordia, perdona ampliamente, está lleno de generosidad y de bondad que derrama sobre cada uno de nosotros, abre a todos los territorios sin límites de su amor y de su gracia, que solamente pueden dar al corazón humano la plenitud de la alegría».
(CdM – RV)
Texto completo de las palabras del Papa antes del rezo del Ángelus:
«Queridos hermanos y hermanas
En la página evangélica de hoy (cfr Mt 20,1-26) encontramos la parábola de los trabajadores llamados para la jornada, que Jesús cuenta para comunicar dos aspectos del Reino de Dios: el primero, que Dios quiere llamar a todos a trabajar para su Reino; el segundo, que al final quiere dar a todos la misma recompensa, es decir la salvación, la vida eterna.
El dueño de una viña, que representa a Dios, sale de madrugada y contrata a un grupo de trabajadores, concordando con ellos el salario de un denario por la jornada, era un salario justo. Luego, sale también en las horas sucesivas, hasta el atardecer - cinco veces sale ese día - para asumir a otros obreros que ve desocupados. Al terminar la jornada, el dueño ordena que se dé un denario a todos, también a los que han trabajado menos. El dueño, sin embargo, les recuerda que han recibido lo que se había pactado; si, después, Él quiere ser generoso con otros, ellos no tienen que ser envidiosos.
En realidad esta ‘injusticia’ del dueño sirve a provocar, en el que escucha la parábola, un salto de nivel, porque aquí ¡Jesús no quiere hablar del problema del trabajo y de salario justo, sino del Reino de Dios! Y el mensaje es éste: en el Reino de Dios no hay desocupados, todos están llamados a hacer su parte; y para todos, al final, habrá la recompensa que viene de la justicia divina – ¡no humana, por suerte para nosotros! -. Es decir, la salvación que Jesucristo nos ha comprado con su muerte y resurrección. Una salvación que no es merecida, sino donada – la salvación es gratuita - por lo que ‘los últimos serán los primeros y los primeros, los últimos’ (Mt 20,16).
Con esta parábola, Jesús quiere abrir nuestros corazones a la lógica del amor del Padre, que es gratuito y generoso. Se trata de dejarse asombrar y fascinar por los ‘planes’ y ‘caminos’ de Dios, que como recuerda el profeta Isaías, no son nuestros planes y no son nuestros caminos (cfr Is 55,8). Los planes humanos están marcados a menudo por egoísmos y conveniencias personales y nuestros estrechos y tortuosos senderos no son comparables a los amplios y rectos caminos del Señor. Él usa misericordia - no olvidar esto: Él usa misericordia - perdona ampliamente, está lleno de generosidad y de bondad que derrama sobre cada uno de nosotros, abre a todos los territorios sin límites de su amor y de su gracia, que solamente pueden dar al corazón humano la plenitud de la alegría.
Jesús quiere hacernos contemplar la mirada de ese dueño: la mirada con la cual ve a cada uno de los obreros en espera de trabajo, y los llama para que vayan a su viña. Es una mirada llena de atención, de benevolencia; es una mirada que llama, que invita a levantarse, a ponernos en camino, porque quiere la vida para cada uno de nosotros, quiere una vida plena, comprometida, salvada del vacío y de la inercia. Dios que no excluye a nadie y quiere que cada uno alcance su plenitud. Éste es el amor de nuestro Dios, de nuestro Dios que es Padre.
Que María Santísima nos ayude a acoger en nuestra vida la lógica del amor, que nos libera de la presunción de merecer la recompensa de Dios y del juicio negativo sobre los demás».
(Traducción del italiano: Cecilia de Malak)
(from Vatican Radio)

AY DE AQUEL QUE VAYA CONTRA EL PAPA FRANCISCO, YA FIRMÓ SU SENTENCIA ANTE DIOS, YA ESTÁ AQUIÍ LA FALSA IGLESIA.!!!


Lefebvristas firman carta alegando que el Papa Francisco permite el error


Papa Francisco / Crédito: L’Osservatore Romano

VATICANO, 24 Sep. 17 / 10:10 am (ACI).- Una carta que se presenta a sí misma como una corrección filial al Papa Francisco por presuntos errores y herejías fue firmada por más de 60 clérigos y académicos católicos, incluyendo al obispo Bernard Fellay, superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X - FSSPX, más conocidos como lefebvristas o lefebvrianos.

La carta al Papa, fechada el 16 de julio, dice que se refiere a “la propagación de herejías efectuadas por la exhortación apostólica Amoris Laetitia y, en otras palabras, actos y omisiones de Su Santidad”. Asimismo, reclama la publicación de la exhortación y otros actos en los que el Papa ha mostrado “escándalo de fe y moral” a la Iglesia y al mundo.

“Mientras profesan su obediencia a sus legítimos comandos y enseñanzas, sostienen que Francisco ha defendido y propagado opiniones heréticas por diversos medios directos o indirectos”, dice un comunicado de prensa que acompaña a la carta de los firmantes. Luego, agregó que estos no creen que el Papa haya propagado estas opiniones como doctrinas dogmáticas de la Iglesia y no hacen ningún juicio sobre la culpabilidad del Pontífice.

La carta fue entregada al Papa Francisco el 11 de agosto, según el comunicado.

El obispo Fellay supuestamente se enteró del documento después de ser entregado. El superior de la Sociedad de Pío X en Gran Bretaña, el padre Robert Brucciani, es también signatario.

En 1988 el líder de los lefevbristas ordenó a cuatro obispos sin permiso papal y los cinco prelados fueron excomulgados. El Papa Benedicto XVI levantó las excomuniones en 2009 y desde entonces hay continuas conversaciones que buscan conciliar la sociedad con la Iglesia.

La carta al Papa Francisco cita las diferencias entre los obispos católicos y los cardenales acerca de la recepción de la Santa Comunión por los divorciados y vueltos a casar. Se opone al silencio del Papa ante la “dubbia” presentada por cuatro cardenales que buscan una aclaración de “Amoris Laetitia”, desde septiembre de 2016.

Afirma, además, que las acciones del Papa han permitido que la Sagrada Comunión sea sacrílegamente recibida por personas divorciadas que ahora viven como esposo y esposa, con alguien que no es su cónyuge.

La carta afirma que el Papa ha expresado “una simpatía sin precedentes” por Martín Lutero y sugirió que hay una afinidad entre las ideas de Lutero y las ideas de “Amoris Laetitia”. También culpa al modernismo teológico por provocar una crisis dentro de la Iglesia.

Otros firmantes incluyen al Dr. Ettore Gotti Tedeschi, ex presidente de la Institución de Obras Religiosas y profesor de ética en la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Milán, así como Mons. Antonio Livi, decano emérito de la Pontificia Universidad Lateranense.

Algunos firmantes radicados en los Estados Unidos incluyen al Dr. Philip Blosser, profesor de filosofía en el Seminario Mayor del Sagrado Corazón de la Arquidiócesis de Detroit; Christopher Ferrara, presidente de la Asociación Americana de Abogados Católicos y columnista del periódico católico The Remnant; y el Dr. John Rao, profesor de historia en la Universidad St. John's de Nueva York, quien dirige el Foro Romano.