.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".
"Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio."
Padre Eterno, te ofrezco las llagas de Nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas.

El Padre nos dice como amar de verdad:

Ama quien todo lo entrega

Ama quien todo lo da

Ama quien nada espera

Ama quien no desespera y confía

Ama quien deposita en mis benditas manos su vida y no exige más

Ama hijos míos quien entrega su propia vida en beneficio de los demás

Ama quien respetuosamente dice te amo señor, pero tus gobiernas mi vida y no yo

Ama sobre todo quien enseña, quien transmite mi palabra, aún a costa de su propio dolor.



miércoles, 1 de agosto de 2012

SANACION POST-ABORTO EN LOS VIÑEDOS DE RAQUEL, EN MADRID Y EN BARCELONA


1 comentario:

  1. Quiero compartir mi historia!
    hace 6 meses estaba desesperada, no sabia que hacer, me entere que estaba en embarazo y mi situasion no era la mas adecuada pa tener un bebe, ps estoy enferma de leucemia y mi esposo no me apoyaba para nada con el embarazo, sin embargo al leer todas las historias en este sitio y luego de consultar con mis doctores y de recibir su apoyo, decidi tener a mi bebe, hoy estoy feliz con este regalo del cielo, es una nina y se llama Mariana en honor a la virgen, no ha sido facil llevar este embarazo hasta este punto, pero para Dios nada es imposible y si el te concede la bendision de un hijo es porque tiene un proposito en tu vida, hoy mi esposo espera con ancias a su princesa y mi familia va a estar completa con Mariana, el aborto no es una opcion, es algo que nunca se debe concebir, y menos tomar una desicion en base a lo que tu pareja desea, las bendiciones de Dios hay que recibirlas y aceptarlas por que esa es su santa voluntad y el sabe perfectamente lo que te esta dando y lo que esta haciendo para tu vida.
    Por favor no al aborto.

    ResponderEliminar