.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

“Jesús, despierta el Amor dentro de mí. Despiértame la confianza en Ti. Despierta en mí el agradecimiento”.