.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

lunes, 3 de julio de 2017

El Papa recuerda la urgencia de acabar con el hambre y anuncia importante gesto de ayuda


El Papa durante su visita a la FAO en 2016. Foto: FAO

VATICANO, 03 Jul. 17 / 04:23 am (ACI).- En un mensaje a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), el Papa Francisco recodó la extrema necesidad de acabar con el hambre en el mundo y anunció una contribución para repartir semillas a las familias rurales de áreas en dificultad.

“Quisiera unirme con una contribución simbólica al programa de la FAO para proveer de semillas a las familias rurales que viven en áreas donde se han juntado los efectos de los conflictos y de la sequía. Este gesto se suma al trabajo que la Iglesia viene realizando, según su vocación de estar de parte de los pobres de la tierra y acompañar el compromiso eficaz de todos en favor suyo”, anuncia en el mensaje.

Aunque la tradición es que el mismo Pontífice acuda cada año a pronunciar el mensaje a la sede de la FAO en Roma, en esta ocasión se disculpó y lo hizo por él el Secretario de Estado Vaticano, el Cardenal Pietro Parolín.

En el texto, el Papa asegura que la Santa Sede quiere “una real erradicación del hambre y de la malnutrición”. “Todos somos conscientes de que no basta la intención de asegurar a todos el pan cotidiano, sino que es necesario reconocer que todos tienen derecho a él y que deben por tanto beneficiarse del mismo”.

Francisco critica que si estos objetivos aún no se han cumplido es por la “falta de una cultura de la solidaridad que no logra abrirse paso en medio de las actividades internacionales, que permanecen a menudo ligadas solo al pragmatismo de las estadísticas o al deseo de una eficacia carente de la idea de compartir”.

“El compromiso de cada país por aumentar el propio nivel de nutrición, por mejorar la actividad agrícola y las condiciones de las poblaciones rurales, se concreta en el impulso del sector agrícola, en el incremento de la producción o en la promoción de una distribución efectiva de los alimentos. Pero esto no basta”, asegura.

Aunque “una mirada a la situación actual del mundo no nos ofrece imágenes consoladoras. No podemos, sin embargo, permanecer únicamente preocupados o acaso solo resignados”.

El Santo Padre señala que la hambruna es sobre todo causada “por la inercia de muchos o por el egoísmo de unos pocos”, pero también “las guerras, el terrorismo, los desplazamientos forzados de personas que cada vez más impiden o, al menos, condicionan fuertemente incluso las actividades de cooperación, no son fruto de la fatalidad, sino más bien consecuencia de decisiones concretas”.

El Obispo de Roma además se muestra convencido de que “solo un esfuerzo de auténtica solidaridad será capaz de eliminar el número de personas malnutridas y privadas de lo necesario para vivir”.

“Es un desafío muy grande para la FAO y para todas las Instituciones de la Comunidad internacional. Un reto en el que también la Iglesia se siente comprometida en primera línea”, manifiesta.

Al final de la visita del Cardenal Parolin a la FAO, este anunció que el próximo16 de octubre, con motivo de la Jornada Mundial de la Alimentación que reflexionará sobre el tema “Cambiar el futuro de la migración”, el Papa Francisco visitará la FAO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario