.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 27 de mayo de 2017

Cómo entender el temor de Dios

Cómo entender el temor de Dios
EXPLICA EL CARDENAL SARAH


El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha explicado en su último libro la naturaleza del temor de Dios
(ACI/InfoCatólica) El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Robert Sarah, afirmó durante la presentación de su libro «La fuerza del silencio», que el temor de Dios no es «miedo», sino «respeto y veneración filial».
«La Sagrada Escritura está llena de referencias al “temor de Dios”: initium sapientiae timor Domini. Y el temor de Dios es uno de los siete dones del Espíritu Santo», recordó la autoridad vaticana durante la presentación del libro en lengua alemana.
En ese sentido, explicó que «este temor no es miedo, porque, como dice San Juan, la caridad echa fuera el miedo, pero es respeto y veneración filial. Respeto por las cosas de Dios que es mucho más grande que el hombre. Él es Creador, nosotros somos criaturas. La intimidad con Dios no cancela el respeto por Él».
El Cardenal Sarah añadió en su discurso que «el silencio no es un fin en sí mismo, sino una condición necesaria: el silencio crea aquel clima que hace posible el acogimiento de la encarnación».
«Dios no está a nuestra disposición», aclaró el Purpurado, quien señaló que «si no hay respeto por Dios, no podemos tampoco tomar en serio su Palabra salvífica, interrogarnos e iluminarnos por ella».

Epílogo del Papa emérito Benedicto XVI

El libro del Cardenal Sarah cuenta con un epílogo del Papa emérito Benedicto XVI en donde le señala como un maestro espiritual y afirma que con él la liturgia está en buenas manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario