.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

domingo, 21 de mayo de 2017

Papa Francisco: Aprendamos el arte de amar y escapemos de las garras del demonio

Por Álvaro de Juana


El Papa en el Regina Coeli. Foto: ACI Prensa

VATICANO, 21 May. 17 / 05:15 am (ACI).- En un nuevo Regina Coeli, el Papa Francisco invitó a amar al prójimo con la ayuda del Espíritu Santo y a vencer los egoísmos y las rivalidades, obra del demonio que con sus garras engaña.

“Todos los días se debe aprender el arte de amar, todos los días se debe seguir con paciencia la escuela de Cristo, con la ayuda de su Espíritu”, afirmó el Papa en la Plaza de San Pedro.

Ante miles de fieles, Francisco explicó que el Evangelio lleva a la Última Cena de Jesús con sus discípulos en la que promete “otro paráclito”. “Él, resucitado y glorificado, mora en el Padre y, al mismo tiempo, viene a nosotros en el Espíritu Santo”.

“El amor a Dios y al prójimo es el más grande mandamiento del Evangelio, El Señor hoy nos llama a corresponder generosamente a la llamada evangélica al amor, poniendo a Dios en el centro de nuestra vida y dedicándonos al servicio de los hermanos, especialmente a los más necesitados de ayuda y consuelo”.

El Pontífice reconoció que “si hay una actitud que no es fácil, que se da por desconectado para una comunidad cristiana es la de saber amar, quererse bien en el ejemplo del Señor y con su gracia”.

Pero “a veces los contrastes, el orgullo, las envidias, las divisiones dejan marca también sobre el rostro hermoso de la Iglesia”.

“Una comunidad de cristianos debería vivir en la caridad de Cristo, y es allí donde el maligno ‘nos mete la garra’ y nosotros a veces nos dejamos engañar”.

El Papa explicó que normalmente estas son las personas “espiritualmente más débiles”. “Cuántos de ellos se han alejado porque no se han sentido acogidos, entendidos y amador. También para un cristiano saber amar no es nunca un dato adquirido de una vez para siempre” sino que “cada día se debe recomenzar, se debe ejercitar para que nuestro amor hacia los hermanos y hermanas que encontramos sea maduro y purificado de esos límites o pecados que lo hacen parcial, egoísta, estéril o infiel”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario