.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

domingo, 14 de mayo de 2017

Papa Francisco: Santidad de pastorcitos de Fátima no es consecuencia de las apariciones

Por Miguel Pérez Pichel


El Papa Francisco durante el rezo del Regina Caeli. / Foto: L'Osservatore Romano

VATICANO, 14 May. 17 / 05:35 am (ACI).- Durante el rezo del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro este domingo en el Vaticano, el Papa Francisco reflexionó sobre su peregrinación al Santuario de Fátima los días 12 y 13 de mayo para celebrar los 100 años de las apariciones de la Virgen y canonizar a los pastorcitos videntes Santa Jacinta y San Francisco Marto.

Ante unos 25 mil fieles presentes, el Santo Padre resaltó que "en Fátima, la Virgen eligió el corazón inocente y la simplicidad de los pequeños Francisco, Jacinta y Lucía, en los cuales depositó su mensaje. Estos niños lo escucharon dignamente, y así fueron reconocidos como testigos fiables de las apariciones y se convirtieron en modelos de vida cristiana”.

“Con la canonización de Francisco y Jacinta se ha querido proponer a toda la Iglesia su ejemplo de adhesión a Cristo y de testimonio evangélico. Su santidad no es consecuencia de las apariciones, sino de la fidelidad y del ardor con los que han correspondido al privilegio recibido de poder ver a la Virgen María”.

“Después del encuentro con la ‘bella Señora’, recitaban frecuentemente el Rosario, hacía penitencia y ofrecían sacrificios por el fin de la guerra y por las almas más necesitadas de la divina misericordia”:

El Papa destacó que al haber vuelto anoche de su viaje a Fátima, "nuestra oración mariana de hoy asume un significado particular lleno de memoria y de profecía que mira la historia con los ojos de la fe”.

“En Fátima me he sumergido en la oración del santo pueblo fiel, oración que allí fluye como un río desde hace 100 años para implorar la protección materna de María sobre el mundo entero”.

Francisco quiso dar Gracias al Señor “por haberme concedido acudir a los pies de la Virgen Madre como peregrino de esperanza y de paz. Doy las gracias de corazón a los Obispos, a las autoridades del Estado y a todo aquellos que han ofrecido su colaboración”.

En el balance que realizó de este viaje, el Pontífice destacó el profundo clima de oración que se respiró en Fátima: “Desde el comienzo, cuando en la Capilla de las Apariciones nos recogimos en un largo silencio acompañado del silencio orante de todos los peregrinos, se creó un clima de recogimiento y contemplación, en el cual se produjeron varios momentos de oración”.

“En el centro de todo estaba, y está, el Señor Resucitado presente en medio de su pueblo en la Palabra y en la Eucaristía. Presente en medio de muchos enfermos, que son protagonistas de la vida litúrgica y pastoral de Fátima, como de cada santuario mariano”.

Francisco subrayó, y meditó, sobre el hecho de que La Virgen eligiera precisamente a tres niños, tres pastorcitos pobres y analfabetos, para hacerles depositarios de su mensaje para toda la humanidad.

El Santo Padre afirmó que el mensaje de la Virgen en Fátima sigue estando plenamente vigente en nuestros días, e insistió en la necesidad de oración en estos días en los que el mundo sufre las consecuencias del pecado.

“También en nuestros días hay mucha necesidad de oración y de penitencia para implorar la gracia de la conversión, como como el fin de los absurdos conflictos, grandes y pequeños, y de la violencia que desfiguran el rostro de la humanidad”.

“Dejémonos guiar por la luz que llega de Fátima. El Corazón Inmaculado de María sea siempre nuestro refugio, nuestra consolación y el camino que nos lleve a Cristo”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario