.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 5 de abril de 2017

Aceptar el aborto es signo de un periodo oscuro de la historia humana, afirma Obispo


Imagen referencial / Foto: Flickr Gabi_menashe (CC-BY-2.0)

RÍO DE JANEIRO, 04 Abr. 17 / 08:15 pm (ACI).- Ante el intento de implantar leyes para legalizar el aborto en Brasil, el Obispo de Frederico Westphalen, Mons. Antonio Carlos Rossi Keller, manifestó que el aborto es el homicidio de un inocente y que quien lo practica o lo promueve comete un pecado grave.

“La aceptación del aborto en la mentalidad, las costumbres y principalmente en la legislación es una señal elocuente de una grave crisis de sentido moral, que hace de nuestros tiempos un período oscuro de la historia humana, donde predomina la incapacidad de distinguir entre el bien y el mal, incluso cuando lo que está en juego es el derecho fundamental y elemental de la vida, de la existencia”, explicó el Prelado.

“Frente a los nuevos intentos de implantar leyes que, de cierta forma, hacen más flexible y amplia la posibilidad de realizar abortos en nuestros país, como obispo de esta diócesis no puedo quedarme callado”, expresó el Prelado en una carta pastoral publicada en el sitio web de la diócesis.

A inicios de marzo, el Supremo Tribunal Federal recibió una moción presentada por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y el Instituto Anis donde solicitaban la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación.

La decisión compete a la ministra del Supremo Tribunal Federal, Rosa Weber, que en noviembre de 2016 se mostró favorable a la despenalización del aborto.

También existe una solicitud para que el Tribunal despenalice el aborto para las mujeres embarazadas infectadas por el virus zika, utilizando el argumento de que el bebé puede nacer con malformaciones.

De otro lado, la Cámara de Diputados discute el Proyecto de Ley 7371/2014, que propone la creación de un fondo para prevenir la violencia contra la mujer. Diversos grupos provida denunciaron que esta iniciativa permitiría la inversión de organizaciones internacionales que promueven el aborto en Brasil.

El domingo 2 de abril, el gobierno del Presidente de Brasil, Michel Temer, publicó una carta en el diario “O Estado de Sao Paulo” en el que expresa su postura contra el aborto, aunque admite la posibilidad de esta práctica en caso de violación, riesgo de vida de la madre o cuando el bebé padece anencefalia.

Ante esta realidad, Mons. Rossi considera que “se necesita decir las cosas con claridad: el aborto no es más que el homicidio de un inocente y que quien participa de este incurre en excomunión latae sententiae (automática)”.

El Prelado señaló que “para todos, incluso para los políticos que apoyan y sustentan tan inicua desobediencia a la ley de Dios, votando favorablemente por leyes que amplían permisividades en relación a la práctica del aborto, también se aplican las graves palabras del Apóstol San Pablo: «Aquel que come el pan o bebe el cáliz del Señor indignamente… come y bebe su condenación» (1Cor 11, 27-29)”.

El Obispo de Frederico Westphalen afirmó que “la postura de la Iglesia Católica respecto al aborto deseado, buscado y realizado no ha sido modificada”.

“La posición severa del Magisterio de la Iglesia, en relación al aborto no es una contradicción a su predicación de la misericordia y el perdón”.

“La razón por la cual la Iglesia considera como excluido a quien realiza, sustenta o apoya el aborto es porque eso está en coherencia con sus enseñanzas morales”, resaltó.

Traducido y adaptado por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en ACI Digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario