.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

martes, 18 de abril de 2017

LAS 3 GRANDES TENTACIONES QUE ROMPEN LA IMAGEN DE DIOS

Cómo pasar de la oscuridad a la luz y entrar en la vida nueva



Para los que tenemos fe en la vida eterna, en la misericordia y justicia divina, la celebración de la resurrección es lo más importante, aun por encima del nacimiento de Jesús. Se vuelve a abrir el Cielo que por nuestras faltas habíamos perdido. Pasamos de la oscuridad del pecado -de la muerte- a la luz de la Gracia, a ser merecedores de participar de su vida divina. ¡Qué grande es tu poder, Padre!

Cumplió su promesa; ahora todo toma sentido. La “Palabra” del Padre en su esplendor… Él lo dijo y nosotros lo creemos. La muerte nunca tendrá la última palabra…

¿Cómo vivimos la alegría esperanzadora de que somos hijos del mismo Padre? ¡Eso somos, hermanos de Cristo! Desde ahora nos desvestimos del cansancio, de la fatiga, del miedo y de la desconfianza y elegimos vivir en paz, alegres, felices porque nos arropan los dones de la ternura y el amor de nuestro Padre Bueno, dones que siempre nos cobijan y nos arropan el alma. Vivimos dentro de su corazón protegidos por Él, por lo tanto, no hay nada que temer.

Al darnos, al vivir en comunión, al entregarnos sin reservas a ejemplo de Él es cuando el amor de Dios se manifiesta en plenitud. En el servicio siempre encontraremos la fuente de la felicidad eterna porque nacimos del amor para el amor.

Sólo con nuestro trabajo de conversión continua podremos fortalecer nuestra fe en Dios para no dejarnos llevar por el “padre de la mentira”, por aquel que de manera sutil y apetecible busca separarnos generando una familia y sociedad dividida y enfrentada.

La conversión es un trabajo que no terminará hasta el día que estemos en la presencia de Dios. No es fácil el camino, sin embargo, basta con ver las llagas que los clavos en la Cruz de su madero le dejaron para darnos cuenta de que Él ya hizo el trabajo más difícil y pesado. Si estamos atentos podremos escuchar sus palabras que al corazón nos dice: “Mi Gracia te basta. Confía en mí y no temas”.

Cada día es una oportunidad para tener vida nueva, para dejar al hombre viejo y revestirnos del nuevo. Para salir de las tinieblas del pecado a la luz de la vida en Dios.

“Todos hemos sentido el dolor que nace de no sentir reconocida esa dignidad que todos llevamos dentro, dignidad que nos fue regalada por Dios al momento de crearnos y que nadie tiene el derecho de ensuciar. Dignidad que no se basa en poseer si no en ser hija de Dios, creada a su imagen y semejanza” (papa Francisco)

¿Cuántas veces por nuestra falta de caridad hemos dejado de reconocer esa dignidad en los demás, esa dignidad que por derecho divino les corresponde y que con mi actitud les hemos pisoteado? ¿Cuántas veces por nuestra falta de humildad y exceso de soberbia hemos alejado a los demás del amor de Dios haciéndoles sentir que no son dignos de él?

¿Cuántas veces hemos hecho sentir a los demás que su pecado es mayor que la Misericordia de Dios y les hacemos ver que nos merecedores de ella?

Es imperante que a partir de hoy tratemos a nuestros semejantes siguiendo el ejemplo de Jesús, quien en ningún momento dudó en darnos vida a través de su muerte. Que nadie se sienta inferior porque le menospreciamos o le hacemos sentir que su vida no nos importa. De cuántas cosas hemos de pedir perdón…

Ya pasó la Cuaresma. Ahora comienza el tiempo de Pascua, “Paso” para ajustar los sentidos, abrir los ojos del alma para reconocer y desenmascarar en “mí” esas 3 grandes tentaciones que rompen y corrompen la imagen de Dios. Tentaciones que intentan arruinar “la Verdad” a la que hemos sido llamados.


Tentación a la riqueza. Nosotros solo somos administradores de los bienes que Dios nos ha confiado y es nuestra responsabilidad hacer un uso inteligente de ellos. Estos bienes han sido creados para todos, es la Divina Providencia de Dios. Cuando estos son utilizados sólo para mí y los míos rompo el equilibrio. Por eso, muy ad-hoc la pregunta, ¿a qué sabe la riqueza que es fruto del abuso a los demás? ¿A qué sabe el pan lleno de dolor, amargura y resentimiento? En una familia que se deja llevar por esa tentación eso es el pan que se le da de comer a los propios hijos, pan cuyo ingrediente principal es sangre, injusticia y dolo; soberbia, hambre de poder y de poseer.


Tentación a la vanidad. Esa necedad de algunos de querer ser protagonistas siempre. Necesitamos tener muy presente que es la luz de Cristo quien debe brillar, sobresalir y no nuestro nombre. Que Él crezca y nosotros disminuyamos. Que se pronuncie más su nombre y menos es el nuestro. Estemos con los sentidos muy abiertos de no estar en búsqueda de esos 5 minutos de fama y que hablen bien de mi porque entonces todo lo que hago “por amor a Dios” deja de tener mérito sobrenatural. En la vanidad pisoteo a los demás, incluso a Dios, con tal de yo ser grande y ellos no.

Tentación del orgullo. Como si no nos hubiera creado el mismo Dios. No podemos ponernos en un plano de superioridad, arrogantes e insensibles como si nuestra dignidad fuera más grande que la de cualquier otro mortal. El gran pecado de la soberbia que a tantos corazones ha dejado sin vida.

Es muy normal que cuando queremos vivir una vida nueva estas tentaciones estén a la orden del día. Por eso, necesitamos revestirnos de fortaleza divina, únicamente de lo que viene de Dios, como su Palabra porque -como dijo el papa Francisco- con el demonio no se dialoga, sólo la fuerza de la palabra de Dios puede con él.

Podemos decir: ¿Y yo cuando diálogo con él? Cuando le doy entrada a otras enseñanzas o prácticas que por muy nobles que sean no vienen de Jesucristo, no son palabra de Dios ni inspiración del Espíritu Santo. Un ejemplo claro, las tan asiduas practicas del New Age.

La conversión es un trabajo diario. Lograr la santidad a la que fuimos llamados solo se logra de la mano de Dios, con fe acatando sus mandatos. Necesitamos volver a ser la Iglesia que Él mismo instituyó. Demostrémosle cuánto valoramos el don de su Resurrección haciendo lo que nos pide, dedicándole tiempo.

¿Cómo podemos decir que amamos a Dios si no le obedecemos? Con nuestra fe adelante nunca dudemos de que después de un sábado de Dolores siempre habrá un Domingo de Resurrección.

Por Luz Ivonne Ream, coach Ontológico/Matrimonio/Divorcio Certificado, especialista Certificado en Recuperación de Duelos, orientador matrimonial y familiar.


Fuente: Aleteia

No hay comentarios:

Publicar un comentario