.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

viernes, 24 de febrero de 2017

Estos cristianos qué raros son: les llamas hijos de p... y se enfadan

Diario digital Hispanidad

Estos cristianos qué raros son: les llamas hijos de puta y se enfadan
  • Jueces que persiguen a los cristianos: “Santificado sea tu coño”, una crítica muy democrática.
  • Cuando el odio a Cristo se desate, el objetivo principal de los odiadores será la profanación de la Eucaristía.
  • Y habrá que defenderla con la vida.
  • Porque la persecución a los cristianos en Occidente todavía no es sangrienta. Sólo todavía.
Mi padre era un castellano mesetario que trabajó en la cuenca minera asturiana durante los años sesenta y setenta. Contaba que aquellos mineros se extrañaban de la seriedad mesetaria:
-Estos castellanos qué raros son: les llamas hijos de puta y se enfadan.
En Barcelona, una ripiosa majadera perpetra un padrenuestro blasfemo (eso sí, muy feminista) -con frasecitas como “santificado sea tu coño” (el resto me lo callo, pero ahí le anda)-, ante una extasiada, por la belleza lírica y esas cosas, Ada Colau, y los jueces, por segunda vez, aseguran que se trata de una muy democrática crítica que los cristianos deben aceptar.
En primer lugar, el Padrenuestro no es ninguna creencia. Es una oración; es decir, acto de amor al Creador, Padre y Redentor. Y a la gente no le suele gustar que se burlen de sus amores.
Pero lo más importante es que los jueces legalicen y promuevan la injuria.
Lo dicho: qué raros son, les llamas hijos de puta y se enfadan. Aunque no lo duden, los mineros asturianos eran gente menos maligna que las poetisas blasfemas.
La persecución hace tiempo que comenzó. Sangrienta en Oriente, feroz en Occidente y, en breve, me temo que también sangrienta.
Verbigracia: jueces cristófobos están dispuestos a condenar por delitos de odio (510 del Código Penal) a cualquiera que se atreva, con todo respeto a los homosexuales, a discrepar, aunque sea mínimamente, de la homosexualidad, al tiempo que obligan a los cristianos a tragar blasfemia tras blasfemia porque “tienen que acostumbrarse” a las críticas sobre sus creencias: santificado sea tu coño.
Y, naturalmente, cuando el odio a Cristo se desate, el objetivo principal de los odiadores será la profanación de la Eucaristía… y habrá que defenderla con la vida. Estamos en ello, porque la persecución contra los cristianos no está a punto de comenzar: hace tiempo que ha comenzado
Eulogio López

No hay comentarios:

Publicar un comentario