.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 18 de febrero de 2017

MUY IMPORTANTE, LÉELO. MENSAJES A LA PROFETA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS. LEÁNLO Y NO PASEN DE LARGO, EN ELLO PUEDE ESTAR NUESTRA SALVACIÓN.

El Enemigo está siempre muy pendiente de vosotros porque, consiguiendo tumbaros, consigue hacer mucho daño. Por eso: velad y orad. Orad y sacrificaos. Ayunad y haced penitencia.



Si deseas ver la presentación de la profeta de los últimos tiempos así como los libros que recogen los mensajes del cielo, CLICKEA:


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

19-05-2015 
 
Virgen: Margarita, no tengas tanto miedo, hija mía: Ven.  Me dan miedo estos Mensajes de últimamente, tan raros. Estos Mensajes que tú llamas “raros” son Mensajes del Fin de los Tiempos. “Normalitos” y “tranquilitos”, no son, porque son unos tiempos convulsos en grado sumo, como nunca los ha habido en la Historia de la Iglesia ni en la de la humanidad. Muchas de las cosas, ¡cantidad! de las cosas, se os hallan ocultas, se hallan ocultas a vuestros ojos. ¡Muchas de las cosas! Que te harían exclamar aún más: “¡Oh, cuán raro es esto!”. Cosa que dices, que me dices muy a menudo, y más en esta última vertiente de los Escritos. ¡Oh, cuántos desearían tener estas Profecías que tú tienes! ¡Cuántos me los encuentro clamando al Cielo por ellas! Y sin embargo no se les ha concedido. Y me veo al Señor, diciendo: “No. Primero dádselas a Marga”.  ¡Ya ves…! Como si yo fuera importante. Sí… ya ves… ¡como si lo fueras!  (Me río con Ella y con su sentido del Humor Sereno) Y no todos estos hijos disgustan a Dios… son muchos hijos muy amados y muy fieles. Los acontecimientos se han retrasado. Los he ido intentando retrasar todo lo que hemos podido. Ya he agotado todos los plazos, y ya se vienen, se vienen sobre vosotros. Este plazo que Yo te he dado, es el plazo.  (Fin de año. “Antes de fin de año”) Creo que no voy a poder conseguir de Dios el retrasarlo todavía más. Se vienen ya los acontecimientos sobrenaturales de cataclismos universales, los de terremotos, hambres, pestes y guerras. La sangre de vuestros hermanos clama al Cielo desde el suelo,456 grita a Dios Padre esperando Justicia. ¡Ojalá pudiera retrasarlo todavía un tiempo más! ¿Quieres pedirme tú por eso?  ¡Sí, Mamá! A lo mejor a ti, Dios te haga caso.  ¿Eh? Eres un alma preferida-privilegiada. Necesito que cuantas más almas como tú, se pongan en rogatorias diarias al Padre para que decida frenar su Castigo contra la humanidad. Si no, la humanidad sería aniquilada. Necesito almas rezando. Os necesito. No puedo entender cómo encuentro en almas que se dicen fieles, ruegos al Padre para que envíe el Castigo sobre los hombres. ¡No sabéis lo que pedís! Vuestra ignorancia os hace desearlo y pedirlo. Y vuestro poco amor.
 
Hermano, tú eres uno de esos “hombres” para los que imploras el Castigo. Si viene, ¿dónde te vas a esconder? Sometido estás a los acontecimientos y a la naturaleza, al igual que tus contemporáneos, los hombres. Y lo mismo457 merecedor de ese Castigo más que ningún otro. ¿Lo pides para ti?, ¿para ti también?  (Menea la cabeza) ¡Thaaa!, ¡qué poco conocedores de la realidad sois! Y te alabamos, Cristo, etc…

456 Cfr. Gn 4,10; Ap 6,9s.
457 “Y puede que”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario