.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

jueves, 2 de febrero de 2017

EL ABORTO SERÁ LEGAL PARA LA RAZA HUMANA, PERO PARA DIOS SEGUIRÁ SIENDO MATAR A UNA PERSONA INDEFENSA E INOCENTE (5º MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS, QUE ESTÁ POR ENCIMA DE TODA LA LEY HUMANA).

El Arzobispo de Barcelona pide disculpas y matiza su postura sobre el aborto
«LA IGLESIA NO JUZGA NI MARGINA A LAS MUJERES QUE ABORTAN»

El Arzobispo de Barcelona pide disculpas y matiza su postura sobre el aborto

«La Iglesia no juzga ni margina a las mujeres que abortan». El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha matizado ayer su reciente condena de los abortos incluso en caso de violaciones y ha pedido perdón «si alguna persona se sintió herida por sus declaraciones».
(Agencias) Mons. Omella condenó el pasado 13 de enero el aborto «incluso si sale de una violación», ya que, dijo, debe prevalecer la «misericordia hacia el ser humano», que está «por encima del resto de seres».
En la rueda de prensa de presentación de un libro y preguntado sobre las declaraciones del obispo de Vic, Romà Casanovas, que equiparó el aborto al genocidio, el arzobispo lamentó el hecho que «consideramos peor matar el huevo de un águila real que a un ser humano».
Posteriormente, en una entrevista en la cadena SER, Mons. Omella también rechazó el aborto comparándolo con el terrorismo.
Ambas declaraciones motivaron una avalancha de críticas al arzobispo, entre ellas la del portavoz de Església Plural, Josep Torrens, que consideró «muy desafortunada e hiriente» la condena del aborto que hizo el arzobispo, al que pidió que «rectifique y pida perdón, especialmente a las mujeres».
Así lo ha hecho Mons. Omella en sendas cartas que ha enviado a Torrens y al articulista y escritor Josep María Espinás, que también le criticó en su columna semanal en El Periódico.
En las misivas, a las que ha tenido acceso Efe, Mons. Omella puntualiza sus declaraciones sobre el aborto y afirma que él siempre «defiende los derechos de las personas cuando son pisados por cualquier tipo de violencia: la que reciben los inmigrantes, la que impone cargas injustificadas a los demás y, especialmente, a las mujeres».
«La Iglesia no juzga ni margina a las mujeres que abortan. Todo aborto esconde un drama, es un fracaso humano y social. La Iglesia siempre está dispuesta a comprender, acompañar y ayudar a todas aquellas mujeres que por las circunstancias que sea puedan tomar la decisión de abortar», afirma Omella.
El arzobispo insiste en que «nunca» fue su intención «equiparar el aborto con el terrorismo» y pide «perdón si alguna persona se ha sentido herida» por sus declaraciones, además de recordar que «la Iglesia condena enérgicamente el terrorismo como cualquier otra forma de violencia».
«La Iglesia también respeta y valora las decisiones tomadas en conciencia, tal como defiende la última exhortación apostólica Amoris Laetitia, siempre y cuando no decidan, interfieran o lesionen derechos fundamentales de los demás», añade el arzobispo.
Mons. Omella opina que sobre los abortos «hay que tener la delicadeza y la voluntad firme de amar, proteger y salvar la vida humana», pero recuerda que «el Magisterio de la Iglesia es claro respecto al aborto: la defensa de la vida siempre y en cualquier situación. Quiere ayudar a todo el mundo a quererla, defenderla y protegerla. La Iglesia defiende la cultura del amor y de la vida en contra de la violencia y la muerte».

No hay comentarios:

Publicar un comentario