.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 21 de junio de 2017

Cisma en la Iglesia. No se puede comulgar en pecado mortal. ¿Queda claro?

Diario digital Hispanidad

Cisma en la Iglesia. No se puede comulgar en pecado mortal. ¿Queda claro?
  • Más que nada porque te tragas tu propia condenación.
  • Los cuatro cardenales han hecho bien en denunciar la confusión existente tras el Sínodo de la Familia.
  • Pero han faltado a la discreción necesaria.
  • Lo que vivimos es un cisma práctico.
Hay cuatro cardenales que mantienen ciertas dudas -o sea que tienen certeza absoluta de que algo falla- sobre la Amoris Laetitia del Papa Francisco, un buen texto pero que cerró en falso el puñetero Sínodo sobre la Familia (en la imagen), que ojalá nunca se hubiera celebrado.
El asunto teológico sigue siendo muy sencillo y se resume así: no se puede comulgar en pecado mortal.
¿Han hecho bien los cuatro cardenales? Bien al denunciar la confusión existente. Mal, al utilizar la vía pública (o susceptible de ser elevada a portada de prensa, me es igual), en lugar de dirigirse al Papa directamente, con discreción.
Y es que no estamos en peligro de cisma en la Iglesia sino que ya estamos en el cisma. Vivimos una especie de cisma práctico (como aquel materialismo practico que inventamos en el siglo XXI) y, en efecto, esta publicidad pone al Papa contra las cuerdas.
La figura de Francisco navega hoy en dos puntos: contra algunos conservadores (no hablo de los cuatro cardenales) y contra los herejes progre, algunos de los cuales bien insertos entre la Curia -la puñetera curia- vaticana quien de alguna manera tiene secuestrado al Papa Francisco. Y como buenos curas progres son muy soberbios.
Y cuidado, porque el cisma práctico podría convertirse en teórico, es decir, el cisma tácito, pelín oculto, podría convertirse en cisma explícito.
Pero lo importante es evitar el sacrilegio. Es decir, no se puede comulgar en pecado mortal, entre otras cosas porque te tragas tu propia condenación. ¿Queda claro?
Eulogio López

No hay comentarios:

Publicar un comentario