.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

lunes, 19 de junio de 2017

IMPORTANTÍSIMO. LEÉLO Y COMPARTE


31-12-2015

(Abrí un texto que tenía esta parte de la Palabra de Dios: Sabiduría 7,26-27: “La Sabiduría es reflejo de la luz eterna, espejo nítido de la actividad de Dios e imagen de su bondad. Siendo una sola, todo lo puede; sin cambiar en nada, renueva el universo y, entrando en las almas buenas de cada generación, va haciendo amigos de Dios y profetas”.
El Señor ha revelado su salvación, aleluya, aleluya. El Señor…)

Virgen del Pilar:

Sí…, suscita mucha envidia tu Don. Tú deja que otros crean que eres “falsa”, mientras se extienda esa idea por la diócesis, te dejarán actuar. No te digo que la fomentes, sino que la dejes. Es algo que tú no puedes evitar, y juntos haremos que a ti te venga bien. “De los males, Dios saca bienes”.885
Soy Ntra. Sra. del Pilar. Tu Patria… la que antaño era mía. Antaño era mía tu Patria. Antaño, tu Patria abarcaba más lugares, y allende los mares. Donde “no se ponía el sol”.886 Y Yo lo vivía no como conquistas de tiranos sobre vasallos, sino conquistas de Amor, de Amor de Dios. Donde Yo podía llegar más fácilmente a las (mis) almas, a través de vosotros. Así me fuisteis llevando y llegué a múltiples corazones, almas, hogares, reinos… Y al llegar Yo, pudo llegar la Luz a sus almas, porque pude llevar al Mesías, Aquel que albergo en mi Interior. Porque Yo, aunque ya lo he dado a Luz, lo albergo íntimamente unido a Mí en mi Corazón. Corazón de Madre, Corazón de Amor.
Cuando Yo llego a un alma, llega la Vida, llega Él.
Vosotros, como pueblo, habéis hecho que llegue La Vida a muchos lugares. Habéis llevado “la Revolución”, pero la del Amor; ésa sí, la que sí que se puede escribir con mayúscula: Revolución. Revolución del Amor.

¿Y cuál es la Revolución del Amor?, es la que a través de la cual, Cristo Reina en cada corazón y en todos los corazones. Es a través de la cual: “en el mundo la Paz”.887 ¡Pero no sólo una paz material y efímera!, sino una paz profunda, y de las almas. De las almas primero y que luego abarque a todo lo que las almas tocan, transformando así las estructuras y toda la sociedad.
¡Pero primero viene mi Reino en las almas! Eso es lo que he estado intentando haciendo todos estos años, ¡todos estos siglos! Que para Dios, ¿no decís que un siglo es como un día?888 Pues así. Para Mí tampoco existe el tiempo, porque Yo estoy en el Tiempo sin estar en él.
He pedido bajar al tiempo, para compartirlo con vosotros, con mi presencia. “Presencia Soberana”, me dice Jesús que diga, que te diga. (Ella le Sonríe)

Jesús:

Es vuestra Madre889. Y como tal os la entrego. Ya os la entregué, pero la sigo entregando en un estar soberano, no de sólo un momento, sino de eterno en eterno.

Virgen:

He pedido a Jesús,890 ¡Dios de Dios y Luz de Luz!,891 bajar a poder compartir en el tiempo con vosotros, en cada Aparición. En cada hablar a los corazones, como a ti. En cada escucha del alma a lo Alto. En cada suspiro de la tierra al Cielo. Porque sois mis hijos, sois mis hijos, Marga… (Llora)… y no puedo resistir cómo os perdéis y cómo camináis hacia el Abismo. Con comportamientos errados, con vidas de fe equívoca, con caminos alejados de Dios y muchas veces, lo que es peor: contra Él. ¿No comprendéis?, ¡¿no llegáis a comprender que así corréis hacia la condenación eterna?! Y Yo no puedo evitároslo. ¡Quisiera evitároslo tanto!
Mira tú, hija, un hijo tuyo, y piensa lo que sentirías si le vieras correr alegremente y decidido, con decisión constante a un fuego y que ese fuego fuera eterno, ¿qué no harías?, ¿qué no harías tú? Te pondrías delante, hija, me dices que te pondrías delante y te ves a ti misma, con los brazos abiertos y poniendo todo tu cuerpo en impedir que ese hijo tuyo cayese en las llamas. Pero ves que él, mira atrás y no se da cuenta ni de que estás; y sonriente, con sonrisa boba, despistado y con alegría mundana y ficticia, corre presuroso todavía hacia allí, pasa sobre ti, y atraviesa tu cuerpo, que no ha impedido en nada su camino. ¿Cómo te ves tú? ¿Cómo te ves? ¿No te ves impotente?
Pues en esa imagen, y si así fuera -que no lo es con ninguno de los tuyos, hija, tranquila, que no lo es, y para los que escuchan diré que no lo es con ninguno de los hijos de esta hija-, que has visto cómo ni el Amor de una Madre que empeña en todo su vida por la salvación de ese hijo hasta con su cuerpo, puede impedir la carrera certera y decidida de todos vosotros hacia vuestra ruina; así, así estoy Yo, me empeño Yo, y respondéis vosotros.
Y piensa que no sólo es uno. Son varios. Y piensa más a fondo, hija, que no sólo son varios, sino que son miles, ¡que son millones!, y piensa también qué no estarías dispuesta a hacer tú, hija, si fueras Yo, con los millones de almas que corren presurosas y alegres hacia su condenación, y condenación eterna de eterna para siempre, eterna, eterna. De eternidades. Sin fin. Eternidades sin fin.
¡¡Si eso se pudiera evitar!!
Que Yo veo que en muchos, ¡se puede evitar! Y Yo veo que muchos, sobre todo, ¡es que no saben! No saben, hija, amor, amor de mi Corazón…

(Dios mío: no puedo con este Mensaje. No paro de llorar, ya ni clínex, sino papel de cocina que uso, pues absorbe más, y me levanto a beber agua, que ni puedo tragar por la angustia. Vuelvo)
Ya voy, aquí estoy.  
Te decía, querida, querida de mi alma: ¡y gracias por prestarte y haber respondido a este Mensaje! Te decía que en muchos se puede evitar. Y para eso estoy. Y estoy todavía. Y sigo. Y sigo. Y te suscito a ti, como suscito a otros. Y llamo. Y llamo. Y bajo. Y sigo bajando. Sigo bajando a vosotros.
Oh! A veces he puesto hasta mi cuerpo en presente para lograr evitar una caída o una condenación, hasta un desvío. En el Pilar, vine en cuerpo presente. Hace siglos… hace siglos sí, hija, siglos, pero que para Mí, como para Dios, son un día, son como un ayer que pasó y hoy es hoy, pero eso acaba de suceder ayer o antes de ayer. Sí. Porque Yo estoy en Dios y Dios está en Mí.
Y si vine con mi cuerpo, y me puse encima de un Pilar, de una columna, fue porque y para deciros que la vida no pasa, no pasa la vida y deviene la muerte y en la muerte desaparecéis y ya está, no se sabe más de vosotros. La vida es vida para siempre. Vivir para siempre. “Vivir para vivir siempre”, es el título de un libro que le gusta a tu querido y mío (mi Director espiritual) (Sonríe)Pues así.
Vine para deciros que la vida es para siempre y para siempre tenéis que cultivarla.
Las culturas que existían en vuestra Patria, que entonces no lo era,892 sino que existían en vuestro suelo, divididas, enfervorizadas en guerras los unos contra los otros, eran culturas de culto a la muerte como muerte. Y no creían en la vida. ¡Y mucho menos la Vida con mayúscula: Jesucristo! Entonces no os lo habían dado a conocer todavía.
Mi amado hijo San Pablo y mi amado hijo Santiago procuraban dárosla a conocer.893
Por entonces se encontraba Santiago desanimado hasta el fin, pues se le os hacíais duros, duros, “muy duros de pelar” (Ríe suave), como decís vosotros. ¡Ah!, ¡amados tercos hijos! Y Yo vine a decirle que ¡ánimo!, ¡que lo lograría!, y de esta España que era naciente, lograría él, junto Conmigo y por la fe, una gran potencia pero de atracción a la fe de Cristo, a la fe en Cristo Jesús.
Ésa es la razón por la que Santiago me consagró España. Y ésa es la razón por la que España prosperó no sólo en la fe, sino en lo material: para llevar más almas a Cristo. Porque seguís los deseos de una Madre, ¡que Soy Yo vuestra Madre!, y mis deseos, ¡de ansias!, ¡son deseos santos de ansias santas de llevar más almas a Dios! ¡Ah!, ¿qué habéis hecho de ellos?
Por eso es por lo que prosperasteis. ¿Qué creéis?
Ésa fue la primera Consagración a la Virgen de una nación. Entonces incipiente. Como cuna. Como cuna donde el Niño nace.
Como hoy, hija, que el Niño Nace, y nace en Mí, y Yo te lo doy a ti. ¡No tengas miedo! en tus frágiles brazos que Yo, con mi Amor, los constituyo como columnas de alabastro y tienen la fuerza que les da Dios y pueden sostener al Niño sin que se caiga, ¡¡pueden!! Pueden, porque Yo lo quiero. Pueden, Marga porque eres “mi última esperanza”.
(Hala, a llorar otra vez)
(Ayer justamente, no lo apunté, pero al terminar el dictado, Jesús bendecirme, fui al salón y los chicos estaban viendo “La guerra de las galaxias”, la parte justa en que la princesa Leya decía en el mensaje del holograma: “Ayúdame, Obi-Wan, eres mi última esperanza.” Y eso hace mucho que me lo dijeron de Arriba. Años. Esa comparación. Y vuelve a salir aquí hoy, día en el que terminan los Mensajes. Cuando salió esa peli, todos me dijeron que me parecía a la princesa Leya, por aquél entonces. Creo que yo tenía 12 años cuando se estrenó en España)

Princesa Leya, tan pequeñita, princesa Leya porta unos planos… Tiene similitud contigo.
Aunque el sentido de todo, sea tan contrario a ti… pero en el inicio, puede que sí.
El caso, Marga, es que “eres nuestra última esperanza”. Y esperanza en ti, tuya para España. España y todo lo que abarca el mundo hispano antiguo, que aún perdura en muchos sitios, aunque se esfuerzan por hundir.
Yo, la Madre, ahí sigo, ahí sigo con vosotros.
Desde aquel día que vine a visitaros y me posicioné en la columna, ahí sigo. Y no os he abandonado.
¿Me habéis abandonado vosotros a Mí?

Jesús:
¿La habéis abandonado a Ella?

Virgen:
Responde, hija, a la pregunta.
Y responderás durante todo el día.
Se acaba este cuaderno. Empezarás otro. Ése otro, en él estará lo Último del Tercero, mas no lo último Conmigo. El Señor ha determinado894 que Yo te siga acompañando, por lo excelso de tu misión y lo duro del Camino.
Por eso, hoy es el día de finalización del Tercero, pero no de finalización de los Mensajes, y Alabado sea895 Jesucristo, Verdadero Dios y Verdadero Hombre en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
(Aquí ha acabado este cuaderno. Me continúa en otro que empiezo)
Y por eso te decía, hija, que: ¡Venga a nosotros Su Reino!
Y su Reino, que venga en su Plenitud.
Si por mezquindades, si por perezas o por negaciones, por falta de cumplir la Voluntad de Dios sobre uno en cada momento, deja de venir su Reino en Plenitud, le serán pedidas las cuentas a todos los que contribuyan a ello.
¡Oh! ¡No saben a lo que se exponen, quienes no quieren cumplir Sus órdenes! Y máxime si han recibido tanto…
Es bueno dar todo, conforme todo lo que has recibido.
(Veía a las niñas de Garabandal, cogidas del brazo en sus andanzas por el pueblo. Cómo ése gesto, yo lo he visto normal entre mujeres de antes en España. Las veía con sus faldas. Su sonrisa)
Como antaño, las mujeres en tu Patria… Y no tan “antaño”, pues tú lo has vivido también en tus carnes, aunque comenzaba a “pasar de moda”. Esa pureza, y esa sonrisa, esa sencillez en el trato y esa alegría, ese “no afectación”, esa hermandad, ese espíritu de hermandad como “lo bueno”, no la rivalidad. La rivalidad como “lo malo”. Las “mujeres malas” eran fácilmente detectables. Y no digamos nada las de mala vida.
Ahora, estáis confusas entre todas. El trigo se ha disfrazado de cizaña, y la cizaña hace como que es trigo.
Nunca la cizaña se volverá siendo trigo, y el trigo sí se devendrá en cizaña, si continúa mucho así, por lo que ya no será necesario separar para salvar al trigo, sino que se cortará todo de cuajo entero. Sin piedad.
Sin piedad, hija, porque hacéis que se pierdan los pequeñuelos, y es de los pequeñuelos de los que tengo que tener piedad. Y antes de que se pierdan todos, tengo que meter la hoz.896
Querida: o cambiáis las formas de vestir, o cambiáis los modos, o no habrá Nuevo Pentecostés.

Así como en tu Patria daba gusto con las mujeres, así quiero que vuelva. Quiero que vuelva eso. Y que volváis todas a ser mujeres. Ser mujeres de buena vida, no de mala. Mujeres buenas. ¡Qué gusto! ¡Qué descanso para el marido! ¡Qué oasis para los niños! ¡Que semillero de santos y qué vida más hermosa a su lado! No como malas. Como malas, no.
Y ahora ya, siendo buenas, y buenas en todo: ¡Corred presto, presurosas a buscar el bien de todos! El bien de la sociedad. Que si por el mal de una mujer entró la muerte en el mundo,897 ¡vuelva la Vida y la vida a él por otra!898 Y que esa otra, personificada en Mí: “María la Nueva Eva”, traiga la vida a todas ellas, a todas las mujeres. De buena vida… de mala vida… ¡todas! Todas en Mí se volverán BU-E-NAS. Por si a alguien le quedaba la duda de que “buena” no era la palabra adecuada. “Buena” es la palabra adecuada, hijos, porque buena ¡no es nada peyorativo! ¡Ni infantil! ¡Ah!, ¡pobres hijos que hasta de las palabras habéis prostituido el significado!
-Te arden los labios para el Reino. Porque por tu boca, se proclamará Su Alabanza y a Él venimos porque de Él somos, y Él vendrá. Vendrá a reinar-
Ah: las buenas. Y los buenos… ¿Qué hacer con los buenos, si no vienen? Los buenos ahí están. Están parados. ¿Y los hombres?, ¿dónde están? Están quejándose en los centros de las plazas, están pegados al televisor. Están aficionados al trabajo hasta la extenuación o están divirtiéndose en el futbol o cualquier circo actual899. ¿Viendo qué? ¿Haciendo qué? ¡Perdiendo el Tiempo! Ése que se les echa encima para el Juicio, ¡y no se han convertido!
Es más fácil echarle la culpa a “la parienta”900, como burdamente dicen. ¿Que ya no lo dicen? Sí lo dicen, hija, sí lo dicen… o emplean otra palabra peor. Que viene a significar lo mismo en despectivo.
El caso es echarle la culpa a Eva de tu propio desvío, y así quedarte “tan pancho” y pasivo, esperando que Dios le dé el merecido a ella, y que a ti te perdone enseguida.

¡Ah…! ¿No unió Dios los destinos de uno y de otro, hombre y mujer?901 ¿Qué hacéis separándolos? Qué fácilmente los separáis a la hora de pedir cuentas ¡y no digamos nada a la hora de purgar por vuestro pecado…!
Cómo confundís y sois confundidos. Cómo las cosas están cabeza abajo.
Pero Yo las tornaré nuevas, porque Yo he venido a que todas las cosas tengan su cabeza en Cristo, en Cristo Jesús.902
Para volver todas las cosas a Cristo, empezando por la mujer, siguiendo por el hombre, y a continuación por la familia por él fundada. Sin hombre no hay familia, y que no vengan “los nuevos” diciendo que la familia la forma “la mujer con los hijos”, porque eso no es una familia, sino algo que se le quiere parecer.
Entiendo, hijas, ¡os entiendo! Entiendo que habéis sido abandonadas, pero no llaméis “familia” a lo que no lo es.
La familia es el hombre y la mujer con los hijos. El hombre de quien vino la semilla que albergasteis en vuestro seno, y los hijos, los frutos de ese árbol plantado en vosotros, en ambos. Los frutos de esa unión. Unión entre ambos.
Y querer cerrar los ojos a la realidad y llamarla lo que no es, no cambia nada lo que es. Entiendo, sí… así está de moda, sí: “la mujer como pyme”.903 ¡La mujer no es una empresa! La mujer es un foco de donde parte la vida. Y la vida en plenitud se da cuando esa mujer vive de fe, en la fe, y reparte fe. ¿Fe en quién? ¡Pues en Dios! ¡Fe en Dios! Queridos, ¿de qué estamos hablando? Ah… a veces os veo tan confusos.
¡Fe en Dios, queridos! ¿Fe en “los astros”?, ¿fe en tu futuro?, ¿fe en tu sino?, ¿fe en un artilugio, cualquier cosa que sea? ¡Fe en lo absurdo! ¡Fe en lo absurdo!
¡Tened fe en Dios!, ¡ay!, ¡fe en Dios!
¡¿Dónde está la fe?! ¡¿Dónde está la fe?!
(Importantes para Mí y para todos),904 gentes de mi España, si ya ni siquiera puedo decir que en vosotros encontré la fe… Decidme, ¿de quién? ¡¿Dónde?!
¿Y para eso tanto esmero, tantos años?
Ah… ingratos hombres… hombres y mujeres… hombres y mujeres…
¡Amada! ¡Mamá! ¡Mamá!
Sí, hija.
Mamá: aquí estoy, si te sirvo.
Aquí estás. ¡Claro que me sirves!
Margarita: eres mi última esperanza. Eres como un reducto de lo que queda en España de lo que fuisteis. ¿Puedes ver cuán has sido mimada en exceso? Cuánto, y cómo en exceso. Cómo te he mimado, amada hija, cómo te he mimado.
(Me siento como un corderito pequeño y blanco, acariciado en sus manos. Me deja en el suelo)
Trinca. Corderito, trinca, y hazlo por Su Reino.
Querida, allá donde no te puedan apenas ver, porque pases desapercibido por lo pequeño. Ve. Y métete entre los parajes de mis bosques. Pasa por encima de alimañas, que no te tocarán ni morderán tus piernas, porque tú vas Conmigo. ¿No Soy Yo tu Pastora? Tu Fiel y Buena Pastora. ¿No te llevo Yo a los pastos predilectos del Rey? Esos a los que Él ha querido conducirte y que (te lleve Yo), que la que te lleve sea Yo.
Vete y mira, en tu boca lleva esas ramas. Son las ramas de perejil.
¿De perejil?
Son ramas amargas de una especia que se pone en las comidas, para que sepan bien, que sepan mejor.
Y “no me falta un perejil”.905
Eso es. Lo tienes todo, hasta ese detalle.
En las patas, lleva fuertes (pies algo para las pezuñas, patas, que dejan grabado por donde pisas). Para que por donde pises dejes pisadas que otros puedan seguir. Con decisión.
Y lleva mi mensaje al mundo.
En un principio tan poco… tan sigiloso… tan sin hacer ruido… Más tarde tan grande, que en esas patas te pondremos los zancos, que te hagan ser vista de todos y a todos ayudar. Como quien levanta en la Patena la Hostia del Cordero (el Sacrificio del Cordero)Y a quien todo ese mundo miraría. Como hecha uno con el Cordero que Dios proveyó para el sacrificio.906 Y ahí quedarás. Y ahí estarás. Para los siglos.
Qué locura es ésta. Madre, ¡menuda locura de Mensaje!
Sí. ¿No es cierto? Así es. Es Locura. Es inaudito-Es lo nunca visto. Que el siervo del Cordero, pase a ser Cordero. Cordero mismo. Por el Honor de su Nombre. Por medio de Cristo. En efusión del Espíritu Santo, y presentado al Padre. ¡Ah… presentado al Padre!
Dime, cordero, corderito, ¿qué opinas? ¿Qué opinas tú?
¡¡Que Sí!!!!!
Pues ya no quiero oír más, y esto me basta.
(¡Qué Sonrisa! ¡Cómo ha sonreído la Virgen en sonrisa abierta en su cuadro de Fátima de mi cuarto!, al mirarla. ¡Qué Maja!)
¿Estaré soñando?
¡Pues bendito sueño! Eso me parece a Mí, ¿estaré soñando, hija? Será real. ¿Serás real tú?
(¡Yo no sé si reírme o llorar!)
¿Será real esto? ¿Que tú digas Sí y que hoy terminemos esto? Que estés ahí y que hayas permanecido… ¡Bendito sea! ¡Bendito sea Dios!
Querida: a partir de ahora y hoy, empezarás a notar la Gracia que ya no medio fluye o fluye a veces de ti y en tu derredor, sino que fluirá de ti y de tu casa a raudales y siempre.
(Emocionada, dice esto)
¿Sí?
Sí. Donde no te importarán ya problemas…. ¿qué problemas? ¡Problemas a ti!
¡Tú eres la “solucionadora de problemas”! Ah, querida… ¡tan contenta estoy!
¡Pobre Virgen María! ¡Qué necesidad de esto tenía! Y yo aquí… Madre y Virgen, dime qué hacer y cómo.
Yo te lo iré diciendo día a día.
No es hoy que tienes que saber todo todo y todo de tu vida. Tú sigue andando día a día. Te iba a decir “como hasta ahora”, pero como hasta ahora no quiero que andes, ¡sino quiero que andes mucho más!, ¡mucho más! ¡Mucho más alto! ¡Mucho más arriba! ¡Y arriba y arriba y arriba! Ah, querida, voy a explotar de gozo contigo. Y ahora tengo que contenerme un poco para decirte: Cordera asociada al Cordero, hecha uno con el Cordero, llévale al mundo mi (la) Liberación.
Como en los inicios Dios les rescató de Egipto y de la tiranía del faraón, es ahora que les rescata otra vez, y es a través de contigo.
Y es por medio de estos Libros y este Carisma. Hoy, en el día que termina tu Libro, la Virgen de Fátima te dice: Consagrad. Con-sacralizar el mundo al Inmaculado Corazón de María. 
Volvedlo a hacer. Volvedlo a consagrar.
Consagrad Rusia. Consagrad las Naciones. Consagrad España. Consagrad Portugal. Consagrad la Francia y Consagrad Europa. Consagrad las casas y los hogares, consagrad las fábricas.
Vivid todos una Consagración verdadera, en espíritu y en verdad.
Que esa Consagración no sea mera palabra muerta que, escrita sin haberlo hecho una vida propia (misma) sea palabrería al fin.
Que los corazones sean activos en esa Consagración. Que trabajen.
Una Consagración no es un mero acto pasivo. Una Consagración es un ser en acto toda tu vida y ser un artífice de tu consagración en la conversión propia y de toda tu casa si es de la familia, de toda tu fábrica si es de la fábrica, y de toda tu Nación si es de la Nación.
Que no os quiero a nadie pasivos. ¡Pasivos y quejándoos de lo mal que anda todo! ¡¡Esos no son de la Virgen!! ¡Esos no son de los Míos!
¡Ah!, ¡los míos es ese Ejército Activo que no escatima esfuerzos y luchas, y penalidades!, ¡y sabe también disfrutarles907! Que no sólo es penar, sino también disfrutar. ¿Quién dijo que el Reino de Dios es para los tristes?
No es que Yo no deje pasar a los tristes al Reino de Dios, pero los que lo procuran por mi Medio, son de los más alegres, y los más alegres.
En mi Reino cabrán todos. Pero los artífices de él, serán los que naden en la Alegría. Y alegría con “A” mayúscula.
Piensas: ¿Cómo va a terminar hoy; no falta mucho? No, no falta nada, hija, porque te diré: Ése Reino que esperáis, y que ha de venir por “los más Alegres” y de los que entre ellos estás tú, está a punto de comenzar.
La Creación entera exulta de júbilo y hoy, 31 de diciembre, canta el Te Deum como aquel padre de familia que tú conoces, lo hacía todos los años con sus hijos. Dando Gracias a Dios.
Y cuando venga: se acabaron el llanto, y el rechinar de dientes. Sí… se puede decir esto también de la tierra, pues vivís en un infierno.
Cuando venga Su Reino, Reino de Gozo y Plenitud, tú serás sentada entre querubines, y dirán: “Una de las artífices del mismo”. No la única, no la única hija, no la única. Pero sí una de las luminarias, ¡y déjame que la encienda!
(¡Zas! Me prende fuego y soy como una antorcha de esas de las películas, pero que no me quemo doliéndome el fuego. Ardo. Doy luz. Y sonríe. ¡Llevo hasta una túnica blanca! Parezco romana… no sé)

Y lo de menos serás tú, sino lo que Dios ha conseguido (consiguió) por tu medio.
Acabará el llanto. Se abrirán los Cielos. Y la tierra vivirá en comunicación directa con el Cielo. Donde no se distinguirá tanto entre Cielo y tierra, sino que serán cada vez más uno.
Y en esa comunicación, la Eucaristía bajará del Cielo para unirse con la Eucaristía en la tierra. Y ya no será tanto Jesús allí, y Jesús aquí, sino Jesús en todos los lados. ¡Y en el mundo la Paz! Y en el mundo el Amor. El Amor entre hermanos. No la división. La unidad de criterios en todo. Pero unidad en la fe y por la fe. Donde la fe impregne cada lugar y cada realidad material.
Donde la pareja hombre y mujer sean uno, y uno sean y continúen para continuar eternamente en el Cielo en unidad. Y en unidad no sólo de la pareja humana, sino de todo el género humano unido entre sí.

¿Sabéis lo que es la Unión de todos los hombres? Hacia eso tendemos. Pero esa Unión será Unión en la Eucaristía.908
Hasta que no tenga lugar la entronización de la Eucaristía como Reina de todo lo creado, como Rey de Reyes en el Trono del Altar del mundo, no vendrá, no podrá venir Su Reino.
(Es como si la Eucaristía cayera del Cielo y se pone en un Altar en medio del mundo. Y está hecho como en Altar y luego el pedestal, donde el Cáliz y la Forma se entronizan a modo de Custodia en un Altar para una Hora Santa de Adoración. Eso, pero a nivel mundial. Eso, pero incluso grandemente, eufóricamente.
Es como si todo el Coro de los Ángeles, Santos y todos los fieles de la Iglesia en la tierra, de la Verdadera Iglesia y todos los miembros de la Iglesia purgante a una, se pusieran a Alabar a la Madre y al Cordero. Y Ella cogiera la Eucaristía que es el Cordero, y nos la presentara, y Dios entronizara a su Hijo en medio del mundo. Por su Sacrificio Eucarístico.
Es una Eucaristía, que a partir de ahora busca la Resurrección. Es un Reino tendente a la Resurrección.
Tengo que decir aquí que no es correcto que será a la vez la Resurrección de todos los cuerpos y el Reino de Cristo en la tierra. Lo siento por otras visiones y cosas muy majas, pero me dicen que esto no esa sí. Que lo explique. Voy)
Mamá, explícalo Tú. O Tú, Jesús.

Jesús:
Voy Yo.
Queridos: esperad mi Resurrección, la Resurrección de la carne, la resurrección de los muertos, y la vida de un mundo futuro,909 pero en el Cielo, Conmigo.
Pero lo que ahora tiene lugar, no es eso. Lo que ahora tiene lugar es recapitular todas las cosas en Cristo,910 pero todas las cosas temporales. Las cosas materiales sí, y espirituales, pero en el tiempo, en este tiempo. Bajo vuestras coordenadas, de espacio y tiempo, que son las más conocidas, pero bajo vuestras cuatro coordenadas temporales.911
Yo vendré. Yo volveré a venir para que todas las cosas se me sometan.
Y las gentes no es que serán ángeles… Serán gentes.
Los ángeles, son otra cosa y están para otra cosa. Vosotros estáis para ser gentes. Y gentes corporales y espirituales.
¿Cómo en el Inicio?912
No. Mejor, si se puede decir.
Porque en el Inicio no tenían a Cristo. Y ahora vosotros a lo que estáis llamados y haréis, es a haceros uno con Cristo.913

¿Los cuerpos volarán, atravesarán paredes? Eso se ha dicho. Que serán como cuerpos resucitados. No. Dejadme todo eso para la Resurrección futura, que no tendréis como Casa la tierra.
Dejadme que Yo, en la tierra, logre la realidad tal y como la quería en la tierra. Y en el Cielo, sea la realidad tal y como la (quiero) y querré en el Cielo.
El alma recobrará el estado de Justicia original. Y habrá muchos dones preternaturales, mas no todos. Por ejemplo: habrá muerte. Los hombres morirán para luego poder resucitar. Para que Yo les pueda resucitar en un futuro.
¿Sigue habiendo Purgatorio?
Sí. Pero los pobladores irán saliendo más y más y más a medida de que se acerque el Día, se acerca el Día de la Resurrección.
Vuestras oraciones, rezos, ofrecimientos sacarán las almas de allí más rápido de lo que lo estáis haciendo ahora mismo. Para que cuando por fin sea, todo se una y juntos paséis al Cielo en la Resurrección, purgatorio, tierra y cielo todos en una, y en el abismo, resucitados para el infierno también.
(Di el Gloria)
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu.
En el Reinado Eucarístico, el Reinado para el que lucháis, queridos, Sólo Yo seré la Fuente, Sólo Yo la Alegría. Sólo Yo la Luz. Y Sólo Yo la Vida para todos.
Todos me reconocerán como Rey. No será cosa de unos pocos.
Toda la humanidad reconocerá a Cristo, el Cordero, como Rey. Y será entronizado914 en un Altar. En el Altar de Dios. Y sólo a Él daréis culto. Y sólo a Él se le alabará.
Y toda la Creación entera gritará de júbilo.
Y todas las cosas serán restauradas.915 Todas las relaciones. Toda la sociedad. Y la Sociedad en pleno, será una. Una con el Cordero.
Y la Iglesia, y la fe, será Una.
Y los pueblos serán Uno.
Y en Maligno encadenado al Infierno.
Y en el mundo un periodo de Paz. ¿Los mil años? ¿Por qué mil años? Habéis encorsetado a Dios y le debéis decir vosotros y os debe pedir permiso para ver cuántos años debe reinar en la tierra. Reinará el tiempo que considere mi Padre Dios.
¿Milenarismo? Me río de milenarismo. Estáis condenando milenarismo sin saber qué es exactamente cuando digo (qué quiero decir exactamente al decir) Reinado de Dios en la tierra.
Son las Bodas terrestres del Cordero con su Humanidad. Son lo que siempre habéis deseado y para lo que lucharon y esforzáronse los santos de todos los siglos y de todas las épocas.
Es la Apoteosis final.

Es lo que Yo quiero hacer con mi Iglesia y lo que Yo quiero hacer con mi tierra. Lo que he querido siempre. Y para donde he caminado y continúa caminando todavía mi Redención.
Y cuando la Redención esté acabada,916 será considerado entonces. Ese es el momento en el que culmina mi Redención. Para lo que Yo917 vine y para lo que Yo nací. ¡Cuando las Evas seáis María, y los Adanes Cristo!
Qué Alegre dice esto. ¡Qué Alegría!
¡Y los hijos otros Cristos y otras María!
¡Oh! ¡Yupi! ¡Viva! ¡Bien!
Y todo esto se realice en mi (la) Eucaristía.
Venid-a ser-cada vez y cada vez más-Eucarísticos.
Venid a transformaros en la Eucaristía, ¡la Eucaristía! ¡Donde la Vida no se apaga! ¡La Eucaristía, donde la vida reverdece y continúa! Continúa para vivir y para vivir siempre.
Por eso, amados, ahora, si vivís eucarísticos, vivís las primicias de la Redención. Vivís lo que podréis ser en el Reino Nuevo. El Reino de Cristo en la tierra, para poder llegar a Él en el Cielo.
Llegaremos al Cénit del Reino de Cristo en la tierra, con el Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús.
¡Corred! ¡Daros prisa! ¡Recapituladme todas las cosas en Mí! Empezando por vosotros mismos. Sed y avanzad siempre en ser hostias vivas, hostias vivas y Santas ofrecidas al Padre en la Patena del Corazón Inmaculado de María.
Jesús mío, termina el Libro y no me has hablado mucho de cómo será ese Reinado en la tierra…
Te he dicho lo suficiente. Esto es apto ya para los curiosos.
Para los que luchan contra Dios, no les es necesario saber más.
Y para los fieles que me lo preparan: ¿No crees que tenéis trabajo?
¡Arrea!, ¡pues claro!, ¡ya te digo!
Amada, Yo te bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y Sello esta Revelación918 para ti en esta Hora y para toda la Iglesia. Y te unjo la cabeza con perfume y hago que rebose tu copa.919 Porque es la copa de toda esta generación. Que lleno con mi Sangre para que bebáis y tengáis Vida, y que la tengáis en abundancia.920
En el Nombre del Padre, del Hijo y del Santo Espíritu Creador, Vivificador y Santificador. Amén. Amén.
************************
NOTAS:

885 Cfr. Rm 8,28.
886 Felipe II de España, valiéndose de las herencias paterna (Carlos V) y materna (Isabel de Portugal), pero también de su inteligente administración, logró tantas posesiones alrededor del mundo que siempre en alguna de ellas era día, es decir alumbraba el sol. Por eso se lo llamaba el Imperio donde nunca se pone el sol.
887 Frase del Himno del Congreso Eucarístico de Barcelona, de 1952: “De rodillas, Señor, ante el Sagrario”.
888 Cfr. Sal 90,4; 2 P 3,8.
889 Es Precioso cómo dice esta frase. Porque no es sólo nuestra, sino Suya, y Él al dárnosla, sabe que hace una Maravilla genial para nosotros también. Como lo fue y es para Él. Cfr. Jn 19, 25-27.
890 Levanta a Él sus manos. La palabra “Jesús” la dice en un Ansia de Amor y la remarca. Que la Virgen diga: “Jesús”… ¡ah!… no es lo mismo que lo diga cualquiera. Obtiene grandes Gracias del Cielo para la Creación.
891 Frase del credo nicenoconstantinopolitano, del año 381.
892 Habla de la Hispania del siglo I.
893 La Virgen sugiere aquí que Santiago y San Pablo estuvieron en España. Es conocido el viaje de Santiago, su oración en Zaragoza, junto al Ebro, cuando se le aparece la Virgen sobre un Pilar, “los Siete Varones Apostólicos” que consiguió, etc. En cuanto a San Pablo, estando en Corinto, expone su proyecto de venir a España: Rm 15, 23-28. Varios autores cristianos primitivos relatan ese viaje: San Clemente (discípulo de Pablo), San Cirilo de Jerusalén, San Epifanio, San Juan Crisóstomo, etc. San Jerónimo concreta que Pablo habría desembarcado en España por Tarragona, donde aún se venera el lugar en el que habría predicado. El Canon de Muratori, de mediados del siglo II, afirma que san Lucas refiere en los Hechos de los Apóstoles «lo que ha sucedido en su presencia, como lo declara el hecho de que pase por alto el martirio de Pedro y el viaje de Pablo desde Roma a España». Algunos afirman que, además de Tarragona, estuvo en la Provincia Bética, actual Andalucía.
894 Inclina en alabanza su cabeza hacia abajo.
895 Ella también se lo ha pedido. Es de mutuo acuerdo.
896 Cfr. Mt 13,24-30.
897 Cfr. Gn 3,6.15; Rm 5,12.
898 Cfr. Gn 3,15; Rm 5,17s.
899 Juegos de romanos.
900 Pensé: “¿La parienta?”, “eso ya casi no se dice”.
901 Cfr. Gn 2,24.
902 Cfr. Ef 1,10.
903 La pequeña y mediana empresa, conocida también por el acrónimo PyME, lexicalizado como pyme.
904 Es una sola palabra, con la que nos nombra a los españoles.
905 Esta expresión significa que no falta un detalle.
906 Cfr. Gn 22,8.
907 Penalidades-disfrutales. Creo que se ha inventado esta palabra.
908 Cfr. Jn 17,11.21-23.
909 Como dice el Credo.
910 Cfr. Ef 1,10.
911Al decir cuatro, imagino que se refiere a las cuatro coordenadas espacio- temporales en que ahora se basan los científicos, siguiendo la teoría de la Relatividad, de Albert Einstein.
912 Se puede referir al Inicio de la Creación, descrito en el Génesis 1,1: “Al principio creó Dios el cielo y la tierra…”. Cuando crea al hombre y no hay pecado original, y el hombre vive conforme explica el Catecismo de la Iglesia Católica en los números 374-384.
913 Cfr. Rm 8,29.
914 Será entronizado junto con la Virgen.
915 Cfr. Hch 3,19ss; Mt 19,28.
916 Cfr. Col 1,24.
917 Yahveh se hizo Hombre.
918 Cfr. Dn 12,4.9; Ap 10,4; 22,10.
919 Cfr. Sal 23,5.
920 Cfr. Jn 10,10
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario