.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

lunes, 30 de enero de 2017

PARABOLAS DE JESUS DE NAZARETH


LOS VIÑADORES ASESINOS

“-Escuchad otra parábola. Erase un padre de familia que plantó una viña y la cercó de vallado; y cuando hizo en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó después a ciertos ladrones, y se ausento después a un país lejano. Venida ya la sazón de los frutos, envió sus criados a los renteros para que percibiesen el fruto de ella. Mas los renteros acometiendo a los criados, apalearon a uno, mataron al otro, y al otro le apedrearon. Por segunda vez envió nuevos criados en mayor número que los primeros, y los trataron de la misma manera. Por último les envió a su hijo, diciendo para consigo: A mi hijo, por lo menos, le respetarán. Pero los renteros, al ver al hijo, dijeron entre sí: Éste es el heredero; venid, matémosle, y nos alzaremos con su herencia. Y agarrándole le echaron fuera de la viña, y le mataron. Ahora bien, volviendo el dueño de la vida, ¿Qué hará a aquellos labradores? Hará, dijeron ellos, que esta gente tan mala perezca miserablemente, y arrendará su viña a otros labradores que le paguen los frutos a sus tiempos.”
San Mateo 21/ 33-41

No hay comentarios:

Publicar un comentario