.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 10 de junio de 2017

Cristofobia. Esto es el islam, ¿religión de paz?

Diario digital Hispanidad

  • El Estado Islámico difunde un vídeo donde se ve cómo extremistas del grupo Maute destrozaron tallas de Jesús y de la Virgen María en Marawi (Filipinas).
  • También rompieron misales, copones, hostias, imágenes del Papa Francisco y de Benedicto XVI.
  • Pero no se conformaron y prendieron fuego a la catedral de María Auxiliadora y al obispado.
  • Claro que eso no fue lo único: secuestraron a 15 fieles y al vicario general, el padre Teresito Soganub.
  • La activista Ayaan Hirsi Ali lo tiene claro: “El islam no es una religión de paz… la llamada a la violencia y su justificación son explícitas en sus textos sagrados”.
Nuevo episodio de cristofobia, esta vez en Filipinas, donde casi el 80% de la población se identifica como católica y ahora está atrapada entre dos sangrientas guerras (la del Ejército contra el narcotráfico y contra el Estado Islámico que codicia esta nueva presa).
Los hechos ocurridos hace unas semanas demuestran lo que es el islam y llevan a preguntarnos si ¿es una religión de paz como muchos señalan? Parece que no, a juzgar por el vídeo difundido por los terroristas islamistas, a través de la agencia de noticias Amaq, afín al EI, hace unos días.
En concreto, se ve a extremistas armados del grupo islamista Maute, afín al Estado Islámico, destrozando diversas tallas de Jesús, de la Virgen María y de varios santos en Marawi, capital de la provincia filipina de Lanao Sur, en la isla de Mindanao. No tienen el más mínimo reparo en tirarlas al suelo, pisotearlas, golpearlas o romperlas a martillazos. Esto tiene poco de pacífico, por no decir nada en absoluto.
Los extremistas del grupo Maute también rompieron misales, biblias, copones, hostias, imágenes del Papa Francisco y de Benedicto XVI, cuadros del Vía Crucis… Pero no se conformaron y prendieron fuego a la catedral de María Auxiliadora y al obispado.
Claro que eso no fue lo único: secuestraron a 15 fieles cristianos y al vicario general, padre Teresito Soganub. Además, se atrevieron a amenazar con degollar al sacerdote, si el Ejército no retiraba su cerco a los extremistas islamistas. Sin duda, poca paz hay en todos estos lamentables hechos ocurridos en Marawi. Finalmente, el pasado miércoles, el Ejército filipino retomó el control de dicha ciudad.
La activista Ayaan Hirsi Ali tiene claro que “el islam no es una religión de paz”, como recoge Religión en Libertad. Nació en Somalia y fue musulmana, pero huyó de su país cuando su padre le concertó un matrimonio con un hombre que no conocía y llegó como refugiada a Holanda, donde llegó a ser diputada; ahora trabaja en la Universidad de Harvard (EEUU) y habla sin tapujos: “la llamada a la violencia y la justificación de la misma son explícitas en los textos sagrados del islam”.
Ayaan Hirsi Ali considera que es “erróneo insistir, como habitualmente hacen los líderes occidentales, que los actos violentos cometidos en nombre del islam pueden de alguna manera, estar separados de la religión”. Además, “he visto el islam desde dentro y desde fuera, creo que la reforma del islam es necesaria y posible. Y sólo los musulmanes pueden hacerla realidad”, añade.
Cristina Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario