.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 17 de junio de 2017

VA APARECIENDO LA FALSA IGLESIA. EN EL EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR VIENE MUY BIEN EXPLICADO.


Los obispos de Sicilia promueven la absolución y la comunión de adúlteros basándose en Amoris Laetitia
CITAN TAMBIÉN EVANGELII GAUDIUM

Los obispos de Sicilia promueven la absolución y la comunión de adúlteros basándose en Amoris Laetitia

Los obispos de Sicilia han publicado el documento «El camino de la iglesia siciliana desde Amoris Laetitia». En el mismo admiten la absolución y comunión de los divorciados vueltos a casar que sigan viviendo en adulterio.

(PalermoToday/InfoCatólica) «El camino de la iglesia en la Amoris Laetitia»: así, con un documento de 14 páginas los obispos sicilianos brindan sus «Orientaciones pastorales. Acompañar, discernir, integrar la fragilidad según capítulo VIII de la exhortación apostólica postsinodal del Papa Francisco».
Los obispos de las 18 diócesis sicilianas abren de hecho la comunión a los divorciados en nueva unión, como resultado de un «profundo camino de acogida, atención y discernimiento personal y pastoral». El texto aborda un tema particularmente complejo y quiere «ayudar a los sacerdotes y agentes pastorales al cuidado de hermanos y hermanas que quieren recorrer el camino de gracia y de verdad».
La primera novedad de laetitia Amoris, «es la mirada de situaciones concretas»: «evitar juicios que no tienen en cuenta la complejidad de las diferentes situaciones, y se necesita estar atento a lo que las personas viven y sufren por su condición. Nadie puede ser condenado para siempre, porque no es la lógica del Evangelio.»
Una segunda innovación es el resultado de otro principio enunciado en Evangelii Gaudium: «no podemos esperar normas únicas para cada situación, sino que se necesita un discernimiento en el tiempo entre diversas situaciones, que no cierren a priori o por decreto la posibilidad de la comunión eclesial a nadie, teniendo en cuenta diferentes niveles de complementariedad: entre discernimiento personal y pastoral. Y no es trivial lo que el Papa Francisco dice: la Eucaristía, aunque es la plenitud de la vida sacramental no es un premio para los perfectos sino un recurso abundante y un alimento para los débiles»
Los sacramentos, advierten los obispos, están estrechamente conectados con la vida: por lo tanto, como hoy la vida matrimonial no está exenta de los cambios de época, los sacramentos no son tampoco ajenos a éstos y sobre todo el matrimonio. El cuidado pastoral debe, por lo tanto, seguir nuevos caminos, atentos a las nuevas situaciones en las que hombres y mujeres bautizados en los vínculos que contraen. Hace tiempo estamos viendo las heridas dolorosas que estos cambios a veces originan, y en los que se destaca una mayor fragilidad. Ante la infinita variedad de situaciones, «se exige un discernimiento responsable, confiado, sobre todo, a sacerdotes y laicos involucrados en apoyar el camino de personas que viven en situaciones de fragilidad».
Las formulaciones abren con precaución una posibilidad de acceso a los sacramentos, que se sitúan en el lugar de diálogo de discernimiento: no se trata de una norma canónica, sino del resultado final de un viaje, el resultado de la madurez y el discernimiento personal y pastoral. El intento de integración sitúa el enfoque en la práctica del discernimiento, que se produce en múltiples niveles, personales y pastoral. El discernimiento no es un acto instantáneo (no se resuelve en la solicitud de acceso a los sacramentos, incluso en ocasiones especiales). El acompañamiento y el discernimiento se debe llevar a cabo hasta el final, por el camino de la misericordia.
Tarea principalmente de los sacerdotes es acompañar a las personas interesadas en la vía del discernimiento, según la enseñanza de la iglesia y las directrices del obispo. En este contexto de acompañamiento y discernimiento, el Papa subraya que «ya no es posible decir que todos aquellos que se encuentran en cualquier situación así llamadas 'irregulares' viven en un estado de pecado mortal, carente de gracia santificante»: en determinadas circunstancias, por lo tanto, sobre los divorciados y vueltos a casar «según el criterio del confesor y teniendo en cuenta el bien del penitente, es posible absolverlo y admitirlo a la Eucaristía, aunque el confesor sabe que es para la iglesia un desorden objetivo. Sin embargo, debe quedar claro que si «alguien considera un pecado objetivo como si fuera parte del ideal cristiano, o quiere imponer algo distinto a lo que la Iglesia enseña, necesita escuchar de nuevo la proclamación del Evangelio y ser llamado a la conversión». «El discernimiento debe estar orientado a promover la mayor integración de los bautizados que están divorciados en nueva unión, de varias maneras posibles en las comunidades cristianas, evitando las ocasiones de escándalo. La lógica de la integración es la clave para su acompañamiento pastoral. Su participación puede expresarse en diferentes servicios de la iglesia: por lo tanto, es necesario discernir qué formas de exclusión producidas actualmente en la liturgia, la pastoral, o el ámbito educativo e institucional pueden ser superadas. Esta integración es también necesaria para el cuidado y la educación cristiana de sus hijos, que debe ser considerado como lo más importante».


No hay comentarios:

Publicar un comentario