.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

lunes, 27 de marzo de 2017

Testimonio provida de Marta Páramo

Testimonio provida de Marta Páramo
DURANTE EL XXI CONGRESO NACIONAL PROVIDA


Madre a 16 años, la joven ha relatado su testimonio en el XXI Congreso Nacional Provida, que se celebra estos días en Navarra.
(Navarra/InfoCatólica) Han pasado cinco años desde que Marta Páramo, de 21 años, dio a luz a su pequeña Lucía. De aquel día en el que pudo tener en brazos a su pequeña, cuenta, sólo puede decir que fue «el más feliz de su vida».
Este fin de semana, y con motivo del XXI Congreso Nacional Provida que se celebra en Pamplona de la mano de la asociación Andevi, la joven relata su experiencia ante decenas de oyentes para explicarles su historia, una vida valiente y con fuerza.

Importancia del apoyo de sus familiares

Cuenta cómo cuando se enteró de su embarazo tenía 16 años. De aquel momento, recuerda que tenía «mucho miedo e incluso pensaba que nadie entendía por lo que estaba pasando». Aún así, la joven explica que el apoyo que recibió siempre fue imprescindible para salir adelante. «Estuvieron conmigo mi familia, mi novio, mis amigos, la gente del colegio y la gente de la Iglesia», cuenta Páramo.
En las palabras que recoge su testimonio, la joven advierte cómo quedarse embarazada en una situación inesperada genera en la mujer un mar de dudas. «Veo a otras chicas y todas estamos muertas de miedo. Todas necesitamos personas que nos digan que están ahí para lo que necesitemos», relata.

El aborto NO ES una opción

Marta reconoce que, ante esta situación, algunas personas recomendarán el aborto. «Me he encontrado con muchas chicas que no pueden apoyarse de nadie, en una situación de miedo, y que entran a abortar completamente solas», explica la joven.
Para ella, la idea de proponer el aborto «ante ese drama, no es la mejor opción». «¿De verdad piensan que el aborto es un derecho? Te están sometiendo a tus miedosEn lugar de decir, ten a tu hijo que es un tesoro», sigue.
Marta cuenta que el día que nació su hija Lucía, al sentir el cuerpo de su hija junto al suyo, entendió la mutua necesidad que tenían la una por la otra. Y es que al mirar atrás, Marta no se arrepiente de ser madre. «Aunque la situación de mi maternidad y del nacimiento de mi hija no es lo que la gente considera perfecta, la vida no vale por ser perfecta o imperfecta, sino por ser vida», resume su testimonio.

Asesinar al propio hijo no tiene vuelta atrás

Explica también que al ser madre su mundo se enriquece, pero el aborto no tiene vuelta atrás:
«Te dicen que el futuro se arruina al ser madre, pero tu mundo se enriquece. Es verdad que puedes llegar a la puerta de un abortorio desesperada, pero cualquier situación puede cambiar. Lo que no puede cambiar es que te deshagas de tu hijo» concluye Marta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario