.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 8 de marzo de 2017

MUY IMPORTANTE, LÉELO. MENSAJES A LA PROFETA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS. LEÁNLO Y NO PASEN DE LARGO, EN ELLO PUEDE ESTAR NUESTRA SALVACIÓN.

El Enemigo está siempre muy pendiente de vosotros porque, consiguiendo tumbaros, consigue hacer mucho daño. Por eso: velad y orad. Orad y sacrificaos. Ayunad y haced penitencia.



Si deseas ver la presentación de la profeta de los últimos tiempos así como los libros que recogen los mensajes del cielo, CLICKEA:


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

26-07-2015  

 (La lectura de hoy era la de la multiplicación de los panes y los peces. Y la homilía del sacerdote, sobre el Mensaje de ayer de Jesús. Sobre que Jesús se nos da Todo y sobre que nos “sacia”. Sobre la unión a la que nos llama y Él nos da primero) 

¡Alabado sea Jesucristo, Jesús! ¡Bendito seas! 

Jesús: Bendita tú seas, Marga, también. Bendita mujer, seas, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu. Que los ánimos se relajen contigo, hija. Como lo estás viendo ahora. Porque, que le quede claro al Demonio que la presa es Mía. Fuera de eso, intentará claramente derribarte en múltiples ocasiones a lo largo de tu vida hasta que te mueras. Es tu sino y el de los cristianos que se precian del Nombre de Cristo. Los que no se precian de mi Nombre, a esos no los persigue el Demonio, porque ya los tiene de una u otra forma, directa o indirectamente.  Así que, tú no te dejes manejar ni apabullar por una u otra cosa: amabilidad de los que te rodean, contigo, o displacencia. Es indiferente. Permanece indiferente a ello, porque es indiferente. Mirad cómo, hasta la Iglesia ha abandonado sus puestos, y considera que hay que celebrar el día de Santiago bebiendo y fumando, como los mundanos, fuera de sus atrios. ¡Y ésa es la celebración eclesial! Y ésa es la Gloria que me rinden y el honor que me tributan, a través del Apóstol Santiago508, mi sucesor en proclamaros la fe. ¡Ah…! ¿Hasta cuándo esta generación? Me produce ascos y nauseas. No por el poco amor que les tenga, pues les Amo Infinito, y por ellos he dado la Vida, sino por el poco amor que me tienen, so capa de amor. ¿Nuevos tiempos?... A ellos les voy a dar “nuevos tiempos” cuando por fin me vean cara a cara. Hablaremos de los nuevos tiempos, y de dónde estaba su comodidad y cobardía, y dónde su amor a Mí y a sus hermanos. ¡Ah!, que si para amar a un hermano tienes que renegar de Mí, querido (amado, hermano), eso no es amor, ni a él, ni a Mí. Ni mucho menos a Mí. 

(Qué dolor te produce escuchar estas quejas amorosas de Jesús. Veo que desahoga conmigo. Por dentro me sale decirle: “pero hablemos de otra cosa, Jesús”. Pero no quiero llegar a decírselo, si es que Él necesita desahogarse conmigo) 

No es desahogo. Es compasión lo que Yo siento por ellos, y lo que te pido que sientas tú Conmigo. No es un juicio. No te lo digo para que los juzgues y Conmigo impartas sentencia. Te lo digo para que ores, que les incluyas, amorosamente en tus oraciones, y para ver si así les puedo salvar. ¿Entiendes?

(Es que al acabar la Misa, nos quedamos solas una señora que ha leído el Libro, y yo haciendo Acción de Gracias. Volaron todos en 2 minutos. Parece que se va a Misa de 9h un domingo para tener más libre el día para no dedicárselo a Dios, y dedicarlo a otras cosas. La gente está deseosa de encontrarse entre ellos, pero no deseosa de encontrar a Dios ni de encontrarse con Jesús) 

Amada hija: ¿comprendes, por fin, mi Amor por ti? ¿Que no te basta todo lo que te doy y recibes? ¿No te basta el saber y palpar que estoy pendiente de mi ínfima criatura hasta en los detalles más minúsculos? Estoy pendiente de ti, hija… Y Soy Dios…  

(Quiere anegarme en esta Contemplación de la frase que me ha dicho) 

Quiero entenderlo cómo lo quieres exactamente, y aceptarlo. Amada, “con exactitud”, como tú pides, no lo tendrás ni lo sabrás nunca. Tampoco sabrás ni sabes toda la repercusión de tus actos. No serían actos-acciones de fe y de amor, de confianza absoluta en el Amado, ni de entrega verdadera a Mí y a los hermanos. Y Yo quiero que tengas de todo eso. ¿Me has dicho: “Jesús, ¡qué pesado!?”  

Sí. Perdóname

Al contrario: te lo agradezco. Te agradezco tu sinceridad. Es que Soy como ese Amante que no para hasta conseguir de verdad para Sí a su amada. Y no se contenta con las medianías: de ahora sí, y ahora no, o ahora a medias. Toda, hija, toda. ¡Vaaale! (Se ríe) Me hace gracia, porque no lo dices con entusiasmo porque no sabes a lo que te llamo. Crees que es a una pérdida.  Perdóname. Eso no te puede hacer gracia. Sí lo hace, porque veo en ello tu pequeñez, y me gustan los pequeños. ¡Eso me enamora aún más de ti! Si se puede decir… Porque Yo de ti y de cada criatura, estoy Enamorado “hasta las trancas”, como soléis decir vosotros. Y de las más pequeñas estoy Enamorado más, si más fuera un término que se pueda aplicar al Infinito.  ¿Y entonces, por qué dices “más”? Pues digo más, porque los pequeños, y mucho más los más pequeños, sois los que os atrevéis a adentraros más y más en mi Misterio Insondable Infinito. Los que no tenéis miedo al Amor, porque al no ser nada, veis que no tenéis nada que perder. Los “nada”, los pequeños. Esos son los que Ama más mi Corazón.  ¡¡Ah!! ¡Ahora lo entiendo! Y aun así, crees que lo entiendes, pequeña, y no lo entiendes nada… tan sólo has visto una puerta ínfima y diminuta de lo que sería mi Amor, mi Misterio Amoroso en la Cruz y Resucitado, Eucarístico, por vosotros.  ¡Ah! ¿Te gusta? ¿Te asombra?  ¡Sí! ¡Mucho! 

Ven, querida, ven tú y trae a todos tus hermanos que puedas por este Camino de este Misterio de Amor Insondable Eucarístico. Pero diles que antes han de hacerse pequeños como tú.  No, mejor no les digo que “como yo”. ¿Y por qué no, querida, si es lo que quiere Dios? ¿Ya estás otra vez intentando enmendarle la plana a Dios?  ¡No! No, no no… ¡perdón! Ayyyy…. (Sonríe como ese Maestro Bueno que venga a explicar las cosas a su alumno, y el otro venga a ser torpe, sin quererlo. Sonríe con Cariño. Y no le molesta la torpedad reconocida) Querida, otros te reclaman y, efectivamente, has de irte. Hiciste bien en olvidarte el reloj. Me he ahorrado tus múltiples miradas a la hora.  ¿No te gusta eso? No, no me gusta. Cuando hablas Conmigo, quiero que te olvides del reloj. Yo ya te aviso cuando debas irte.  Vale. Gracias. ¡Perdón!  ¿Esto es extensible a todos? No. Sólo a los que sean tan pequeños, como tú.  ¡Uf! ¡Te advierto que como sigas mostrándome así tu Amor, me voy a desmayar! (Es que al decir esto, le estaba mirando y salió tal Amor de su Sagrario, que me invadió, que casi asustaba su Potencia Amante de Amante) Pues no me das miedo.  (Nos reímos los dos. Es que ahí, cuando me dijo: “sólo a los que sean tan pequeños como tú”, entendí cómo es su Deleite hablar conmigo. Y no te cabe en el corazón eso. Tienes un corazón humano, donde no cabe entero el Amor de Dios) Dime509, querida, que eso no es correcto. En tu corazón, en el corazón de cada persona, cabe entero el Amor de Dios.  ¿Síiiii? Sí. Y vente otro día, y te hablaré de ello.  ¡Oh, Gracias, Jesús, Amor mío! Gracias, Marga-amante. ¿Quieres ser mi amante?  Jesús, no te pases… ¿Quieres ser mi amante?  Bueno, sí. Pues seámoslo los dos. Yo Amante, tú amante. Amantes tú y Yo. Yo el AmadoAmante, y tú la amada, mi amante.  ¡Hále! Pues hale. A serlo. A hacerlo. Yo te bendigo, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

508 Son las fiestas patronales del pueblo.
509 Di aquí, para todos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario