.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Blasfemia en Canarias. El amanecer del triunfo cristiano llegará cuando arrecie la persecución contra los cristianos: ahora

Diario digital Hispanidad

Blasfemia en Canarias. El amanecer del triunfo cristiano llegará cuando arrecie la persecución contra los cristianos: ahora
  • El ofendido por la blasfemia no es el cristiano, es Cristo. Al menos, por ese orden.
  • De ahí que tenga el sentido una Eucaristía de desagravio.
  • De todas formas, el miserable de Mariano Rajoy permite que la tele pública retrasmita, promocione y publicite este adefesio blasfemo.
  • Y esto no ha hecho más que empezar. Y hay que hacerle frente.
  • De entrada, no consumas coche Citroën, ni Trident ni multiópticas, patrocinadores de la gala.
Sale una -o uno- ‘drag queen’ crucificado (no en serio, se lo aseguro, la crucifixión era una cosa muy dolorosa) y le dan un premio en el Carnaval de Las Palmas, en una actividad muy cultural patrocinada un día antes, con gran entusiasmo, por la RTVE que controla Mariano Rajoy. Una blasfemia que supone, tristemente, un episodio más de la persecución contra los cristianos que arrecia en España.
Luego está la horterada de la transgresión. Por supuesto que es transgredir (violar un precepto, ley o estatuto). Por trasgredir la ley es por lo que meten a la gente en la cárcel. Salvo que se transgreda y se blasfeme e insulte a Cristo y a la Santísima Virgen. Entonces no: entonces los jueces dicen que es una cuestión de libertad de expresión. Como ocurrió con la gran poetisa catalana Dolors Miquel, puro lirismo.
Ha hecho bien el obispo de Las Palmas, monseñor Cases, en convocar una misa de desagravio por la blasfemia. Ahora no estaría de más que alguien del Partido Popular, ese partido valiente donde los haya, repruebe al miserable autor, a los miserables que le aplaudieron y premiaron y a los miserables que organizaron este adefesio… para terminar con el miserable de Mariano Rajoy a quien nadie llama la atención -¡ni tan siquiera Ciudadanos!- por el hecho de que la televisión pública retrasmita, publicite y promocione un espectáculo tan imbécil como el de la ‘drag queen’ del Carnaval de Canarias.
El obispo de Las Palmas, monseñor Francisco Cases, se ha quejado y ha organizado una Eucaristía de Desagravio. Hace bien. El ofendido, antes que los cristianos, es Cristo.
Y señores: esto no ha hecho más que empezar. Y hay que hacerle frente. De entrada, no consumas coche Citroën, ni Trident ni multiópticas, patrocinadores de la gala. Y si no, que se desliguen del adefesio.
En cualquier caso, la blasfemia duele, pero escuchar la chorrada de que no quería ofender, también duele. No hay que añadir la hipocresía a la infamia.
Es como cuando Rita Maestre aseguraba ante el juez que enseñar las tetas en una iglesia no era ninguna ofensa. Es lo que ella hace cada día, por ejemplo, en los actos solemnes del Ayuntamiento de Madrid.
Es la era de la blasfemia. Suma y sigue. Y hay que hacerle frente. No se puede uno quedar cruzado de brazos.
Hilaire Belloc explicaba todo esto de la siguiente guisa en su obra Sobrevivientes y recién llegados: “si me preguntan qué signo podemos buscar para demostrar que la resurrección del cristianismo y de la Iglesia, probablemente definitiva, está al alcance de la mano, respondería utilizando una palabra que el mundo moderno ha olvidado: ‘persecución’. Cuándo ésta esté nuevamente en acción, será el amanecer”.
O sea, ahora mismo.
Eulogio López

No hay comentarios:

Publicar un comentario