.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

sábado, 26 de noviembre de 2016

MENSAJES EL REINADO EUCARISTICO TOMO 3.


16-08-2014 
 
Jesús: Tenéis miedo. ¡No tengáis miedo! Quiero que no tengáis miedo y os lancéis a las aventuras más apasionantes. Sin tapujos, sin prevenciones, sin pensar en inconvenientes. Confiados en Mí y en mi Misericordia, que todos los inconvenientes los resolveré Yo. Si veo que os lanzáis, os abriré caminos. Yo os quiero fuertes. Que ninguno que no se haya avituallado de mi Fortaleza se crea con el ánimo de venir. Primero basaos en Mí. Os quiero muy fuertes en la oración y el sacrificio, mortificados, para que el espíritu del Mal no pueda hacer mella en vosotros. No es simplemente comulgarme lo que os hace pulcros. Comulgarme, sin Caridad hacia el hermano, puede acarrearos más condenación. Es una vida pulcra lo que tenéis que lograr antes de acercaros a la Eucaristía, y Yo os transformaré en Ella. Me haré, con vosotros, comida y bebida para el pueblo. ¿Qué es aquello de mi pueblo sin amor al hermano? ¿Qué es esto de veros banquetear Conmigo en la Fiesta, sin invitar al Resto? La Fiesta no es sólo para vosotros. Quien come y bebe mi Cuerpo y mi Sangre, sin discernimiento, come y bebe su propia condenación.253 De nada me sirven vuestros holocaustos ni sacrificios, hechos sin piedad hacia el hermano,254 hechos para que os mire la gente, hechos porque vosotros conservéis así vuestra apariencia, no hechos por Mí ni por vuestro hermano. Venís aquí, nauseabundamente, a pedirme que os conserve en vuestros bienes y sin repartir nada a los pobres. Vuestros bienes y vuestro acudir a mi Casa se caen sobre vosotros, ocasionándoos más ruina.

Me seguís porque os proporciono beneficio, pero eso no es seguir a Cristo, sino a vosotros mismos. Hermanos, vedme que os tiendo la mano, alargadme la vuestra y salid de vuestro pozo ciego del orgullo. Estáis a tiempo, queridos, venid ahora que os llamo. Pensad, haced balance, recapitulad: ¿Por qué me seguís? ¿Qué hacéis con la Cruz en vuestra vida? ¿Por qué la habéis rechazado? Rechazar la Cruz es rechazarme a Mí. Decidme sinceramente que si no os acarreara beneficio el seguirme estaríais igualmente Conmigo. O incluso que me querríais más. Todavía en España se conservan reductos sociales de “buen ver” en mi seguimiento, pero esto pronto va a verse cabeza abajo. A ver si entonces seguís permaneciéndome fieles u os habréis ido con el poder dominante. Hija, Yo voy a dar la vuelta a todo esto porque no soporto vuestras reuniones255 en mi Presencia, por conveniencia, y sin Amor, ni a Mí, ni al hermano. Veo cómo, día a día, despreciáis al hermano pobre que pasa a vuestro lado y, sin embargo, venís a ponerme una vela a mi Templo. Venís por conveniencia, pero esta conveniencia va a desaparecer. Entonces veré si realmente me amas. Queridos, estáis embotados. Salid de vuestro abotargamiento. Los malos avanzan, la Guerra contra la Eucaristía ha comenzado. Tratad de ganar cuantas más almas podáis para la Causa, antes del Día. 
 
253 Cfr. I Co 11,29.  
254 Cfr. Is 1,11ss.; Os 6,6.
255 Cfr. Am 5,1; Is 1,14

17-08-2014  

 (Estaba en la Capilla de la Patrona del pueblo, y había una abuela que enseñaba a rezar a una niñita, hispanoamericanas. Una oración preciosa, cariñosa, sencilla. La niña alargaba la mano, y tocaba el manto de la Virgen. Le decía a la Virgen que me encantaban) 

Virgen: A Mí me sucede como a ti. Son de mi Corazón, predilectos, los sencillos, y por éstos merece la pena todo.  No sé qué hacer ya, hija mía, no sé qué hacer para llamar a todos. No responden a ningún Llamamiento, han cerrado los oídos y, por más que les hago señas, tampoco interpretan el lenguaje de los signos… No hay manera de comunicarse con este pueblo256. También les doy Profetas, y los rechazan. Por eso, querida, quiere siempre sufrir todo lo que el Señor quiera enviarte para lograr salvar a esta generación, que se condena porque camina derecha a la gehena, sin enderezar sus caminos. Quiérelo sufrir todo, hija, merece la pena por los sencillos, y por los duros de corazón. A ver si así logramos reblandecérselo.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada