.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

"Yo deseaba tener un hijo"

Un minuto con Maria ummspanish@mariedenazareth.org



Yo vivo en el Congo, soy musulmana de origen. Después del nacimiento de mi hijo, no conseguía quedar encinta. Después de un aborto involuntario en 2005, mientras estaba de vacaciones en Paris, sin reflexionar, decidí ir a Lourdes con mi hijo de 9 años. Yo no conocía del todo esa ciudad.

Como musulmana, no sabía cómo rezar el rosario en la Gruta; pero yo creía en la Virgen María. Me senté y la contemplé. Yo me decía: “Señor, Tú eres quien ha permitido que yo haga este largo viaje y ahora que estoy aquí, que se haga tu voluntad y nada más que tu voluntad.” Me quedé en la Gruta casi toda la mañana, fui a las piscinas y a las fuentes, antes de tomar el tren de regreso.

Ya en el Congo no me sentía bien, consulté mi médico y él me anunció que estaba encinta. Yo no conseguía creer lo que estaba escuchando.

Le di gracias al Señor por la intercesión de la Santa Virgen María y aprendí a rezar el rosario. Mi hija nació el 21 de abril de 2006. El verano siguiente yo la llevé a Lourdes para dar gracias. Hoy, soy bautizada y comulgo. Gracias Mamá María!

Awa

Publicado en Lourdes el Diario de las Gracias #3 Mai 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario