.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

viernes, 25 de noviembre de 2016

MENSAJES EL TRIUNFO DE LA INMACULADA TOMO 2.


01-10-09 

(Santa Teresita del Niño Jesús) 
 
Jesús: ¡Oh, Marga... Marga, Marga. Marga, Marga! ¡Oh, hija! Te amo y te deseo como ardiente enamorado puro busca y desea a su amada, estar con ella y comunicarle sus Palabras de Amor. Eres criatura muy amada, elevada a la condición de hija del Rey por mi muerte –la muerte del Cristo–, mi Muerte y Resurrección. Te haces así digna de recibir las confidencias del Altísimo y digna de ser habitada por la Trinidad. A ti Yo me he dignado en ponerte en medio de todos para gritar: “¡Convertíos! y creed en el Evangelio”174 Vienen y se acercan días en los que habéis de ver las grandezas175 de Dios. Milagros. Milagros eucarísticos. Donde el Corazón de Jesús sana los corazones a través de sus Palabras, escritas en el libro.176 Jesús mío: ¡estás muy contento! ¡Sí! Sí, amor mío. (Siento que Jesús me abraza) Pero... no puede ser físico el abrazo... ¿Por qué no? ¡Ven a las sendas que te quiere mostrar mi Amor! Déjate fundir en este abrazo, este abrazo de Amor. (Era muy bonito, porque desde el Sagrario era como si Jesús me envolviera en una especie de manto que salía de ahí, me cogía y me metía en él. Voy y vuelvo del Sagrario a aquí y de aquí al Sagrario, dejándome envolver por ese abrazo de amor. 

Es alguien vivo que te comunica su Amor por medio del Espíritu Santo que te envuelve. Sientes que eres importante para Él, te ama y se alegra de que estés rezando con Él ante el Sagrario y uniéndote a Él) Jesús mío: Tú también abrazas desde el Sagrario. Sí. Diles a todos que se acerquen, para recibir de Mí mi Abrazo de Amor. (Soy absolutamente indigna de recibir este Amor, y ver su Estupendo Amor me apabulla) Dime por qué estás tan contento, Jesús mío. Se acercan, se acercan días en los que habéis de ver mis Prodigios de Amor. A menudo estáis retraídos y con miedo ante esto. ¡¿Quién dijo miedo?! ¡Quién como Dios! Sed similares a Miguel, a San Miguel Arcángel.177 ¡Benditos mis hijos que lucharán con él en esta hora!178

Sí... muchos entenderán mal, y lo hacen, estas mis Palabras proféticas. Para algunos, ya os lo he dicho, les servirán de condenación. Son los que, habiéndome recibido, no quisieron aceptarme y se convirtieron así en apóstatas de la religión, apóstatas de los Mensajes proféticos que, dándoselos a ellos, buscaban su salvación.  Rechazo del Espíritu Santo. Pecado que no puede ser perdonado.179 Pecado atroz, porque no busca su arrepentimiento porque se niega a arrepentirse.  Es como si Dios te hace un regalo y se lo arrojas a la cara. Luego te llenas de miedo y piensas que Dios no te puede perdonar tamaño pecado, no buscas su perdón y te desesperas. Como Judas.  Sí, hija. Pero tú y Yo, tú y Yo salvaremos de la quema a algunos de estos.  Por medio de Santa Teresita del Niño Jesús, reparto hoy Gracias para el mundo. Día muy especial. Pedidme cosas.  Soy como ese Papá Bueno que busca complacer en el bien a los suyos. En lo que les vendrá bien.  Vete, hija. Es la hora. Ya sigues luego. Te espera la lucha.  Manifiéstate alegre, muy, muy alegre. No podrá soportarlo, y se irá.

174 Cfr. Mc 1,15.  
175 Los prodigios. 
176 Se refiere al libro “La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús”.  
177 La palabra hebrea “Miguel” significa “Quién como Dios”.  
178 Cfr. Dn 12,1.
179 Cfr. Mt 12,31; Mc 3,29; Lc 12,10.
   
 07-10-09 
 
Jesús: Marga, me estabas preguntando que por qué te sometía a esta tortura.  Mira, hija, ¿sabes?, a los demás no pido tanto porque no les he dado tanto. Eres tú la que más sufre, pero por algo. Eres tú la que tiene la misión de ofrecerte por los sacerdotes. Digamos que con tu sangre riegas su campo.  ¡Oh, Jesús! ¡Qué Hermoso ! ¿Ves cómo te llenas de gozo con tu esencia: la vida entregada por los sacerdotes?
  
 08-10-09 
 
Jesús: Mirad, se vienen días de lucha, de lucha muy cruenta. La batalla está siendo ya sangrienta, y llegará a su cenit.  Muchos de vosotros, los fieles, sucumbirán. Sí, hija, qué dolor para vosotros y para Mí verles.  Lo harán quienes no obedezcan.  El primer reto es el de desbancar al Demonio de en medio de vosotros.  Esto supone para vosotros un reto y una lucha, y que cada uno medite en su interior a qué me refiero con esto para él. Hay unos demonios que actúan en medio de vosotros.

Hay demonios personales: miedos, angustias, rebeldías, desobediencias, pecados enraizados... Hay demonios instalados entre vuestros familiares, los que os hacen la guerra. En mayor o menor medida. Y ésta es la mayor cruz personal que podéis tener a nivel afectivo. Hay demonios atacando desde fuera de una u otra forma. Estáis en Guerra. Ésta es la Guerra. Tenéis que impedir que el Enemigo se vuelva poderoso y se enraíce en todos estos frentes contra vosotros. Ése es el mayor reto que tenéis y el primero. ¿Cómo se puede desbancar? ¿Cómo lucharéis contra ello? Mirad: en vosotros primero. En vosotros primero. Que nadie procure dar la batalla fuera, si antes no la ha dado dentro. Saldría al campo desprovisto de las armas, y caería en el primer embate. Esta es la razón por la que algunos que han pretendido solucionar problemas externos a ellos y se han metido sin antes solucionar los propios, ya no están. 

¡Primero dad la batalla dentro!, en vosotros, en vuestras almas. Desbancad al Demonio de dentro de vosotros. Tened un corazón puro, donde no quepa el odio ni las malas obras. Donde sólo esté el amor. Similar al de mi Madre. La primera tarea que tenéis que hacer todos es cambiar vuestro corazón de piedra por un corazón similar al de mi Madre. Para que Yo pueda miraros con complacencia. Y así hacer huir al Demonio de vosotros. Tened un corazón como el de María. Hará poner “los pies en polvorosa” al Demonio en vuestra alma. ¿Cómo se logra eso? Haced caso a los Mensajes. Ahí podréis ver claramente lo que tenéis que hacer.  Y después de verlo, poneos en marcha y realizadlo en vuestras vidas. Con actos concretos, no sólo con palabras. Y así alcanzaréis la Paz. Una vez que vuestras almas están en Paz y vuestro corazón transformado, y seáis otra María, podréis salir a la batalla exterior. A todos estos frentes podréis “hacerles frente” si estáis unidos a Mí. Una vez superados estos retos que se os plantean actualmente –y su logro tiene que ser inmediato–, os podré lanzar a la conquista de las almas para el Reino Nuevo. 

Este Camino es maravilloso, hija. Podréis ver los Prodigios de Dios. Pero sólo os está reservado para los obedientes.  Que ninguno que no obedezca quiera formar parte de mis elegidos para conducir a las almas por la Gran Tribulación hacia el Reino Nuevo. ¡Ninguno! No son llamados. No llamo a los no-obedientes. Llamo a los “Corazón de María para Cristo y para el mundo”. Llamo a las “Almas Eucarísticas”. Llamo a los “Apóstoles y Guerreros para el Reino Nuevo”. Llamo a los AMOR. Mejor no venir a donde no has sido convocado. Tu alma corre grave riesgo de condenación. Así que, hija, te digo: todo esto está por venir. En algunas de las cosas que te he dicho, ya estáis. Vedlas. Superadlas. Y luego venid conmigo

Cuando hayáis superado esos retos, Yo os seguiré dando instrucciones por tu medio. ¡Ánimo! ¡Seguid! ¡Seguid, valerosos soldados! Que no os asusten las bajas. Que os sirvan sólo para permanecer siempre muy unidos a Mí. Que os sirvan sólo de aviso y para estar alerta y vigilante siempre en vuestra alma, como dueño de la casa a quien se avisa que viene el ladrón.  Mirad al Ladrón rondándoos ávido y rabioso. En algunos ya ha entrado: ¡echadle! ¡Echadle! ¡Echadle de vuestra casa! Vuestra casa es Templo de Dios, es Morada del Espíritu Santo, Sede de la Sabiduría, Casa de María. Templo del Sagrado Corazón. Casa-Corazón-María. Vuestra casa es como si fuera el Corazón de María, dispuesto a albergar a Dios y al mundo dentro de él. Todo eso espero de vosotros. No es poco.  ¡Respondedme! Amén. Y te bendigo, hija.  Mirad a mi mensajera que lleva la bendición sobre ella para vosotros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada