.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Gracias a la confesión hemos cambiado nuestras vidas, dice el Papa a peregrinos

El Papa hace un saludo a los peregrinos de Holanda. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
El Papa hace un saludo a los peregrinos de Holanda. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
0
0
VATICANO, 15 Nov. 16 / 06:32 am (ACI).- A pocos días de concluir el Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco quiso saludar a un grupo de peregrinos de los Países Bajos que celebraron el final de su viaje a Roma con una Misa en la Basílica de San Pedro.
El Papa Francisco llegó al final de la celebración y les dedicó unas palabras. Explicó que gracias a la misericordia “nosotros experimentamos la bondad salvífica de Dios en de modo particular en el sacramento de la Penitencia y la Reconciliación”.
“La confesión es –continuó– el lugar en el que se recibe como don el perdón y la misericordia de Dios”. Aquí “ha iniciado la transformación de cada uno de nosotros y la reforma de la vida de la Iglesia”.
“El Año Santo nos hace entrar todavía más en la relación con Jesucristo, rostro de la misericordia del Padre”, dijo el Papa, y recordó que “los hombres y las mujeres de hoy tienen sed de Dios y tienen sed de su bondad y de su amor”, añadió.
Francisco manifestó que “no llegamos nunca a entender este gran misterio del amor de Dios”.
"Es la fuente de nuestra salvación: todo el mundo, todos nosotros tenemos necesidad de la misericordia divina. Ella nos salva, nos da la vida, nos recrea como verdaderos hijos e hijas de Dios”.
Por último, les animó a abrir “los corazones”, dejarse “plasmar por la misericordia de Dios” e invitó a dejarse abrazar “por el Padre misericordioso que nos ofrece siempre su perdón". Así “serán capaces de testimoniar su amor en la vida de cada día”. 
También te puede interesar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario