.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Manuel Ocampo asegura que la educación católica de los hijos es esencial para combatir la cultura de la muerte

Manuel Ocampo asegura que la educación católica de los hijos es esencial para combatir la cultura de la muerte
EL MODELO DE FAMILIA NATURAL ESTÁ EN PELIGRO

infocatólica

En la Parroquia de San Juan Bautista, en Chiclana de la Frontera, tuvo lugar, en la tarde del 14 de noviembre, la conferencia de Manuel Ocampo sobre los «Retos actuales de la Familia» en Iberoamérica y España.
(Diócesis de Cádiz y Ceuta) El Dr. Ocampo es profesor-investigador de la Universidad Panamericana de México así como director del Centro de Estudios e Investigaciones de Bioética CEIB, lo que le permite tener una visión amplia de la problemática que viene afectando a la familia desde principios de los años sesenta hasta la actualidad.
La conferencia se desarrolló a partir de la descripción de la evolución de la realidad familiar en México y América Latina. Fue especialmente interesante su descripción de los métodos por los que la familia ha ido perdiendo la referencia del modelo natural, para irse convirtiendo en un cajón de sastre donde caben todo tipo de realidades disfuncionales. Actualmente el modelo de familia natural está siendo atacado presentándolo como un modelo de fracaso social. Fracaso social que no procede de la familia, sino de su metódica destrucción por parte de diversas propuestas ideológicas. Aunque familia es presentada como un problema, es realmente la solución a los problemas que afronta la sociedad en el siglo XXI.
Ocampo indicó una serie de líneas de actuación que pueden llevarnos a volver a poner a la familia como columna de la sociedad. Entre ellas está la necesidad de valorar la función de la mujer como motor indispensable para dar solidez y cohesión familiar. Las medidas que se ofrecieron como liberadoras de la mujer en la década de los sesenta, no sólo no han liberado a la mujer, sino que la han esclavizado en roles que impiden que pueda desarrollar profundamente su naturaleza maternal.Es necesario apoyar a las esposas que vuelcan sus esfuerzos y realización personal dentro de los hogares.
La batalla política y legal es importante, pero Manuel Ocampo reseña que es más importante aún, esforzarnos en la educación de nuestros hijos. Sobre todo afianzado el modelo natural de familia desde todas sus dimensiones humanas y religiosas. El hogar es donde nos jugamos el futuro de nuestra sociedad y no siempre somos consciente de ello.
Tras la interesante conferencia, se realizó un coloquio donde los asistentes compartieron sus puntos de vista, experiencias y motivaciones. Los asistentes señalaron que la Parroquia es fundamental como en un lazo de unión entre las familias católicas. La unidad y el apoyo mutuo es lo que permite que no exista la sensación de estar solos ante una sociedad que desprecia la familia e intenta destruirla.
Para finalizar, el P. José Manuel Daza, Párroco de San Juan Bautista, señaló que la sociedad ya no ataca a Dios, sino al ser humano por medio de la familia. Sabe que destruyendo la familia destruye a la persona y que una persona desesperada no puede conservar la fe y comunicarla a los demás. Agradeció al ponente y al público su presencia, terminando el acto con un aplauso lleno agradecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario