.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

martes, 8 de noviembre de 2016

MENSAJES LA VERDADERA DEVOCION AL CORAZON DE JESUS TOMO 1.


27-10-2000  

Jesús:  ¿Quieres ver cómo más y más se irá metiendo el espíritu del mal, que confunde, en mi Iglesia?  Sigue observando y escudriña los signos de los tiempos para ver y estar preparados.  Si comentáis el mal entre vosotros, no sea para criticar y sembrar todavía más mal. Sea para que no haya confusión en las ideas y se sepa el recto camino a tomar. No os burléis de los impíos. Ellos tendrán su merecido, les será dado por su Padre Dios. No os corresponde a vosotros juzgar. Más bien rezad, orad, orad por ellos. Cuando veáis una falta, grave o leve, cometida en mi Iglesia por un extraño, orad. Orad por él, reparad la ofensa en el fondo de vuestro corazón, con verdadero dolor por sus pecados y por los vuestros y no la aireéis, a no ser que sea necesario para instruir al débil,  No debéis ser vosotros los “altaneros”, los ricos que miran con desprecio al resto de personas que no han recibido los mismos bienes, la misma doctrina verdadera, que no han sido cuidados con el mismo mimo y esmero por Mí, por mi Padre, por el Espíritu y Nuestra Madre ... ¿Con qué derecho os engreís?
 
 09-11-2000  

Jesús: ¡Oh los pecados de impureza! Laceran cruelmente mi Corazón. Mira cómo Yo sufro por esto. Sufro y me desgarro en mi interior. No lo sabéis, no lográis verlo del todo, no atisbáis siquiera comprenderlo un poquito. El mundo es una inmensa ciénaga donde los hombres os revolcáis como animales, animados unos en los otros; os revolcáis y no os importa el olor ni el hedor. Creéis hacerlo en un campo de rosas. ¡Oh vil mentira por la que os ha seducido Satanás! ¿Por qué hay tanta infelicidad, tanto vacío en el hombre? Porque esperáis saciaros con esa podredumbre del placer carnal, y vuestra boca no está hecha para comer vaciedad, mascar estiércol. Vuestra alma busca y anhela la salvación, y vuestra carne, corrompida, la pretende encontrar entre las basuras, entre las mil mentiras que antes se os han dicho. Se os pretende educar en la mentira. Satanás ha desplegado su ejército y en este punto – la impureza – está haciendo estragos.

¿Por qué? Es porque mi Ejército, el que es realmente Poderoso, no ha desplegado también su ataque, sus medios. Es porque los míos quizá también se han dejado vencer por ese vicio y no pueden mostrar al mundo sus vidas blancas, sus ánimas cristalinas, relucientes. Es porque de entre los míos ¡tampoco se vive la castidad! Y mira cómo Yo lloro de Dolor y mi Corazón es cual herida llagada de úlceras por este horror que me provocáis. Yo no puedo soportar por más tiempo que cojáis a mis niños y les quitéis la vida de la gracia con vuestra falta de modestia, pudor, vuestra falsedad y negrura, con vuestra vida y vuestras acciones impúdicas, dejando que ellos empapen sus ojitos con esa podredumbre que llamáis “liberalidad” y por doquier tengan que asistir, en su más tierna infancia a espectáculos bochornosos de pornografía, orgías, palabras obscenas y mentiras en cuanto al amor. ¡El Amor Verdadero! ¡Oh, no lográis alcanzarlo!  Es porque vuestros cuerpos se encuentran todavía en esa cárcel de la impureza de la que no lográis salir. Salid. Dejad a los muertos que entierren a sus muertos.239 Liberaros de vuestro cuerpo de muerte que os mantiene atados y os impide subir a Mí. En la comodidad y holgazanería, en la pasividad y el “todo cuela” no se puede encontrar la libertad que Yo quiero dar a vuestro espíritu.

Y aunque con periodos en los que os levantáis, a veces volvéis a caer porque no ponéis los medios concretos necesarios para evitar las ocasiones de pecado.  ¡Esa caja de podredumbre que a todas horas abrís para que inunde de su hedor las estancias más íntimas de vuestra casa (la TV)!  Que contagia y contamina a todos con sus criterios de muerte, con sus imágenes de vicio absoluto. Que corrompe las mentes y conciencias de los más pequeños. ¡Responsables vosotros de ello, que la abristeis sin rigor, sin tener en cuenta el daño que os hace y hace a vuestros pequeños vástagos! ¡Apagad ese aparato de muerte si queréis que en vuestras casas reine la santidad! Yo lo digo, que cada uno actúe en conciencia. Existen muchos medios hoy en día por donde se cuela la impureza en vuestros hogares, en vuestras familias y en vuestras propias almas: La televisión es uno de ellos. Cortad de raíz todas las ocasiones.

Hacedlo si queréis ser míos y si queréis llevar a los vuestros por las sendas de la salvación. ¡Oh hija, mírame cómo lloro por esto! En la imprudencia y en la temeridad, en la negligencia culpable, mi Ejército se ha dejado vencer en este punto. Mi Corazón se encuentra llagado profundamente por eso. Consuélame tú, cúrame, cura mis heridas.  Señor, eres duro en este punto Hija mía, ¡no sabes hasta qué punto estoy dolido por esto! Entra en Mí y conoce mi Dolor. 240 Con el candor de un niño bautizado, así me gustaría encontraros.241 Reparad por vuestras faltas de impureza. Imponeos sacrificios en vuestra carne por esos pecados. Luchad para no caer en las tentaciones. Se encuentra muy revuelto este mundo de Satanás.

 21-11-2000

 Jesús: Acude verdaderamente a Mí, Rostro a rostro, tu cara frente a mi Cara, y habla Conmigo. Que sepas que Yo Soy el único que puede darte consuelo. Yo Soy tu Hacedor, el que te hizo, el-que-te-conoce, el que marca tu pauta, tu rumbo, tu Baluarte, en quien debes confiar. Sólo Yo, sólo Yo. Sí, nada más te va a llenar, sólo Yo. Una vez que has probado las Dulzuras, las Cascadas de Leche y Miel que brotan de mi Corazón, nada te puede llenar, nada más puedes ni debes buscar, sólo Yo, sólo Yo. Sí, aunque estés en el mundo, quiero que sólo Yo sea para ti. Sólo Yo sea tu Dulzura, en quien te fundas, de quien te fías, a quien amas, a quien persigues hasta dar alcance, al que buscas ansiosamente y no paras hasta darle caza. Sí, en la salud, en la enfermedad, todos los días de tu vida, de ésta y luego de la futura para la dicha por siempre. Sigue la ruta que Yo te marco. Ella es verdadera. Soy sincero Contigo, Yo te Amo hasta el fondo, ¡ven a degustar el fondo sin fondo de este mi Amor por ti! Sí, no me temas. A veces me temes, no me temas. ¿No me muestro a ti suave como una pluma?, ¿no es mi Amor caricia que te despierta poco a poco, sin prisa, sin forzarte a amarme, cada mañana, cada minuto de tu día y te guarda en la noche?

Sí, Soy Yo, Soy Yo el que te habla, quien te habla. Sí, no dudes nunca jamás de Mí. Es mi Voz, son mis Cantos a ti dedicados, es mi Beso sincero, es mi abrazo verdadero, es mi entrega gratuita de Esposo Perfecto para tu alma. Soy el que tú esperabas, has esperado  siempre, el que va a dar a tu alma el consuelo eterno, el Amor eterno. Ese Soy Yo, así Soy Yo. Así te Amo, pequeña. Sí, Soy Yo, Soy Yo.

239 Cfr. Lc 9,60; Mt 8,22.
240 Es una pena inmensa cómo dice esto
241 Una amiga había traído a la oración a su hija recién bautizada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada