.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

sábado, 29 de octubre de 2016

Lecturas del Domingo 31º del Tiempo Ordinario - Ciclo C

.


Ciudad Redonda

Primera lectura

Lectura del libro de la Sabiduría (11,22–12,2):

Tú de todos tienes compasión, porque lo puedes todo y no te fijas en los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado. ¿Cómo podrían existir los seres, si tú no lo hubieras querido? ¿Cómo podrían conservarse, si tú no lo ordenaras? Tú tienes compasión de todos, porque todos, Señor, te pertenecen y amas todo lo que tiene vida, porque en todos los seres está tu espíritu inmortal. Por eso, a los que pecan los corriges y reprendes poco a poco, y les haces reconocer sus faltas, para que apartándose del mal crean en ti, Señor.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 144,1-2.8-9.10-11.13cd-14

R/.
 Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey; 
bendeciré tu nombre por siempre jamás. 
Día tras día, te bendeciré 
y alabaré tu nombre por siempre jamás. R/.

El Señor es clemente y misericordioso, 
lento a la cólera y rico en piedad; 
el Señor es bueno con todos, 
es cariñoso con todas sus criaturas. R/.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, 
que te bendigan tus fieles; 
que proclamen la gloria de tu reinado, 
que hablen de tus hazañas. R/.

El Señor es fiel a sus palabras, 
bondadoso en todas sus acciones. 
El Señor sostiene a los que van a caer, 
endereza a los que ya se doblan. R/.

Segunda lectura

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (1,11–2,2):

Con este fin oramos siempre por vosotros, pidiendo a nuestro Dios que os tenga por dignos de haber sido llamados por él, y que cumpla con su poder todos vuestros buenos deseos y los trabajos que realizáis impulsados por la fe. De esta manera el nombre de nuestro señor Jesús será honrado por vuestra causa, y él os honrará conforme a la bondad de nuestro Dios y del señor Jesucristo. Ahora, hermanos, en cuanto al regreso de nuestro señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, os rogamos que no cambiéis fácilmente de manera de pensar ni os dejéis asustar por ningún mensaje espiritual, discurso o carta que recibáis, como si fuera nuestra, diciendo que el día del Señor ya ha llegado.

Palabra de Dios

Evangelio

Evangelio según san Lucas (19,1-10), del domingo, 30 de octubre de 2016
0
Lectura del santo evangelio según san Lucas (19,1-10):

Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. Vivía en ella un hombre rico llamado Zaqueo, jefe de los que cobraban impuestos para Roma. Quería conocer a Jesús, pero no conseguía verle, porque había mucha gente y Zaqueo era de baja estatura. Así que, echando a correr, se adelantó, y para alcanzar a verle se subió a un árbol junto al cual tenía que pasar Jesús. 
Al llegar allí, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja en seguida porque hoy he de quedarme en tu casa.» 
Zaqueo bajó aprisa, y con alegría recibió a Jesús. Al ver esto comenzaron todos a criticar a Jesús, diciendo que había ido a quedarse en casa de un pecador. 
Pero Zaqueo, levantándose entonces, dijo al Señor: «Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes; y si he robado algo a alguien, le devolveré cuatro veces más.» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque este hombre también es descendiente de Abraham. Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido.»

Palabra del Señor

Comentario al Evangelio del 

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:
Hay expectación en Jericó, el gentío sale a la calle a ver a Jesús. Un hombre pequeño de estatura, jefe de publicanos y rico, quiere verlo, pero tiene que correr más adelante y subirse a un sicomoro (una higuera), porque tenía que pasar por allí. Tiene nombre, se llama Zaqueo, ha escuchado lo que se dice del Maestro y tiene curiosidad, quizás en su corazón anide una inquietud, una insatisfacción ante lo que vive, un deseo, una ilusión, vete tú a saber, lo que le hizo subirse a la higuera, lo que está claro es que se puso a tiro, se le vio.
“Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa. Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento”. Sabe su nombre, le dice que se de prisa en bajar y se invita a su casa. Muchas cosas en un momento, Zaqueo está descolocado, pero no se lo piensa, nos dice Lucas: “Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento”. Es un nuevo estilo de encontrarse con la gente, quiere alojarse, compartir casa, mesa, mantel con aquel personaje (“Iglesia en salida”, lo llaman ahora).
Pero, no es exactamente el más virtuoso, ni el más ejemplar de Jericó, probablemente sea uno de los más odiados, es el jefe de los recaudadores. Por eso: “Al ver esto, todos murmuraban diciendo: Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”. Nos lo explicará al final del texto: “Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”, por aquí debe ir la evangelización. No hay discursos, ni catequesis, ni dinámicas, ni doctrinas, se comparte la vida, el mismo techo y el encuentro con Jesús lo cambia.
La conversión se produce por contacto, por convivencia, el contenido del Evangelio se trasmite por la vida y este es el criterio clave para evangelizar, contagiar. “Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor: Mira la mitad de mis bienes, se la doy a los pobres y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más”. El cambio se concreta en el bolsillo, en las arcas, no es sólo algo espiritual, pasa por el corazón, la mente y la cartera y este parece ser el indicador claro, de que la cosa va en serio. Nada menos que la mitad de sus bienes, le dio fuerte a Zaqueo, el conocer a Jesús parece exigir respuestas radicales.
Toda la ciudad debió enterarse, la resonancia llegó a todos, el más rico del pueblo repartía sus dineros con los pobres, ¿qué había pasado en aquella casa?, se lo había dicho Jesús: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa”. ¿Por dónde entrará en la nuestra?, ¿dejaremos estar a Jesús en nuestra vida cotidiana, o lo reservaremos para el templo, aunque el Concilio diga que la familia, la casa, es la primera Iglesia domestica? Él se invita y tendremos que cambiar sin duda algunas cosas, algunos hábitos consumistas u otros que afectan a nuestras cuentas corrientes, ahorros y tarjetas.
¿Quién busca a quién? Aparentemente Zaqueo es el que quiere ver a Jesús. Pero al final Jesús también busca a Zaqueo. No le pide nada más que hospitalidad, en otra ocasión, Jesús le había pedido a un joven rico que vendiera sus posesiones y se las diera a los pobres, aquel joven se marcho triste. Zaqueo por su propia voluntad, ofrece mucho más, trata de quitarse de encima lo que le estorbaba, limpia el camino de obstáculos y entra la salvación y la alegría en su casa.
El centro de la evangelización, es buscar y salvar a los que están perdidos, pero eso sólo se conseguirá si nosotros estamos convertidos, si quitamos esas piedras del camino, que nos impiden el encuentro con Cristo. En esta Eucaristía Jesús nos dice a cada uno de nosotros: “Hoy quiero hospedarme en tu casa”, quiero compartir tu techo, ¡ten cuidado, no te pongas muy a tiro!, no te pase como a Zaqueo. Podemos terminar orando con la primera lectura del libro de la Sabiduría: “Pero a todos perdonas, porque son tuyos, Señor, amigo de la vida. Por eso corriges poco a poco a los que caen; a los que pecan les recuerdas su pecado, para que se conviertan y crean en ti, Señor”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada