.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

martes, 25 de octubre de 2016

MENSAJES EL REINADO EUCARISTICO TOMO 3.


23-04-2013  

Jesús: Yo te hablo desde mi Corazón, te introduzco en Él, porque te hago partícipe de mi Intimidad. Te abro mi Corazón, te comunico mis Palabras y mis Sentimientos, para que tú los lleves al Resto. Este no es un Don sólo para ti, porque Yo he querido haceros partícipe a mi humanidad de las Palabras del Señor para estos Tiempos. ¡Todo está tan oscuro! Se ha perdido la fe, las gentes ya no saben encontrarme, no acuden a Mí, no se unen a Mí en mi Santo Sacrificio del Altar. Esforzaos por vivir una auténtica vida eucarística, que vuestras Eucaristías no sean una cosa más en vuestros días, algo que cumplir, algo por lo que pasáis para que el día esté completo, una costumbre, no. No acostumbraros al Santo Sacrificio del Altar, no acostumbraros.

Vividlo cada día como si fuera el último. ¡Oh, querida! ¡Yo te necesito tanto! (Su Corazón se ensanchaba en el Sagrario y de él sale como su brazo, su mano que tiende hacia mí) ¡Necesito tanto que me des a conocer! Me he quedado aquí callado, esperando que vengáis a Mí con confianza, y las gentes, en lugar de venir, os habéis alejado más y más de Mí. Yo no digo nada. Me he dejado olvidar, esperando una muestra de amor, una confianza de fe. Me he quedado desnudo. Nadie ha venido a arroparme. Pero no muero: ¡estoy Vivo! A pesar de vuestra falta de fe, ¡Yo continúo aquí! ¡Estoy aquí! No me he ido.  Me iré sólo si me retiráis. Me dejo, me dejo hacer. Estáis a punto de hacerlo, de retirar el Santo Sacrifico del Altar, de retirar mis Sagrarios. Empezaréis por ahí: retiraréis el Sagrario de las Iglesias.

Pero, hijos míos, si retiráis la Fuente de la Vida de vuestro pueblo el Mal se hará con el cetro; el mal, las desgracias, os invadirán. Soy Yo, aquí, quien impido que el Demonio haga posesión de vosotros, aquí, tan callado, tan aparentemente nada… Y el Demonio no puede venir a tomar posesión de verdad y en su totalidad. Mirad cuánta Fuente de Bien se desprende de mi Presencia, hijos… ¿por qué queréis arrojarme? Me resisto a irme, pero vosotros estáis empeñados. ¿Por qué? Resistid. Aquellos mis bastiones fuertes que sabéis esto, resistid, oponeos a la (retirada, supresión) del Tabernáculo Santo. Hijos míos: Yo vivo en vosotros. (Vi a personas habitadas por la Eucaristía. Su pecho era una Eucaristía reluciente. Todo el Sagrario, me parecía que era su Corazón, y que era profundo. Yo me adentraba en Él)

30-04-2013  

 (Estaba pasando los Mensajes a ordenador, cuando me llamaron en un fuerte movimiento para apuntar)

Virgen: ¡Querida Marga!, entusiasta amiga. ¡Llénate de mi entusiasmo! No quisiera a unos Defensores de la Eucaristía ¡que no estuvieran entusiasmados por ella! Y lleva mi entusiasmo a los demás. Eso es lo que quiero que hagas. A ti te envío, y a ti te unjo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Para eso quería que interrumpieras tu copiado. Ahora, sigue.  Sí, Mamá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada