.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

viernes, 4 de noviembre de 2016

Ir a Misa es “elixir para mejorar la salud física y mental”, asegura científico de Harvard

Imagen referencial / Misa en Basílica de Guadalupe, Ciudad de México. Foto: David Ramos / ACI Prensa.
Imagen referencial / Misa en Basílica de Guadalupe, Ciudad de México. Foto: David Ramos / ACI Prensa.
14K
14K
WASHINGTON D.C., 03 Nov. 16 / 02:20 pm (ACI).- En una columna recientemente publicada en el diario estadounidense USA Today, Tyler J. VanderWeele, profesor de epidemiología en la Universidad de Harvard, y el experto en comunicaciones John Siniff, calificaron la asistencia regular a Misa como un “elixir para mejorar la salud física y mental”.
El artículo del USA Today, titulado “La religión podría ser un medicamento milagroso”, apunta a los resultados de un estudio encabezado por VanderWeele y publicado en mayo de 2016 en la prestigiosa revista de psiquiatría JAMA Psychiatry, de la Asociación Americana de Medicina.
El estudio, titulado “Asociación entre asistencia a servicios religiosos y menores tasas de suicidio entre mujeres estadounidenses”, concluyó que “la asistencia frecuente a servicios religiosos estaba asociada con una tasa significativamente más baja de suicidio”.
VanderWeele y Siniff señalaron que “la salud y la religión están muy conectadas” y, de acuerdo al estudio publicado a mediados de 2016, los adultos que van a Misa al menos una vez a la semana, en comparación a quienes no asisten en lo absoluto, “han estado mostrando tener un menor riesgo de morir en la próxima década y media”.
Los resultados han sido replicados en suficientes estudios y poblaciones para ser considerados bastante confiables”, aseguraron.
Si bien precisaron que “la ciencia no se adhiere a una fe sobre otra, o sugiere qué debe hacer la sociedad con esa información”, destacaron que tanto la sociedad en su conjunto y cada persona podrían aprovechar estos resultados.
“Los medios informativos, la academia y el público en general podrían usar esta nueva comprensión del gran valor social de la religión”, indicaron, mientras que para cada persona, “esta investigación hace una invitación no tan sutil a reconsiderar qué es lo que la religión puede hacer por ellos”.
Quienes asisten a Misa, señalaron, “son menos propensos a fumar, o más propensos a dejar de fumar por completo, produciendo significativos beneficios de salud”.
Además, destacaron, “la investigación en Harvard y en otras partes indica que, posiblemente debido a un mensaje de fe o esperanza, quienes asisten a servicios son más optimistas y tienen menores tasas de depresión. La investigación de Harvard también ha mostrado que la asistencia protege contra el suicidio”.
“Otros han encontrado que quienes van a la iglesia aseguran tener un propósito más grande en la vida, y desarrollan más autocontrol”.
Mientras que algunos estadounidenses han reemplazado la asistencia a Misa, que “es vista como “pintoresca y anticuada”, por la “espiritualidad”, VanderWeele y Siniff precisaron que ir a la iglesia y no una “espiritualidad privada o práctica solitaria”, lo beneficioso para la salud.
Algo en la participación religiosa comunitaria parece ser esencial”, señalaron.
Asistir a Misa, dijeron, “ha mostrado que incrementa la probabilidad de un matrimonio estable, eleva el sentido propio de significado, y extiende la propia red social”, así como “lleva a mayores donaciones caritativas y un voluntariado y compromiso cívico más robusto”.
VanderWeele y Siniff destacaron que “algo en la experiencia y participación religiosa comunitaria importa. Algo poderoso parece suceder ahí, y mejora la salud”.
“Esto tiene importantes implicaciones para  el grado en el que la sociedad promueve y protege a las instituciones religiosas”, entre otros, señalaron.
Para leer el artículo completo (en inglés), puede ingresar a este enlace.
También te puede interesar:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada