.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Ir a Misa es “elixir para mejorar la salud física y mental”, asegura científico de Harvard

Imagen referencial / Misa en Basílica de Guadalupe, Ciudad de México. Foto: David Ramos / ACI Prensa.
Imagen referencial / Misa en Basílica de Guadalupe, Ciudad de México. Foto: David Ramos / ACI Prensa.
14K
14K
WASHINGTON D.C., 03 Nov. 16 / 02:20 pm (ACI).- En una columna recientemente publicada en el diario estadounidense USA Today, Tyler J. VanderWeele, profesor de epidemiología en la Universidad de Harvard, y el experto en comunicaciones John Siniff, calificaron la asistencia regular a Misa como un “elixir para mejorar la salud física y mental”.
El artículo del USA Today, titulado “La religión podría ser un medicamento milagroso”, apunta a los resultados de un estudio encabezado por VanderWeele y publicado en mayo de 2016 en la prestigiosa revista de psiquiatría JAMA Psychiatry, de la Asociación Americana de Medicina.
El estudio, titulado “Asociación entre asistencia a servicios religiosos y menores tasas de suicidio entre mujeres estadounidenses”, concluyó que “la asistencia frecuente a servicios religiosos estaba asociada con una tasa significativamente más baja de suicidio”.
VanderWeele y Siniff señalaron que “la salud y la religión están muy conectadas” y, de acuerdo al estudio publicado a mediados de 2016, los adultos que van a Misa al menos una vez a la semana, en comparación a quienes no asisten en lo absoluto, “han estado mostrando tener un menor riesgo de morir en la próxima década y media”.
Los resultados han sido replicados en suficientes estudios y poblaciones para ser considerados bastante confiables”, aseguraron.
Si bien precisaron que “la ciencia no se adhiere a una fe sobre otra, o sugiere qué debe hacer la sociedad con esa información”, destacaron que tanto la sociedad en su conjunto y cada persona podrían aprovechar estos resultados.
“Los medios informativos, la academia y el público en general podrían usar esta nueva comprensión del gran valor social de la religión”, indicaron, mientras que para cada persona, “esta investigación hace una invitación no tan sutil a reconsiderar qué es lo que la religión puede hacer por ellos”.
Quienes asisten a Misa, señalaron, “son menos propensos a fumar, o más propensos a dejar de fumar por completo, produciendo significativos beneficios de salud”.
Además, destacaron, “la investigación en Harvard y en otras partes indica que, posiblemente debido a un mensaje de fe o esperanza, quienes asisten a servicios son más optimistas y tienen menores tasas de depresión. La investigación de Harvard también ha mostrado que la asistencia protege contra el suicidio”.
“Otros han encontrado que quienes van a la iglesia aseguran tener un propósito más grande en la vida, y desarrollan más autocontrol”.
Mientras que algunos estadounidenses han reemplazado la asistencia a Misa, que “es vista como “pintoresca y anticuada”, por la “espiritualidad”, VanderWeele y Siniff precisaron que ir a la iglesia y no una “espiritualidad privada o práctica solitaria”, lo beneficioso para la salud.
Algo en la participación religiosa comunitaria parece ser esencial”, señalaron.
Asistir a Misa, dijeron, “ha mostrado que incrementa la probabilidad de un matrimonio estable, eleva el sentido propio de significado, y extiende la propia red social”, así como “lleva a mayores donaciones caritativas y un voluntariado y compromiso cívico más robusto”.
VanderWeele y Siniff destacaron que “algo en la experiencia y participación religiosa comunitaria importa. Algo poderoso parece suceder ahí, y mejora la salud”.
“Esto tiene importantes implicaciones para  el grado en el que la sociedad promueve y protege a las instituciones religiosas”, entre otros, señalaron.
Para leer el artículo completo (en inglés), puede ingresar a este enlace.
También te puede interesar:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario