.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".