.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

viernes, 18 de noviembre de 2016

MENSAJES EL TRIUNFO DE LA INMACULADA TOMO 2.


EJERCICIOS ESPIRITUALES

 10-08-09 

Jesús: Si realmente tienes fe en Mí, habrás creído lo que te he dicho. Y lo que te he dicho es que ahora tú eres una mujer nueva. (Me infunde su Amor desde el Sagrario. El Corazón, que está pintado en él, parece que late. Me atrae hacia Él y me hace desear la unión total con Él. Estamos un rato así. Me dice luego) Que te haya pasado esto144, es para que sientas más ansias y deseos de estar unida a Mí. Algo que no te pasaría si no tuvieras ese problema. Es para que sientas la necesidad vital. Para que tiendas todos los días y a todas horas hacia Mí y nunca me olvides ni abandones ni ignores. Siempre acudas a mi Llamada y tu corazón no se encuentre apegado a nada.  Lo que te ha sucedido entraba en mis Planes, así que, no pienses ni que Yo te he abandonado ni que busco tu perdición. No. Ni te abandono ni te quiero ahogar, lo que quiero es ¡que te conviertas y vivas! Lo que quiero es que vivas por Mí y por el Evangelio. Lo que quiero es elevarte, unirte a Mí. ¡Ah…! Mis criaturas, que os he de comunicar mi Amor por medio de gestos, acontecimientos y vicisitudes, y a Mí eso me gusta. Sí… no creas que me disgusta o no me gusta hablarte/os y manifestarme así, empleando estos medios. Yo lo sé. Y Yo soy Hombre también, además de Dios, y Yo Soy tu Amor.

El Amor que quiere amarte y busca amarte. (Me habla diferente a otras veces. De Él sale una Efusión de Amor que te envuelve y te hace ir hacia Él. Te atrae como un imán de fuego) ¿Te gusta esta nueva etapa? ¡Oh, sí! ¡¡Gracias!! ¡¡Gracias!! ¡Gracias! Oh, no sabía yo que esto iba a ser tan genial. Perdóname si me he resistido. Si no he confiado. Te has resistido y desconfiado mucho, pero ahora por fin estás aquí, y eso es lo que cuenta. Me quedo con eso: por fin estás aquí. (Y en ese: “estás aquí por fin”, parece que de Jesús saliera un abrazo envolvente de Amor, como si su Espíritu saliera de su Cuerpo y se convirtiera en brazos que me abrazan. Estoy de frente, y me elevan hacia arriba, junto con el Espíritu. Entiendo que el Espíritu Santo sale de Jesús para nosotros. Es su Amor que sale de Él para nosotros. El Amor del Padre y el Hijo. Entre Ambos, y expansivo a los hombres, se nos comunica como Espíritu Santo. A través de Espíritu Santo. Desde su Corazón. Nos infunde su Espíritu Santo. Es su Comunicación con las almas) ¿Entonces, sale del Corazón de Jesús tu Espíritu Santo?

Sí. Ese Amor, con que nos amamos el Padre y Yo, os es comunicado. Para que lo sintáis. En ese Espíritu Santo están todos los dones de la Iglesia, los Frutos. Los Sacramentos, los dones personales para quienes lo reciben. Es una Persona distinta dentro del mismo Dios. El Espíritu Santo brota del Corazón de Jesús. Es la manera que tiene Dios de manifestaros su Amor. A través del Corazón de Jesús. El Corazón de Jesús es el vehículo de transmisión del Amor de Dios. Dios Padre e Hijo se Aman y ese Amor es el Espíritu Santo.  Padre e Hijo se aman y aman a los hombres. El amor a los hombres también es el Espíritu Santo.  Porque ese Amor de Dios Padre e Hijo tiende a expandirse, a manifestarse y a comunicarse. Tiende a comunicarse a los hombres. Para eso los crea, para unirse a ellos, para amarlos y para hacerles partícipes de su Felicidad y su Amor. Así que podemos decir que el fin de los hombres es recibir el Espíritu Santo. Porque en Él está todo el Amor de Dios. Porque recibiéndolo a Él, recibimos a todo Dios. Y todo Dios es su Amor. Es Amor. Recibimos al Amor.

Explica el Cuadro (de la Capilla). Sí. Mira: Jesús presenta la Eucaristía, como una Custodia o como una Patena, porque es Él mismo el Sacerdote y el Altar. Por eso lo ves con la Hostia arriba de Sí. Dentro de esa Hostia lo que hay es un Corazón, el Sagrado Corazón. Porque es la parte de su Cuerpo que simboliza su/el Amor. (En cualquier parte de Jesús, estaría todo Jesús. No es como nosotros, que cuando morimos y tenemos, por ejemplo, una mano cortada aparte del cuerpo, es sólo una mano. No tiene vida. Porque está separado el cuerpo del alma y está sin vida. Nosotros comemos el Corazón de Jesús en la Eucaristía. Si pudiera presentarse físicamente con su forma a nosotros, sería el Corazón de Jesús. Como su Cuerpo es Divino, tiene esas propiedades: indivisión, infinitud, grandeza, ser siempre entero. Por eso no se partió. Sacrilegio hubiera sido. Y según las Escrituras: no le romperán ningún hueso. Ni dividir. Ni romper) Entonces, al estar en la Hostia, si vosotros lo quisierais ver físicamente, veríais un Corazón. Pero ese Corazón es Todo Jesús. Y Todo Dios. “Y de su Costado, al punto, salió Sangre y Agua”  La Sangre que da Vida, el Agua que Purifica. Ambas cosas es el Espíritu Santo.  (Es un símbolo de lo que hace el Espíritu Santo en nosotros: lavar, purificar, dar vida)

144 Un problema personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada