.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

lunes, 24 de octubre de 2016

MENSAJES LA VERDADERA DEVOCION AL CORAZON DE JESUS TOMO 1.


29-10-1999 

Jesús:  Por mi Inmensa Compasión Yo Soy el que borro todas vuestras culpas, lavo todos vuestros pecados.183  Es mi Sangre vertida sobre el Sacrificio la que os ha sanado a todos, tenéis ese poder, que os viene de Mí. El poder de limpiaros de vuestros pecados con mis ministros, los sacerdotes. ¿Y por qué Yo miro hacia abajo y lo que veo es pecado encima de pecado, suciedad sobre suciedad? He aquí el estado de vuestra alma, y mis confesionarios vacíos. Sí, tanto por dentro como por fuera. En verdad que a los máximos responsables de todo esto le serán pedidas las cuentas, y no podrán hacerle frente, porque deliberadamente se echaron ellos mismos encima su propia condenación.

¡Oh!, Yo no puedo resistir por más tiempo la Gran Abominación en mi propio Santuario. Necesito soldados valerosos, fuertes y emprendedores, dispuestos a todo, y os miro y me parecéis pusilánimes mujercitas asustadas.  ¿Qué hacen unos soldados cuando van a ir al combate? Se entrenan fuertemente antes, para poderlo dar todo. Velad y orad para no caer en tentación.184  Preparad la última estrategia. Os necesito fuertes, muy fuertes. Fortaleceos en la fe, la esperanza y la caridad.  Mirad a mi Madre, que os espera, está de brazos cruzados porque no le dais trabajo. Acudid a Ella, Ella realizará con vosotros el último entrenamiento para la última de las Batallas.

Es cruenta esta Batalla, y aparentemente será una Derrota. ¿Podré pediros que no desconfiéis de Mí? Yo me he estado manifestando para que no ocurra esto. No desconfiéis. Leed mis Mensajes, y sabed que al final, mi Corazón triunfará de mis enemigos, que estarán bajo mis pies.  Y aunque algunos sucumbáis en el combate, ofreceos a vosotros mismos como víctimas santas, puras y agradables a Mí,185 Dios de los Ejércitos, y vuestra oblación subirá al Cielo como ofrenda de suave olor a incienso.  Sí, Yo lo he dicho -oráculo del Señor-. ¡Ésta es mi Palabra!

¡LEVÁNTATE AMADA MÍA Y VEN! Ven por la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María, mi Esposa Amadísima. Amén.  Y trae a tus otros hermanos contigo, llévales al término de su Misión.  ¡YO OS AMO! ¡VENID A MÍ!  Limpiad vuestras frentes para poder recibir mi Beso de Amor ardiente por vosotros, y así disipar todas vuestras dudas, y así lavar todos vuestros pecados. YO OS AMO. ¡VENID A MÍ!

182 Cfr. Jn 10,11ss.
183 Cfr. Sal 51,3-4.
184 Cfr. Mt 26,41.
185 Cfr. Rm 12,1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada